Pala

Ibargarai lleva la batuta

La solidez del dueto formado por Gaubeka y el zaguero de Erratzu desnivela la dura final del Villa de Bilbao

30.08.2020 | 01:39
Xabier Ibargarai fue el mejor del cuarteto ayer en la final del Villa de Bilbao. Foto: José Mari Martínez

Gaubeka-Ibargarai1010910

Fusto-Urrutia87107

Duración: 61:21 minutos de juego.

Saques: 5 de Ibargarai y 3 de Urrutia.

Faltas de saque: 1 de Ibargarai y 2 de Urrutia.

Pelotazos: 580 pelotazos en juego.

Tantos en juego: 7 de Gaubeka, 4 de Ibargarai, 6 de Fusto y 5 de Urrutia.

Errores: 8 de Gaubeka, 8 de Ibargarai, 9 de Fusto y 12 de Urrutia.

Marcador: 10-8, 10-7, 9-10 y 10-7.

Incidencias: Final del Villa de Bilbao disputado en el frontón Bizkaia de Bilbao. En el primer partido, Ibarguren-I. Pérez ganaron a Necol-Gordon (6-10, 10-5, 6-10 y 4-10)

Bilbao – Esteban Gaubeka y Xabier Ibargarai se agarraron ayer a la solidez y a su perfil más granítico para conquistar el Torneo Villa de Bilbao, integrado en el Pala Tour veraniego, frente a Pablo Fusto e Iñaki Urrutia. El título, además, tuvo premio para el campeón del Individual, quien selló el billete para la final del circuito veraniego, que se disputará el próximo sábado en Saint Geours de Maremne. En la misma, Gaubeka jugará con Gordon frente a Necol-Ibargarai.

El zaguero de Erratzu dejó su sello en la final disputada en el frontón Bizkaia de Bilbao. Fue el mejor del cuarteto. Estuvo soberbio. De sus manos salieron los mejores pelotazos de la contienda. Además, puso la batuta. El navarro fue el faro del partido. Se agigantó y tuvo contra las cuerdas a Urrutia, al que no se le vio cómodo en toda la cita. Xabier pegó y mandó. Exhibió galones.

Ibargarai llevó el timón de un encuentro duro, pero al que le faltó un poco de chispa en los primeros compases. Frío en el inicio, los colorados supieron asomarse a un escenario de idas y venidas. Apostaron por echar cemento sobre el Bizkaia; es decir, trabajar cada tanto y buscar los pies a sus contrincantes. En ese magma, Fusto quiso apretar desde los cuadros alegres. Las alternativas duraron hasta el 5-5 en el primer joko. Después, entre los latigazos de Gaubeka y el músculo de Xabier en el peloteo, el marcador se acabó por desnivelar (10-8).

En el segundo, entretanto, el delantero bonaerense buscó protagonismo. El ritmo que quizás faltó en la primera decena comenzó a crecer. Los jueces concedieron una vuelta que no debía de haberse pitado con el 2-2 que perjudicó a los azules y Gaubeka e Ibargarai optaron por seguir exprimiendo la fórmula del trabajo. Se escaparon 5-3 y no perdieron pie. De nuevo, el dominio del navarro cercenó las ilusiones azules. Iñaki cerró el set con una falta de saque (10-7).

Fusto y Urrutia, sin embargo, se repusieron en un tercer joko de infarto. Se registraron igualadas a uno, a cinco, a siete, a ocho y a nueve. Los colorados alcanzaron el último abrazo con el agua al cuello. Un tanto terrible de Ibargarai puso picante al marcador. Con el 9-9, Esteban falló y sus rivales tomaron algo de oxígeno.

El cuarto set fue el más duro. Se cruzaron 199 pelotazos. Ibargarai, en su tónica, marcó los tiempos, como un reloj suizo. Tic tac, tic tac. Comenzaron los colorados 4-0 (dos saques) y, aunque Fusto y Urrutia buscaron la reacción, no hubo opción (10-7).