La Concha

Pleno guipuzcoano

Orio y Tolosa logran los dos primeros puestos sin problemas; Cabo fue la sorpresa por su tropiezo y San Juan por su clasificación

03.09.2020 | 00:45
Ondarroa, en aguas de la bahía de Donostia, antes de iniciar la clasificatoria

dONOSTIa – La Bandera de La Concha dio ayer el pistoletazo de salida, y ya se sabe cuáles son las embarcaciones femeninas que remarán en esta nueva edición. Orio, Tolosaldea, Arraun Lagunak, Zumaia, Hondarribia, San Juan e Hibaika, es decir pleno guipuzcoano, se sumarán a la ya clasificada Donostiarra en La Concha. De nuevo, las sorpresas estuvieron presentes en la bahía, tanto por las traineras que se quedaron fuera como por las que finalmente consiguieron el billete.

La mar no estaba tan picada como se pudo encontrar en las últimas ediciones, y los alrededores tampoco estuvieron llenos de color gracias a los aficionados que se acercaban en anteriores ocasiones a animar a sus embarcaciones (solo se dejaron ver unos pocos provistos de sus respectivas mascarillas).

La regata clasificatoria fue diferente en algunos aspectos, pero en el agua solo existen las traineras. Y muchas veces, las sorpresas. Orio y Tolosa fueron las claras dominadoras de la regata y lograron el pase holgadamente. Durante el primer largo, las campeonas de la Liga Euskotren vieron cómo las vencedoras de la Liga ETE les superaban en apenas unas décimas, y dejaron claro que en los próximos domingos darán guerra sea quien sea la rival que reme a su lado.

En popare, en cambio, la Txiki demostró por qué es la favorita para ganar la bandera que conquistó el año pasado por primera vez, y aventajó en nueve segundos a Tolosaldea, la segunda clasificada, y también una de las sorpresas de la tarde por el buen nivel que mostró ante las traineras que han remado en la élite. Superaron a Hondarribia, uno de sus rivales en el play-off, y también a Arraun. Fueron cuatro las traineras de la Liga ETE que consiguieron el pase. A Tolosaldea se sumaron San Juan, Zumaia e Hibaika. A pesar de haber obtenido el sexto puesto, la sorpresa entre estas tripulaciones la dio San Juan, que, después de haber cerrado la liga en sexta posición, no partía con muchas opciones de conseguir la clasificación. En la ciaboga las Batelerak ya aventajaron en diez segundos a Ondarroa, que era en ese momento la séptima clasificada, y también a Hibaika en un segundo, que ha remado a mejor ritmo durante el curso liguero.

Cabo y Tirán fueron las gallegas más rápidas en la tarde de ayer, pero el trabajo realizado no les sirvió para volver a remar el domingo en la bahía donostiarra. Las primeras, que venían de proclamarse campeonas de la liga gallega, eran unas de las claras candidatas para colarse entre las siete mejores clasificadas, pero el tiempo que marcaron en la ciaboga dejó ver que las tripulaciones de la Euskotren y ETE están todavía un peldaño por encima. Ya en el segundo largo, la desventaja que sufrieron respecto a las demás tripulaciones fue demasiado grande para recortarla y unas de las participantes del play-off de ascenso a la Liga Euskotren se quedó fuera por diez segundos. No cabe duda de que estos resultados pueden adelantar el porvenir de la próxima cita.