El príncipe Carlos de Inglaterra da positivo en coronavirus

El monarca, de 71 años de edad, se encuentra “con síntomas leves y en buen estado” aislado en su residencia de Escocia

26.03.2020 | 01:55
Carlos de Inglaterra en uno de sus últimos actos públicos. Foto: Efe

donostia – La Casa Real británica confirmó ayer que el príncipe Carlos de Inglaterra, heredero del trono que ostenta su madre Isabel II, ha dado positivo en las pruebas que le han realizado por coronavirus.

A sus 71 años, y por lo tanto en el grupo de riesgo de la enfermedad, el príncipe de Gales presentaba "síntomas leves" asociados al covid-19, por lo que se decidió hacerle la prueba. No obstante, tal y como explicó en una nota oficial la Casa Real, "se encuentra en buen estado y trabajando desde casa en estos últimos días como de costumbre".

A raíz del positivo, su mujer, la Duquesa de Cornualles, también se ha realizado la prueba, dando negativo. No obstante, ambos se encuentran aislados en su residencia de Escocia.

Por el momento se desconoce cómo habría podido contraer el virus. "No es posible asegurar dónde contrajo el príncipe el virus, dado el gran número de compromisos que ha tenido por su labor pública en las últimas semanas", explica el comunicado.

Dada la preocupación entre la población británica de que su madre, la reina Isabel II, también pudiese estar contagiada, la Casa Real tuvo que aclarar que esta, a sus 93 años, se encuentra en buen estado y no presenta ningún síntoma de haberse contagiado.

La última vez que madre e hijo coincidieron fue el pasado 12 de marzo, el último día que el monarca tuvo un acto público.

agenda cancelada El brote de coronavirus en Reino Unido, que ya ha dejado más de 8.000 casos y al menos 442 fallecidos, ha obligado a la monarquía británica a cancelar buena parte de su futura agenda como las diferentes fiestas que íba a organizar y la visita de Estado que estaba prevista al emperador de Japón esta primavera.

La reina, por su parte, ha adelantado su habitual desplazamiento al castillo de Windsor, que suele llevar a cabo cada Semana Santa, con el objetivo de prevenirse de cara a una epidemia mayor en Londres.