El gigante de Altzo siempre estuvo en Altzo-Azpi

17.08.2020 | 23:16
Paco Etxeberria descubre el panel sobre el que se colocaron los restos del Gigante de Altzo.

Los restos óseos han sido hallados por Aranzadi en buen estado, aunque con muestras de osteoporosis

ya se sabe. Los restos de Miguel Joaquín Eleizegi siempre han estado en el lugar al que Handia pidió volver, el cementerio de Altzo–Azpi; concretamente en su osario. Se acabaron las leyendas, los restos del gigante de Altzo nunca fueron comprados por ingleses, ni robados. El cuerpo de Eleizegi descansó desde un inicio en la tierra que le vio nacer.

El viernes, día 14, en torno a las 16.15 los integrantes del equipo de la Sociedad de Ciencias Aranzadi que trabajaban sobre el terreno, de forma totalmente voluntaria, dieron con el primero de los huesos de Miguel Joaquín Eleizegi, fallecido en 1861 a los 43 años de edad. No estaba en la tumba de la familia, si no en el osario de ahí que, según apuntó Karlos Almortza, de Aranzadi, no resulte descabellado pensar que fuera la propia familia o el entorno más próximo al Gigante quienes decidieran hacer "una trampa" para evitar que los restos fueran robados. "Puede ser que ellos mismos los trasladaran al osario para demostrar que no estaban en la tumba y así protegerlos de quienes quisieran robarlos. Podemos estar ante la historia de un engaño", apuntó Almortza a modo de hipótesis.

Lo que es cierto, y así lo subrayó el antropólogo forense, Paco Etxeberria, es que es destacable el número de restos recuperados y su buen estado, más allá de la evidente osteoporosis que evidenciaban y que explica los terribles dolores que el Gigante de Altzo sufrió en vida. Etxeberria reconoce que el hallazgo de los restos causó gran "emoción" en el equipo. "Hemos hallado restos en el desierto, el Polo Sur, los restos de Cervantes... pero esto tiene un sabor más emotivo. Ha sido interesante y emocionante".

Huesos de hombres, mujeres e incluso niños de la familia han ido floreciendo desde que el pasado miércoles día 12 se dio inicio a los trabajos arqueológicos, pero no hay duda de que los hallados son los de Miguel Joaquín Eleizegi, su tamaño los delata aunque no su peso, ya que la osteoporosis que sufría hace que este peso sea similar al de los restos de una persona de tamaño normal.

Los huesos, que según los representantes de Aranzadi aparecieron en el osario en una posición "que denota cierto cuidado", eran claramente más grandes que los que alli se hallaban. Se han recuperado los restos suficientes para realizar "una representación" del esqueleto del Gigante, entre ellos "los huesos grandes de las extremidades superiores e inferiores" y la prominente mandíbula. En la mañana de ayer, se seguían las tareas de recuperación. Cierto es que el resultado final sigue quedando pendiente de las pruebas de ADN, pero la gran diferencia de largura de los huesos hallados respecto a los de una persona de talla media parecen evidenciar que Miguel Joaquín Eleizegi pudo finalmente descansar en casa. Lo que no sabe a ciencia cierta es la altura que tuvo en sus edad adulta. Se baraja que podría rondar los 2,40 metros. Sí parece más sencillo calcular que con los brazos abiertos de una mano a se alcanzarían los 2,42 metros. "No hemos visto nada parecido a no ser el esqueleto del Gigante de Extremadura, que se halla en el Museo Etnológico de Madrid", apuntó Etxeberria.

Eleizegi tuvo que pasar enormes sufrimientos a causa de sus osteoporosis. "A sus 42 años tenía el cuerpo de un anciano por la pérdida de carga mineral en los huesos y la artrosis", subrayó el forense, que destacó que los huesos hallados no están muy deteriorados por el agua de lluvia o las raíces, que causan desperfectos o deshacen los restos. Aranzadi, afirmó, seguirá trabajando en el cementerio de Altzo–Azpi al menos dos o tres días más. La integrante del equipo de Antropología de Aranzadi Lurdes Errasti, estaba allí en el momento en el que apareció el primer hueso, un fémur de 64 centímetros.

Errasti fue contundente al afirmar que la leyenda que hablaba de la posible sustracción de los restos del gigante de Altzo "acabó el viernes". "La leyenda del personaje sigue y que siempre haya estado aquí la engrandece", añadió Errasti. "Todos habíamos dado credibilidad a la historia de que los restos habían sido robados y nadie pensaba que pudieran estar aquí". Así explicaba Errasti que una búsqueda tan exhaustiva no se haya acometido hasta 2020, cuando han discurrido 159 años desde su fallecimiento. "Hemos encontrado la mayor parte de los elementos del esqueleto, todos en el osario" explicó Errasti, que definió como "sorpresa" el hecho de que, tras ser enterrado en un féretro hecho a medida y después de ello extraído del mismo y transportado al osario, los huesos mostraran tan buen estado de conservación.

Fue Almortza, subraya, quien se empeñó en iniciar esta búsqueda pensando que podía seguir en Altzo. La búsqueda se ha efectuado en un cementerio muy pequeño con un uso "muy continuado", en el que incluso las tumbas cambiado la orientación. En este intenso trabajo los expertos de Aranzadi han estado acompañados por otros llegados desde diversos países, como Suiza o EEUU, atraídos por la posibilidad de hallar los huesos de Eleizegi. "Se han enganchado a esta búsqueda, tanto que uno de ellos se va a quedar aquí", explicó Errasti. Con los datos recopilados en el trabajo de recuperación de los restos Aranzadi elaborará un informe que entregará al Ayuntamiento institución que, junto a la familia, decidirá qué destino dar a los huesos.

Ayer en el cementerio de Altzo–Azpi estaba Pilar Usain Eleizegi, descendiente en quinta generación de Miguel Joaquín. Afirmaba esta familiar que el hallazgo de los restos les había dado "tranquilidad" después de tanto tiempo de rumores y bulos. Con un ramo de flores en honor a su pariente en las manos, Pilar Usain se congratulaba de que se hubieran despejado las dudas existentes y de que definitivamente se supiera dónde descansaban unos huesos de cuyo futuro no quiso avanzar más. Tampoco quiso afirmar nada al respecto el alcalde de Altzo, Txomim Rezola, que lo que sí dejó claro es que la decisión se tomará de forma conjunta con la familia y que el hallazgo de los restos ha sido "una muy buena noticia". Por su parte, Paco Etxeberria señaló que no cree que los huesos "vayan a un museo". "Podemos escanearlos para hacer modelos sintéticos, pero no creo que se expongan. Miguel Joaquín Eleizegi quiso volver aquí y está donde quiso estar", concluyó.

Noticias relacionadas