Enfermedad rara

La baja visión, un problema poco conocido

Begisare Álava se dedica a divulgar y concienciar acerca de esta limitación visual

02.08.2020 | 01:16
Exposición 'Experimenta la baja visión' organizada por la Asociación de Afectados por Retinosis Pigmentaria, Begisare Araba. Foto: Pilar Barco

Vitoria – La retinosis pigmentaria es una enfermedad rara, pero existen numerosas causas por las que una persona puede tener problemas para ver correctamente, ya sea por un menor ángulo de visión, dificultad para enfocar, pérdida de visión en situaciones con poca luz€ Esto puede provocar infinidad de situaciones embarazosas. "Hace poco fui a salir del autobús a la vez que otro pasajero, no lo vi, nos chocamos y me valió una discusión. Le intenté explicar que tengo baja visión, pero no fue comprensivo. Por la noche los problemas se incrementan, he tenido que dejar de salir de fiesta. La retinosis me ha generado más de una bronca por chocarme, tirar una copa€ Alguna vez no he encontrado la puerta de salida de la discoteca y en vez de ayudarme han pensado que estaba borracho", cuenta David Mediavilla.

Según Valentín Simón, director de Begisare Álava y paciente de retinosis, "es más difícil identificar a alguien con baja visión que a un invidente, ya que no porta elementos característicos como pueden ser el bastón o un perro guía". David Mediavilla, por ejemplo, puede estar perfectamente usando el móvil en transporte público y acto seguido tropezarse con la gente de alrededor. Con el fin de evitar este tipo de situaciones embarazosas, cada vez se está extendiendo más el uso del distintivo de baja visión, una chapa redonda con un ojo verde en el centro en la que se puede leer tengo baja visión. Sin embargo, todavía no está normalizado entre la ciudadanía. "Cuando veas a alguien con el distintivo, lo primero que tienes que hacer es preguntar cómo se puede ayudar. Cada caso tiene unas necesidades diferentes, puede que no vea bien de cerca, le afecte mucho la luz, tenga visión de túnel o vea borroso", explica Simón.

PROBLEMAS CON LA PANDEMIA Las actividades de divulgación y concienciación de Begisare Álava se han visto frenadas por la pandemia, por lo que el reto de David Mediavilla supondrá un empujón para la asociación. "Cuando me lo contó le dije que está un poco loco, pero eso ya lo sabíamos. En el momento en el que nos encontramos sin trabajo tenemos que canalizar de alguna manera nuestra energía, encontrar motivación, y cada uno lo hacemos a nuestra manera. Yo me puse al mando de la asociación y él apostó por la carrera de montaña. Le ayuda y seguro que el desafío va a ayudar mucho a Begisare", asegura Valentín Simón.

La labor de difusión de los inconvenientes de las personas de baja visión es esencial, ya que se trata de un colectivo al que no se tiene en cuenta habitualmente. Ahora, por ejemplo, Simón se queja de las mamparas transparentes que muchos comercios están utilizando para separar a los empleados de los clientes: "Nos cuesta encontrar las ranuras por las que hay que entregar el dinero o la documentación y a veces no nos damos cuenta de que hay una mampara. Deberían ser más reconocibles". El director de Begisare Álava espera que el distintivo de baja visión sea cada vez más reconocido.

Noticias relacionadas