250 trabajos en salas presenciales y 150 en virtuales

El prestigioso certamen se prepara para vivir desde el próximo jueves una edición marcada por la pandemia

03.10.2020 | 00:02

Sitges – El director del Sitges Festival de Cine Fantástico de Catalunya, Angel Sala, aseguró ayer que el certamen que se celebrará del 8 al 18 "será diferente, pero será Sitges", en una edición con un formato híbrido con la proyección de más de 250 trabajos en las salas presenciales y 150 en la virtual.

Angel Sala remarcó en la rueda de prensa de presentación del festival la importancia de la producción catalana en la programación, como la película inaugural Malnazidos, de Alberto de Toro y Javier Ruiz Caldera, la apuesta por el nuevo talento europeo y la "confianza" en el festival de la producción internacional.

Sala destacó entre el cine estatal la premiere de filmes como La vampira de Barcelona, de Lluís Danés, y No matarás, de David Victori, los regresos al festival del vitoriano Juanma Bajo Ulloa con Baby y Kike Maíllo con Cosmética del enemigo, así como la proyección de títulos como Mandíbules, de Quentin Dupieux, o la secuela de Train to Busan, Península.

El director del festival afirmó que el ritmo de venta de entradas es el "esperado" –se ha vendido en torno al 50%-, más fuerte en el primer fin de semana y que cree que el público esperará a última hora, en una edición que ha puesto a la venta unas 15.000 entradas menos y en la que no se celebrará la popular Zombie Walk.

La directora de la fundación del festival, Mònica Garcia, subrayó que el aforo de las salas será por debajo del 70% para "agilizar las entradas y salidas y evitar aglomeraciones" –del 66% en el caso del Auditori-, habrá un refuerzo de desinfección y las entradas estarán numeradas. Garcia aseguró que quieren mostrar que un festival como el de Sitges se puede llevar a cabo con seguridad en la situación actual, una línea en la que coincidió la consellera de Cultura de la Generalitat, Àngels Ponsa, que reiteró que la cultura es segura.

El festival ya anunció en su momento el reconocimiento al director estadounidense David Lynch y el premio Nosferatu al actor Manuel de Blas, además de premiar a "tres figuras imprescindibles en el fantástico estatal": la actriz Najwa Nimri, el director Paco Plaza y el diseñador de sonido Oriol Tarragó.

El certamen premiará a Lynch por encarnar "la figura del artista total", con múltiples facetas dentro del mundo cinematográfico y en otras artes como la pintura, la música, el diseño o la publicidad, según recordó el certamen.