Retorno al ayer

10.09.2021 | 00:28

LA METAMORFOSIS DE LOS PÁJAROS (A METAMORFOSE DOS PÁSSAROS)

Dirección y guion: Catarina Vasconcelos. Intérpretes: Documental. Intervenciones: Manuel Rosa, João Móra, Ana Vasconcelos. País: Portugal. 2020 Duración: 101 minutos.

Cuando se escuchan los últimos compases de la banda sonora y se cierra este álbum de recuerdos familiares, una inevitable sensación de melancolía serena se impone. La metamorfosis de los pájaros late con pulso portugués. Por sus recovecos transita la saudade del maestro Pessoa. En los intersticios de ese montaje, lleno de ecos emocionales, fluye la historia reciente de Portugal y con ella, la mirada de una cineasta de sensibilidad extrema y de alto rigor lírico: Catarina Vasconcelos.

Estos pájaros de triste trinar han significado seis años de exquisita preparación. Primero a partir de los restos vitales de su propia familia, después con los deseos de trascender la anécdota de lo personal para adentrarse en el interior. Dicho de otro modo, Vasconcelos, cuya formación cinematográfica ha sido fagocitada por su mirada de espectadora, liberada de lo canónico se adentra en lo ensayístico y camina por donde no hay huellas. En su deambular propone un cine diferente, personal, más propio del procesar del arte contemporáneo que del vender del cine comercial. Por eso la muerte está tan presente y tan desprovista de masajeos emocionales. Por eso la poesía asalta a cada instante, incluso para formalizar imágenes que harían ruborizarse a cineastas de piel curtida.

A Catarina no le importa abismarse en lo ridículo si con ello palpa aquello que rara vez se muestra en una pantalla. Su película se escucha y podría cuartearse para ser degustada en pequeños sorbos, como haikus íntimos que desgranan historias cuya verdad nada tiene que ver con que hayan sido alguna vez ciertas.

En ella prevalece un trenzado hecho de sensibilidades y de ideas; de imágenes y de palabras. La naturaleza está presente, como la historia oficial y la privada, como la pintura y su biografía. Pero sobre todo, lo que atraviesa de principio a final esta bella colección de aforismos, de recuerdos y de juegos visuales, es la mujer y su lugar en el último siglo. La madre y la esposa, la artista y sus circunstancias. Catarina Vasconcelos ratifica una convicción, la de que a pocos kilómetros de aquí, en la misma península, un pueblo sepa asumir el paso del tiempo sin envenenarse de decadencia. Su pasado no es viejo, tan solo antiguo y lo antiguo nunca pasa.

Noticias relacionadas

noticias de noticiasdealava