Messi quiere dejar el Barça a coste cero

El ‘crack’ ARGENTINO COMUNICA POR BUROFAX SU INTENCIÓN DE MARCHARSE ACOGIÉNDOSE A LA CLÁUSULA LIBERATORIA QUE CADUCÓ EL PASADO 10 DE JUNIO

26.08.2020 | 01:03
Leo Messi se lamenta durante un partido de la pasada temporada con el Barcelona. Foto: Afp

barcelona – Cuando Josep Maria Bartomeu renovó en 2017 el contrato de Leo Messi por enésima vez anunció a bombo y platillo que el mejor jugador del mundo no tendría cláusula de rescisión; que podía dejar el Barça cuando quisiera, convencido como estaba que eso no iba a ocurrir jamás tratándose de una institución y como gesto de absoluta confianza hacia un jugador que ha pulverizado todos los récords, firmando el ciclo más fantástico en la historia del Barça. Ayer, Messi comunicaba al club azulgrana, mediante un frío burofax, que quiere marcharse del Barça en virtud de aquel acuerdo, es decir, gratis.

La noticia la adelantó ayer el medio argentino TyC Sports y fue confirmada después por el club azulgrana. Aunque se podía marchar sin contrapartida cuando él quisiera, si no lo hacía antes del 10 de junio se daba por hecho que continuaría hasta junio de 2021, activándose una clausula de rescisión de 700 millones de euros. Sin embargo Messi se acoge a la filosofía de aquel acuerdo. Es decir, que entonces estaba previsto que la temporada terminaría el 31 de mayo, y no hace una semana, a causa de la covid-19, tiempo durante el cual se produjo la durísima derrota frente al Bayern de Múnich (8-2) en los cuartos de final de la Champions que ha convulsionado sobremanera al club catalán y le ha quitado la ilusión y también la fe de hacer algo grande, todavía que tiene clase y fuerza para hacerlo.

Si el crack argentino no rectifica (ya amagó con marcharse en 2013 y en 2016), el Barça estará obligado a buscarle una salida, como hizo el Real Madrid con Cristiano Ronaldo hace dos años, que negoció con la Juventus un traspaso por 100 millones de euros.

silencio y espera De momento, el Barcelona todavía no ha contestado a Messi, aunque entiende que cualquier club que quiera ficharle deberá, de momento, abonar los 700 millones de euros de su cláusula y ha dejado en manos de su servicios jurídicos la resolución del conflicto.

A sus 33 años y tras 20 años en la entidad, Messi es el futbolista más laureado de la historia del Barça (34 títulos), su máximo goleador (634 tantos), el segundo en número de partidos (737) tras Xavi Hernández (767) y se lleva por temporada, tras su última renovación, 50 millones de euros netos.

Guardiola y las especulaciones Y también sigue siendo el futbolista más apetecible del orbe. Por eso la determinación por dejar el club de su vida ha revolucionado el mundillo futbolístico y se abren las puertas a las especulaciones. Los nombres del Manchester United, PSG e Inter de Milán comienzan a sonar con fuerza como posibles destinos. También se ha involucrado a clubes de la Major Soccer League estadounidense y sobre todo ha vuelto a surgir la figura de Pep Guardiola y el Manchester City, generosamente financiado por su dueño, los Emiratos Árabes Unidos.

Hace tiempo que este club inglés está tras sus pasos, aunque con la condición, impuesta por Guardiola, de que antes el jugador debe mostrar su intención de desligarse del equipo catalán. Frente a esta eventualidad, el City, que ya tuvo contactos con el entorno de Messi cuando en 2013 y 2016 dudó sobre si seguía en el Barça, tiene redactado un informe sobre la viabilidad económica de su fichaje si llegara el caso, como ocurre ahora.

Messi se podrá reencontrar con un técnico que le marcó poderosamente y un club obsesionado, como él, con ganar la Champions. Y recursos más que suficientes para proponerle un contrato de fábula, un equipo de calidad y la tutela de Guardiola.

El desencanto de Messi subió otro escalón con la llegada del nuevo entrenador, el holandés Ronald Koeman y sus formas. Si bien le comunicó que sigue siendo la piedra angular de su proyecto de regeneración, ya ha anunciado que futbolistas como Luis Suárez, íntimo amigo del genio argentino, entre otros, no entra en sus planes. Por si faltaban motivos.