Una única obra, innumerables partes

Poesía escrita y recitada, ilustración, escultura, vídeo y música se unen en ARTgia a través de 'Zuri-beltzaren koloreak'

13.11.2020 | 01:24
Anabitarte, junto a uno de sus escritos –también en braille para escucharlos con códigos QR- y las ilustraciones de Iñaki Lauzirika. Foto: Josu Chavarri

Vitoria – Una sala, una exposición, una obra. No es algo habitual, pero es la propuesta que ARTgia inaugura hoy, aunque, en realidad, Zuri-beltzaren koloreak es y se hace a través de diferentes partes, lenguajes, voces y colaboraciones. En el origen del proyecto se encuentra el escritor Asier Maia Anabitarte y su trabajo junto al ilustrador Iñaki Lauzirika. Palabras e imágenes que son a la vez poemario y muestra multidisciplinar, acogiendo también las esculturas de Koldo Berruete.

El covid-19, cómo no, marca. Así que los planes previstos para la apertura del proyecto en el espacio de la calle José Lejarreta dirigido por Irantzu Lekue se han tenido que amoldar a la situación. Aún así, tanto hoy a partir de las 19.00 horas como mañana desde las 12.45 horas se van a producir, por así decirlo, unas pequeñas y consecutivas inauguraciones en las que también habrá momento para la música de la mano de nombres como los de Mikel Toledo y La Trama. Eso sí, a quien quiera acudir se le solicita que se ponga en contacto con la sala para reservar plaza y dejar sus datos de contacto, necesarios para garantizar la seguridad de los asistentes.

A partir de ahí, ya sea en este arranque o en cualquier de los días en los que la exposición va a estar abierta –hasta el 13 de diciembre-, el visitante se encontrará aquí con una exposición que discurre en varios planos, tomando como punto de referencia la palabra escrita de Anabitarte y las ilustraciones –realizadas con distintas técnicas- de Lauzirika. Son diferentes las temáticas que se tratan a través de dos caminos, adquiriendo la letra otra vida a través de la recitación. En concreto, 40 mujeres han puesto voz a 50 poemas que se pueden escuchar en el libro. Pero es que en la muestra también están dispuestos varios códigos QR, como pasa en la publicación, para poder escuchar esos versos. Ahí no queda la cosa, eso sí. Varias de las creaciones están además traducidas al braille, e incluso se presenta un vídeo en el que dos poemas están llevados a la lengua de signos.

El audiovisual, de hecho, es también parte del trabajo, puesto que se suma un cómo se hizo sobre las grabaciones de los recitados. Asimismo, la música se cuela en todo el conjunto con composiciones, por ejemplo de Eñaut Elorrieta. "Es todo una reivindicación de las artes", apunta el escritor.

Con la exposición y la publicación del poemario se completa un camino que es "un regalazo. Verlo todo ahora es muy emocionante", describe Anabitarte, más allá de que no puede ocultar su tristeza por el hecho de que Lauzirika no pueda estar en la inauguración debido a las medidas adoptadas en cuanto a desplazamientos. Es más, es posible que a lo largo de todo el mes no tenga posibilidad de acudir. "Me gustaría mucho que lo pudiera ver porque el resultado no es como lo había imaginado, es mejor" explica el escritor, al tiempo que agradece la colaboración para el montaje del equipo de ARTgia y que subraya el hecho de que en una propuesta en la que ha tomado parte tanta gente el secreto está "en dejar hacer". Una confianza ahora recompensada con la guinda final.

Asier Maia Anabitarte e Iñaki Lauzirika lideran un proyecto que ha contado con múltiples colaboraciones y voces

A pesar de los condicionantes del covid-19, la muestra va a contar con conciertos, entre otros, de Mikel Toledo y La Trama