Paula Suárez ciclista del Laboral Kutxa-Fundación Euskadi

"Disfrutaré el Mundial al máximo y me partiré la cara con quien sea"

La alavesa correrá mañana el Mundial de ciclocrós sub-23 en Suiza, después de ser tercera en el Estatal y tras ganar el Campeonato de Euskadi élite en Lezama

01.02.2020 | 06:23
Paula Suárez

Vitoria - La ciclista alavesa de Laboral Kutxa-Fundación Vital Paula Suárez disputará mañana el Campeonato del Mundo sub-23 de ciclocrós. Lo hará con 21 años y después de materializar una de sus mejores temporadas en lo deportivo hasta la fecha. A finales de diciembre en Lezama se proclamó campeona de Euskadi de ciclocrós por delante de Olatz Odriozala. Además hace dos semanas finalizó en tercera posición en el Campeonato de España sub-23 celebrado en Pontevedra, en una carrera que empezó muy mal para la gasteiztarra. Nada más salir se le salió la cadena y corrió toda la prueba a contracorriente. No se rindió y finalizó tercera. Tras esto, la semana pasada, disputó su primera carrera internacional en la Copa del Mundo en Francia. Logró acabar en vuelta y "muy feliz" con lo vivido. Finalmente, como colofón a un gran año le llegó la tan ansiada llamada del seleccionador Pascual Momparler para ser una de las veintiún integrantes de la selección española en el Mundial que estos días se celebra en Suiza. Sin duda un premio merecido para esta alavesa que cursa tercero de Ingeniería electrónica.

¿Qué sintió cuando recibió la llamada para acudir al Mundial?

-Estaba bastante inquieta. Tenía muchas ganas de hablar con el seleccionador y después de estar con el director de mi equipo me comentó que Pascual Momparler iba a venir a la presentación del club. Ahí tendríamos la oportunidad de hablar con él. Según le vimos fuimos a preguntarle y después de un poco de suspense -ríe- me acabó preguntando si quería ir, a lo que le respondí que claro que sí. Fue una sensación increíble y me alegré mucho porque es un premio a mi temporada.

¿Lo calificaría como un objetivo cumplido o era un sueño que tenía pero que sabía que era difícil?

-Sabía que era muy complicado, pero al mismo tiempo era lo que me movía a mí en cada entrenamiento para llevar bien la temporada. En caso de que no lo lograse tampoco iba a ser una gran decepción, ya que tendría la opción de pelearlo el próximo año. Por suerte lo he conseguido y es algo que me motiva mucho. Además, me hace mucha la ilusión porque he estado trabajando para ello y lograrlo sienta muy bien.

¿Cómo ha sido la planificación previa al Mundial de Suiza?

-No cambié nada desde que supe que iba a ir al Mundial. He continuado entrenando igual con el objetivo de mantener el punto de forma que tenía en el Campeonato de España. Sí que es verdad que se nota el tiempo entrenando y tienes ganas de que llegue la fecha. Se entrena con gusto porque sabes que el premio es disputar el Mundial y hay que llegar en las mejores condiciones posibles.

¿Qué espera del Mundial?

-Disfrutarlo al máximo, partirme la cara con quien sea y darlo todo.

¿Y en lo personal como afronta el Campeonato del Mundo?

-Lo veo como una experiencia más. Al final, un Mundial te va a hacer crecer como persona y deportista. Nunca he corrido a nivel internacional, exceptuando la Copa del Mundo, pero disputar un Mundial es algo muy grande. Aprovecharé para aprender todo lo que pueda y lo intentaré disfrutar al máximo.

¿El nivel de las rivales será alto?

-Por lo poco que he podido ver, dado las fechas que son, puedo decir que será muy complicado. Son deportistas que compiten siempre entre sí y básicamente corren a mucho más nivel que yo. Siendo realistas, sé que es muy difícil hacer un buen puesto pero yo voy con ganas y lucharé.

Correrá el domingo a la 13.00 horas.

-Eso es. Llegamos ayer a la localidad de Dübendorf y hasta mañana no correremos. Lo haremos entre la prueba de los juveniles y la de los hombre élite.

¿Cómo transcurren los días?

-Ayer, hicimos rodillo nada más llegar para aclimatarnos, refrescar las piernas y activarlas. Hoy, tocará reconocimiento del circuito y daremos las máximas vueltas posibles al circuito hasta aprendérnoslo de memoria. Además, hoy será el día en donde decidiremos qué llevaremos mañana o qué no.

Echando un poco la vista atrás, al comienzo de la temporada, ¿el planteamiento que hicieron era llegar a estar en el Mundial o cree que era un objetivo ambicioso?

-Reconozco que era una meta muy ambiciosa. Realmente fue algo que planteé junto a una compañera un día de locura entrenando. Le dije: ¿Y si voy al Mundial de Suiza? Después del entrenamiento llegué a casa y tras pensarlo creí que podía ser un objetivo muy bonito. Se lo planteé a mi entrenador y a mi familia, me dijeron que adelante y me puse a entrenar duro para lograrlo.

¿Qué aspectos de los entrenamientos ha modificado respecto a temporadas anteriores?

-Nunca me lo he tomado tan en serio como este año pese a haber entrenado desde siempre. Si no podía ir un día por la razón que fuese no iba, ya que no me da la vida. Esta temporada, en cambio, me lo he tomado con mucha más seriedad y he llevado bastante a rajatabla los entrenamientos. Por los resultados que he ido obteniendo se ha notado.

Ha logrado el objetivo de ir al Mundial de Suiza pero ¿quedan más metas por cumplir este año?

-La verdad que en mi caso y siendo sincera, tan solo me había planteado ir al Campeonato del Mundo. Nunca había tenido un objetivo de este calibre y haberlo conseguido a la primera es algo que me enorgullece como deportista. Seguiré trabajando y no descarto que otro año me ponga un objetivo similar o de mucha más envergadura si cabe.

En este sentido está siendo una temporada muy exitosa para usted, ¿cómo lo está viviendo?

-Se me hace un poco raro, ya que siempre he vivido un poco en la sombra de otras personas. Entonces, el hecho de haber conseguido dar este salto en una temporada es muy raro para mí. He pasado de casi no existir en los campeonatos a estar casi siempre delante dando guerra. Siendo sincera es algo que me sienta bien porque al final he salido a la luz y vivir eso es algo muy bonito.

El pasar de la sombra a la luz, tal y como afirma, le ha hecho ser más visible en los medios, ¿qué le dice su entorno sobre esto?

-Ha sido todo un boom en todas las redes sociales. La familia y los amigos me han felicitado. Mucha gente sabe todo lo que me ha costado y saben que esto no ha sido gratis. En definitiva, toda la gente que me ha apoyado se nota que están contentos y así me lo transmiten a mí.

¿Cree que los medios de comunicación tenemos algo de culpa en que no haya salido antes?

-La verdad que no. Sé perfectamente que otros años no he tenido el nivel que he tenido este año. Incluso para mí ha sido una sorpresa, ya que no me esperaba estar tan arriba y hasta yo me he sorprendido de dónde pueden estar mis límites.

Tal y como hemos dicho, su temporada está siendo un éxito pero ¿cuál de los triunfos destacaría?

-El Campeonato de Euskadi de Lezama me hizo mucha ilusión. Sabía que no iba a haber categoría sub-23 y tuve que correr en élite. Tenía a Olatz Odriozola como rival y pude vencerla. Era la única opción que tenía para ganar y lo conseguí.

¿Qué siente al pasar de ir detrás de Olatz Odriozola a ganarla?

-Antes de la carrera he de reconocer que tenía nervios pero una vez empecé tan solo me planteé disfrutar. Me lo paso como una niña y casi no me doy cuenta de que pasa la carrera y cuando cruzo la meta es cuando soy consciente de lo que he conseguido.

Por otro lado, su último logro importante ha sido la medalla de bronce en el Estatal de Pontevedra, ¿cómo recuerda aquella carrera?

-Algo que me preocupaba mucho era empezar bien y hacer una buena salida. Lo conseguí pero según bajé un puente que pusieron allí se me salió la cadena y tuve que parar. Perdí ritmo, posiciones y parecía que todo iba a ir mal. Me quedé la última, miré la cadena y pensé en meterla fuera como fuera. Una vez lo arreglé vi dónde estaban mis rivales y solo pensé en tirar para adelante. Poco más se puede hacer. Fui hasta allí, entrené para ello y tan solo me quedaba intentarlo, aún sabiendo la dificultad con la que me había encontrado nada más empezar.

Y llegó tercera, entonces ¿se podría decir que Paula Suárez es una ciclista persistente?

-Es raro el día que yo me rinda. Tengo que tener muy mal día. Sucedió aquello y pese a que tenía otras expectativas antes de la carrera logré un muy buen tercer puesto. En definitiva, el empezar la última y terminar la tercera me lo tomé como un reto. Al cruzar la meta estaba contenta, ya que una remontada así no la había hecho en toda mi vida.

Tras esto, antes del Mundial, disputó la Copa del Mundo en Francia en la que era su primera experiencia internacional. ¿Qué tal vivió aquel campeonato?

-Tal y como dices era mi primera carrera en el extranjero y por ello, sabía que iba a ser muy duro. Salíamos muy atrás, ya que las parrillas se hacen por el Ranking UCI. Entonces desde esas posiciones tan solo queda tirar para adelante. No sabía hasta dónde podía llegar porque nunca había estado, así que salí a darlo todo. Logré acabar en vuelta y muy contenta porque me peleé con las mejores ciclistas del mundo.

Por último, a falta de un día para disputar su carrera ¿qué le transmite su entorno más cercano?

-Todos los que estamos aquí somos los que más lo hemos sufrido durante esta temporada. Lo vamos a disfrutar todos y mi entorno, como te digo, está muy feliz por mí.