‘Los hijos’ hace presente el futuro en un Principal lleno

El Festival de Teatro recibe la segunda de las obras que ha tenido que dejar espectadores fuera

05.11.2020 | 00:59
Susi Sánchez, Joaquín Climent y Elena Irureta. Foto: Javier Naval

Vitoria – Sucederá con el estreno el día 13 de Una noche sin luna y con Juana el 27, al igual que va a pasar hoy con Los hijos. Son los tres montajes de los que el Festival Internacional de Teatro de Gasteiz había vendido todo el aforo posible en el Principal antes del último cambio en la normativa del Gobierno Vasco, es decir, 445 entradas. Sin embargo, la introducción del límite de 400 espectadores en espacios cerrados para actos culturales, va a suponer que las 45 últimas personas que compraron sus tickets van a quedarse con las ganas, más allá de que el certamen les devuelva el importe. Otra de las consecuencias, entre muchas otras, del covid-19.

Más allá de esta cuestión, la cuadragésimo quinta vuelve a reunirse hoy con el personal en el centenario edificio de la calle San Prudencio a partir de las 20.30 horas para dejarse atrapar por esta obra de Lucy Kirkwood que, para la ocasión, versionea y dirige David Serrano. Una historia que se sitúa en el futuro para hablar del presente y viceversa, puesto que, centrando la mirada en la cuestión nuclear y medio ambienta, el montaje se fundamenta en la reflexión sobre las consecuencias que para las generaciones que vendrán tienen las acciones que se realizan hoy.

Elena Irureta, Susi Sánchez y Joaquín Climent son los encargados de dar vida a un trío de científicos, que vuelven a encontrarse después de varios años y de que el mundo haya asistido a una catástrofe en una central nuclear. La obra, que se estrenó justo en noviembre del año pasado, "nos interpela sobre el futuro que llega desde un pasado que se acaba. Desde el pasado de la relación afectiva de tres amigos que trabajaron juntos toda su carrera y sobre el futuro de los millones de personas anónimas de una generación que se abre paso. Y entre el pasado de unos y el futuro de los otros, el presente del planeta como vínculo entre todos ellos", explica Serrano, al tiempo que comenta que "resulta apabullante comprobar que Lucy Kirkwood, la autora, haya sabido reflejar con tan solo 35 años los anhelos, miedos y decepciones de unos personajes con casi el doble de edad. Pero más abrumador es aún que sepa tratar un tema tan controvertido hoy para el planeta, como es el de la energía nuclear, desde las más íntimas emociones del ser humano".