Zinemaldia: sección oficial

Tranqui, yo controlo

21.09.2020 | 00:48
Vinterberg y Mikkelsen presentaron la cinta desde Dinamarca. Foto: Efe

Un bárbaro Mads Mikkelsen acepta el viaje etílico de Thomas Vinteberg en 'Druk (Another Round)' para narrar el ascenso, ocaso y resurrección de cuatro profesores de instituto aburridos de su existencia.

La última, la penúltima o tranqui, que yo controlo podrían ser los titulares descartados de la nueva película de Thomas Vinterberg, pero el danés ha escogido otra ronda para narrar el experimento etílico al que se someten cuatro profesores de instituto aburridos de su existencia. Druk (Another Round) es una dura y necesaria reflexión sobre la banalización del consumo del alcohol con humor y con un enorme Mads Mikkelsen, que vuelve a colaborar con el creador del movimiento Dogma 95 tras sorprender al mundo juntos hace ocho años con La caza y que ahora vienen a por su primer Concha de Oro.

Escuchar las carcajadas de la gente ayer en el Kursaal en una película que aborda con humor sí, pero con dureza, el problema del alcoholismo es algo extraño de apreciar. Por si acaso, Vintenberg alertó de ello a través de videoconferencia en la rueda de prensa de su nuevo trabajo que huele a palmarés: "El alcohol no es algo que planificas. La bebida es un contrato con lo incontrolable. Para lo bueno y para lo malo".

Al parecer, un estudio real –eso afirmó el cineasta nórdico– señala que los seres humanos nacemos con un déficit de alcohol del 0,05%. A partir de esta idea, Vinterberg coloca a cuatro profesores de instituto en medio de un experimento sociológico: deberán mantener una ligera tasa de alcohol durante su jornada laboral para poder mejorar en todos los aspectos de su lamentable y deprimente vida.

La elección de este oficio no es nada casual, ya que según el director, nadie como los maestros para mostrar las decepciones de la existencia: "Poder compartir conocimiento con las siguientes generaciones es muy bonito, pero también muy difícil. Los profesores, a base de repetirse, envejecen más rápido que nadie".

No le falta razón y este aburrimiento queda en manos de cuatro actores mayúsculos en el filme (Mads Mikkelsen, Magnus Millang Sørensen, Lars Ranthe y Thomas Bo Larsen) que representan el hastío de una familia monótona, la soledad tras un divorcio y la incapacidad para dar el siguiente paso. Pero la historia cambia en cuanto sus vasos sanguíneos comienzan a llenarse de vodka, whisky, cerveza y cualquier otro estimulante alcohólico,

No obstante, a diferencia de lo que puede parecer, Druk (Another Round) no es una reflexión sobre la felicidad del alcohol, sino sobre la banalización de su consumo. Los protagonistas no cambian y son felices por beber, lo son porque compartirlo en grupo suena bien. Hasta que deja de sonar tan bien y se convierte en un problema.

la resaca Noches alegres, mañanas tristes podría haber dicho Vintenberg. "La película no solo va sobre beber, sino de algo que se convierte en incontrolable como puede ser enamorarse. El amor no lo puedes controlar", afirmaba este cineasta que se ha divertido con una película casi tanto como lo hizo hace 25 años con su compatriota Lars Von Trier al crear Dogma 95.

Quien también la ha disfrutado. y se nota, es Mads Mikkelsen. Al actor, que al igual que el cineasta no pudo desplazarse a Donostia por culpa del virus, repite con el director que le permitió alzarse con el premio a Mejor Actor en Cannes por La Caza y que aseguró no haber tomado ni una gota de alcohol durante la filmación, ni tan siquiera para su explosivo final. "En los ensayos sí que jugamos con la bebida para documentarnos, pero porque necesitabamos registrar un punto de calma alcohólica", señaló el Hannibal Lectar televisivo que entra directo en los futuribles galardonados de este Zinemaldia.

Druk (Another Round) tiene el sello Cannes. Y se nota. Una cinta que con la competitividad festivalera actual habría llegado a Donostia vía Perlak y que demasiado bien tiene que ir el festival en los próximos días para caerse del palmarés. De ser así, Vinterberg y Mikkelsen seguro que brindan con alcohol, no por felicidad, sino por dar un paso más, tal y como explicaba el intérprete con una cuestión: "Si no nos hubiésemos tomado esa copa, ¿habríamos hablado alguna vez con nuestras mujeres o maridos?".

"El alcohol no es algo que planificas. La bebida es un contrato con lo incontrolable"

Thomas vinterberg

Director de 'Druk (Another Round)'

"Si no hubiésemos tomado esa copa, ¿habríamos hablado con nuestras mujeres?

Mads Mikkelsen

Actor de 'Druk (Another Round)'