20ª jornada

El Obradoiro y el Zaragoza se exhiben

El Fuenlabrada-Gran Canaria se suspendió en el minuto 26 por problemas con el parqué

02.02.2020 | 06:21
Brodziansky (Obradoiro) busca una canasta.

vitoria - La 20ª jornada de la ACB se abrió ayer con claras victorias de Obradoiro y Casademont Zaragoza. El conjunto gallego, próximo visitante en el Buesa que ostenta ya nueve triunfos en su casillero, dio buena cuenta (97-83) de un Manresa que comparecía en el Fontes do Sar en una excelente dinámica de resultados. Al descanso, el partido ya estaba visto para sentencia gracias a la mortífera pegada de los locales desde la línea de 6,75. En las filas del equipo dirigido por Pedro Martínez, tan solo Báez y Kravish dieron la réplica. El Obradoiro consiguió la friolera de 19 triples -siete de ellos llevaron la firma del letal Fletcher Magee- y se quedó a las puertas de igualar su récord histórico en la Liga, cifrado en 20.

Un resultado más lógico si cabe tuvo lugar en el Príncipe Felipe, donde el sólido Zaragoza de Porfi Fisac sumó una plácida victoria (80-70) ante un débil Murcia que le permite momentáneamente igualar a Real Madrid y Barcelona en lo más alto de la tabla. El combinado maño, que ha recibido esta semana un mazazo con la confirmación de las bajas de Justiz y Seibutis para lo que resta de temporada, continúa sin levantar el pie del acelerador. Frente a los pimentoneros, Seeley y Radovic llevaron la voz cantante en el plano anotador con 17 puntos cada uno. Booker fue el más entonado entre los visitantes con 18.

En el otro partido de la jornada de ayer, el debut de Paco García al frente del Fuenlabrada en lugar de Jota Cuspinera se saldó con la sorprendente suspensión del encuentro ante el Herbalife por problemas en unas láminas del parqué del Pabellón Fernando Martín. En el minuto 26, a 5:04 del final del tercer cuarto y con el conjunto local ganando por 41-36, se comprobó que algunas de las tablas del parqué situadas bajo la canasta hacia la que atacaba en ese momento el Montakit se habían abombado y generaban una ondulación en la línea de fondo. Ante la imposibilidad de arreglarlo, los árbitros señalaron la suspensión del choque. - DNA