El cine de autor se aposenta en la Berlinale

El festival ha dejado de luchar por el estrellato para concentrarse en la búsqueda de sus directores

22.02.2020 | 23:29
El actor Orion Lee y la directora de 'First cow', Kelly Reichardt.

Berlín – La tercera jornada de la Berlinale estuvo dominada por la sensación de que el cine de autor regresó a un festival internacional que aparentemente ha dejado de luchar por el estrellato para concentrarse en la búsqueda de sus directores. First Cow, dirigida por la estadounidense Kelly Reichardt, y Le sel des larmes, del veterano francés Philippe Garrel, fueron los dos títulos de la jornada a competición, ambos representantes del cine alejado de los grandes circuitos y más cercanos a lo que la crítica espera de un festival.

El primero se centra en dos pioneros deambulando por el estado de Oregón, sobre 1820. En lugar de buscar oro o traficar con pieles, tratan de ganar dinero con buñuelos amasados con leche robada a la única vaca de toda la región. El segundo incide en la tradición francesa de dejar pasear a sus personajes entre amores en paralelo. En esta ocasión, los de un ebanista del extrarradio que solo venera a su padre.

"Es la historia de dos pacifistas entre seres embrutecidos", explicó sobre First Cow el actor Orion Lee, en el papel de un chino semidesnudo al que encuentra oculto en el bosque un cocinero (John Magaro). El emigrante chino se convertirá en el emprendedor que impulsa al otro a ordeñar, en cuanto cae la noche, una vaca ajena. El buen hacer del cocinero convertirá la leche robada en galletas. Reichardt describió su filme como un "reflejo de muchas cuestiones actuales". Desde la avaricia a la creatividad, de la amistad a la confrontación con un entorno semisalvaje, incluido el de aquellos teóricamente más cultivados.

sabor francés "Quise hacer un filme moderno, aunque de corte clásico", explicó el director francés, respecto a Le sel des larmes, una película rodada en blanco y negro, entre buscadores del amor jóvenes, dispuestos a aceptar toda invitación procedente del sexo opuesto. Garrel, veterano del cine francés y asiduo a festivales europeos, acudió a Berlín con su equipo casi al completo: desde el ebanista Luc –Logann Antoufermo– a las chicas a las que va seduciendo –Oulaya Amamra, Louise Chevillotte y Souheila Yacoud–. La combinación entre la juventud de los personajes y la veteranía del director dejó a la Berlinale ante la sensación de estar frente a una reedición de productos de la escuela Eric Rohmer o François Truffaut, incluida la voz en off que avanza al espectador lo que este no tardará en ver por sí mismo. "Adoro la voz en off. Parecerá redundante, pero ofrece una perspectiva distinta a lo que se ve en la imagen", explicó, sobre una película que discurre entre episodios amorosos y entre lágrimas tan profusas como ligeras.

Las dos películas de la sección oficial de la jornada consolidaron la sensación que dejaron ya el viernes sus antecesoras a concurso: la argentina El prófugo y la italiana Volevo Nascondermi, ambas representantes del cine de autor. La Berlinale se expone a dejar la alfombra roja desprovista del estrellato por el que durante años luchó, y, en general, sin demasiado éxito, al menos respecto a su rival europea, Cannes.

Entre la crítica que sigue el festival alemán se atribuye el giro a la nueva dirección bicéfala, integrada por el italiano Carlo Chatrian –para la parte artística– y la holandesa Mariette Rissenbeek, para la gestora.

"La película es un reflejo de muchas cuestiones actuales en un entorno semisalvaje"

Kelly Reichardt

Directora de ?First cow?