Un monstruo viene a Vitoria

Los dos equipos más en forma de la Euroliga, ambos con nueve victorias en las últimas diez jornadas, se miden en el Buesa Arena con el Baskonia jugándose el 'play off'

31.03.2021 | 23:55
Henry logró secar al exbaskonista Shane Larkin en el partido de la primera vuelta, que se saldó con victoria azulgrana. Foto: Euroliga

El TD Systems recibirá hoy a partir de las 19.00 horas la visita del Anadolu Efes en un momento crítico de la temporada para los azulgranas. El conjunto gasteiztarra ha protagonizado una remontada épica en la Euroliga hasta llegar a situarse en puestos de play off cuando hace unos meses todos lo daban por eliminado. Sus grandes resultados, acompañados de un baloncesto extraordinario, han aupado a los de Ivanovic a la séptima posición gracias a las nueve victorias cosechadas en las últimas diez jornadas. Solo el Barça ha sido capaz de tumbar a los alaveses en ese tramo de tiempo. Sin embargo, si hay otro equipo con argumentos de sobra para arrollar al Baskonia ese es el Anadolu Efes, que encadena una racha prácticamente idéntica a la de los gasteiztarras.

El cuadro de Estambul, a pesar de partir como uno de los favoritos al título por su talentosa plantilla, arrancó la temporada tambaleante. Con nueve derrotas en las primeras 17 jornadas, el Efes de principio de curso distaba mucho de ser el temible equipo que dominó la Euroliga la pasada campaña hasta que la competición se tuvo que detener debido a la pandemia. De hecho, cuando el TD Systems Baskonia visitó Estambul en la primera vuelta, aplicó un duro correctivo a los turcos y se apuntó una victoria fácil por 59-77, dejando a todos los jugadores locales por debajo de los diez puntos, tarea nada fácil cuando enfrente están Larkin, Micic, Simon o Beaubois.

Sin embargo, a medida que Larkin, que arrancó más tarde la temporada debido a una lesión de rodilla, fue cogiendo ritmo, las prestaciones del Efes mejoraron notablemente. De hecho, desde la 18ª jornada los turcos solo han perdido dos partidos y han escalado en la clasificación hasta ocupar actualmente la segunda plaza con 21 victorias y 11 derrotas. Quizás Larkin no esté al nivel del curso pasado, en el que promediaba 22,2 puntos cuando se paró el torneo, pero el exbaskonista sigue siendo una máquina de anotar y generar juego, con 14,9 puntos por partido y 17 de valoración. Junto a Micic, que también ha mejorado sus registros desde la entrada en la rotación de Larkin –promedia 16,4 puntos y 5 asistencias por partido–, forman una pareja exterior implacable contra la que deberán lidiar Henry, Vildoza, Dragic y compañía.

ARMA DE DOBLE FILO El Anadolu Efes echó un capote al Baskonia el martes pasado, ya que su victoria contra el Real Madrid permitió a los gasteiztarras escalar en la clasificación y entrar en puestos de play off, algo que no ocurría desde la primera jornada. Los de Estambul arrollaron al conjunto merengue, que terminó desesperado al encajar un hiriente 83-108. Por si fuera poco, Pablo Laso fue expulsado y Tavares recibió un golpe en la cadera que le impidió terminar el partido.

Sin embargo, el poderío turco se podría volver hoy en contra de los gasteiztarras, que tendrán que cuajar un partido perfecto, similar al protagonizado el martes en cancha del Panathinaikos, si quieren hacer frente al talento de uno de los equipos más en forma del continente. De hecho, esta tarde en el Buesa Arena se verán las caras los dos mejores conjuntos de las diez últimas jornadas, ya que ambos llevan un balance de nueve victorias y una derrota en ese periodo. La buena noticia es que el Efes ya está clasificado para el play off y no tiene la misma urgencia que el Baskonia, pero intentará ganar a toda costa para tener un rival más benigno en las eliminatorias.

El Efes vendrá con todos sus jugadores importantes a disposición, mientras que Dusko Ivanovic sigue sin poder contar con Tonye Jekiri, baja por un esguince en el ligamento interno de su rodilla derecha. A pesar de ello, su ausencia no se notó en exceso contra el Armani Milán y contra el Panathinaikos, por lo que se espera un partido vibrante en el Buesa Arena. Una victoria azulgrana pondría las cosas muy de cara para los baskonistas, que dependerían de sí mismos para entrar en play off en la última jornada contra el Valencia Basket. Una derrota, sin embargo, les obligaría a vencer en la Fonteta y esperar a que el Madrid o el Zenit pierdan uno de los partidos que les quedan. La batalla está servida.