“Hay que dejar de idolatrar las historias de los narcos y conocer las de las víctimas”

La serie que se estrena mañana en Netflix narra la matanza de Allende en el Estado mexicano de Coahuila en 2011

29.06.2021 | 00:42
Fotografía de la filmación de la serie mexicana ‘Somos’, sobre la matanza que llevó a cabo el cártel de los Zetas en el Estado de Coahuila en 2011. Foto: Netflix

Ciudad de México – Para romper con las narrativas comunes en las que los narcos se convierten en héroes, la serie Somos visibiliza la matanza de Allende, ocurrida en el Estado mexicano de Coahuila en marzo de 2011 (de la que poco o nada se habló en su momento) desde la visión de sus víctimas. "Lo hicimos con muchísimo respeto y con ganas de contar esta historia, pero sobre todo queríamos darle un rostro humano a esta violencia que nos deja insensibles en México. Las cifras, los números y los porcentajes no nos dicen nada", responde a Efe la escritora Fernanda Melchor, que emprendió su camino como guionista para este proyecto.

La idea surgió después de que el productor estadounidense James Schamus, conocido por películas como Brokeback mountain, se encontró con el texto de la periodista estadounidense Ginger Thompson Cómo Estados Unidos desencadenó una masacre en México, en el que narraba un suceso violento ocurrido en el pueblo de Allende, entre 18 y el 20 de marzo de 2011. Se trataba de la matanza que llevó a cabo la organización narcotraficante de los Zetas después de que se filtrara la información de que alguien había dado los números de identificación rastreables de los dos capos más buscados del cártel –Miguel Ángel y Omar Treviño– a la Administración para el Control de Drogas (DEA).

La traición a los hermanos Treviño se pagó cara. Iniciaron una venganza y atacaron a los posibles responsables y a todos aquellos que tuvieran remotamente un vínculo con ellos. El pueblo quedó de destrozado, como si se tratara de una guerra. El suceso fue silenciado, nadie fue castigado y los sobrevivientes quedaron aterrados y sin ganas de hablar.

En 2016 el periodista mexicano Diego Osorno hizo público lo que había pasado y para 2017 Thompson recopiló todas las voces de las víctimas de Allende. Cuando el trabajo de Thompson llegó a las manos de Schamus, el productor quedó tan impactado con la historia y el hermetismo en torno a lo sucedido que decidió comenzar un proyecto que de alguna forma dignificara a las víctimas. "Esperamos que presentar la cara de la violencia persistente pueda convertirse en un discurso con el que más personas se sientan conectadas y que no solo sea un poder abstracto. Creemos que adoptar el punto de vista de las víctimas, nos puede recordar que son algo más que solo víctimas", cuenta Schamus.

Para evitar la revictimización y proteger a quienes atravesaron este duro momento, los guionistas tuvieron que plantearse una forma ficcionada de representar los hechos. La forma más digna fue dejar de lado los papeles principales y crear personajes ficticios que se pudieron haber insertado en dicho contexto. "Tenemos que dejar de idolatrar las historias de los narcos y conocer las de las víctimas, así podemos ver mejor la realidad que existe", dice Jero Medina, que da vida a Benjamín, un hombre que terminará inmiscuido en este mundo violento y pondrá en peligro a su familia.

mujeres "Las primeras personas que empezaron a hablar en Allende fueron mujeres, la reportera que hizo el artículo era mujer y por intuición dos mujeres terminamos escribiendo con James", dice la guionista Monika Revilla. A partir de eso, la serie pretende dar un espacio importante a la forma en que las mujeres viven en un país sumamente violento contra ellas. "La violencia se vive distinto si eres hombre o mujer, si eres dueño de un rancho o una veterinaria y queríamos reflejar todas esas maneras de vivir la violencia para dar un panorama más amplio de lo que sucedió", añade Revilla.

El proyecto es el primer trabajo en televisión de Schamus. De llevar proyectos independientes en su estudio personal, se adentró en la inmensidad de un proyecto grande para Netflix en un país del que no domina el idioma. "Empecé mi carrera en lugares de los que no sabía nada; fue como volver a mis primeros filmes, como con Ang Lee y era el idiota que no hablaba chino en la sala, es una combinación maravillosa pero también aterradora", cuenta.

La serie se estrena mañana en Netflix y está acompañada de una exposición virtual realizada por el Museo de Memoria y Tolerancia ubicado en la Ciudad de México en el que se hace un homenaje a las víctimas y se explican los detalles de Somos.

noticias de noticiasdealava