El Eibar cobra vida a costa de un Valencia irreconocible

primera división El Eibar dio un gran paso adelante en la lucha por la permanencia al imponerse a un Valencia que decepcionó y que casi no generó peligro en Ipurua

26.06.2020 | 01:00
Los jugadores del Eibar celebran el primer gol de su equipo. Foto: Efe

Eibar1

Valencia0

EIBAR Dmitrovic, Oliveira, Correa, Bigas, Cote; Orellana, Escalante, Edu Expósito, Pedro León (Cristóforo, min. 79), Kike García (Álvarez, min. 93) y Charles (Sergi Enrich, min. 79).

VALENCIA Cillessen; Wass (Florenzi, min. 62), Gabriel, Mangala, Gayà; Torres (Maxi Gómez, min. 84), Parejo, Kondogbia, Soler (Gameiro, min. 46); Guedes (Cheryshev, min. 62) y Rodrigo.

Goles: 1-0, min.15: Kondogbia, en propia portería.

Árbitro: Jaime latre (Comité Aragonés). Expulsó por doble amarilla a Mangala en el minuto 89. Amonestó a Escalante, Orellana y Sergi Enrich.

Resumen: Llovió en el estadio de Ipurua durante el partido. El entrenador del Eibar, José Luis Mendilibar, cumplió el segundo partido de sanción y vio el encuentro desde la grada.

eibar – El Eibar dio un gran paso adelante en la lucha por la permanencia al imponerse este jueves por 1-0 a un Valencia que decepcionó, casi no generó peligro en Ipurua y perdió con un gol en propia meta de Geoffrey Kondogbia.

Albert Celades había reconocido la víspera que para estar arriba hay que ganar fuera de casa, pero en la primera parte prefirió contemporizar y dejar la iniciativa a un apremiado Eibar, que mostró su mejor cara en muchas jornadas durante ese período.

Cillessen no andaba muy seguro y a punto estuvieron de aprovecharlo los delanteros del Eibar en un par de ocasiones, aunque curiosamente el gol llegó en un fuego amigo de Kondogbia.

Un saque de esquina sin aparente peligro al que entraron en tropel varios jugadores azulgranas generó el error del futbolista centroafricano en su intento de despeje, con el que introdujo el balón en su propia portería.

El Eibar tenía el partido donde quería, un resultado a favor, un Valencia necesitado y muchos huecos para hacer ese fútbol directo implantado por José Luis Mendilibar que le ha dado buenos resultados hasta los últimos encuentros de esta temporada.

El conjunto valenciano no inquietó a Dmitrovic en todo el primer periodo, pero estuvo a punto de verse beneficiado en dos acciones en las que pudo haber penalti, uno por agarrón a Gayà y, en el tramo final, otro por una patada en la cabeza de Cote a Guedes. En ambas acciones, el VAR no llegó a intervenir.

El Eibar no especuló con el marcador y en el segundo período volvió a achuchar a un Valencia que tuvo que emplearse a fondo en cada balón dividido porque los jugadores azulgranas estaban con la caña preparada para cerrar el partido.

Cote tuvo la gran opción para ello en un libre directo que iba a gol hasta que un guante volador de Cillessen lo desvió a saque de esquina.

El equipo valenciano mantuvo su fútbol lánguido hasta el final, sin esperanzas de igualar un choque en el que Cillessen tuvo que brillar para evitar el segundo gol y convertirse en un jugador más de ataque al final del encuentro.