Pases de canasta

'Amazon' azulgrana

Vildoza y Henry se alían para ofrecer un recital en la dirección del equipo y entregar ocho asistencias cada uno

04.03.2021 | 00:24
Henry entregó ocho asistencias y anuló a Spanoulis y Sloukas. Foto: Jorge Muñoz

La puesta en escena del Baskonia ayer difícilmente hacía presagiar lo que iba a suceder en los siguientes cuarenta minutos. En esos primeros compases ante el Olympiacos, el conjunto vitoriano enlazó varias pérdidas de balón y parecía incapaz de sacar su juego del atasco en el que estaba encerrado. Sin embargo todo fue, afortunadamente, un espejismo. Una ilusión que duró lo que los faros azulgranas tardaron en cargas sus baterías para iluminar al equipo con toda su potencia.

Lo que comenzó a ocurrir a partir del segundo cuarto de la contienda. Momento en el que Luca Vildoza y Pierria Henry tomaron el timón del duelo para conducirlo por la vía rápida al puerto seguro del Buesa. Los dos ofrecieron un recital en ambos lados de la pista para desarbolar por completo a sus parejas de baile, dos leyendas de la canasta –Spanoulis y Sloukas– a los que el paso del tiempo comienza a pesarles. Primero elevaron el nivel de su defensa para privarles del oxígeno y sumirlos en la frustración de ver cómo, ataque tras ataque, se estrellaban contra un muro impenetrable. Con manos dignas del mejor carterista, se hincharon a robar balones (cuatro el argentino y dos el estadounidense) y provocar pérdidas que, sin el más mínimo respiro, se transformaban en puntos sencillos para un Baskonia especialista en sacar provecho a los contraataques.

Y fue precisamente en esta vertiente ofensiva donde más lustre sacaron a su actuación. Porque tanto Vildoza como Henry se empeñaron en hacer la competencia a Amazon protagonizando continuas entregas de regalos a sus compañeros. Nada menos que ocho asistencias cada uno entregaron durante el tiempo que estuvieron sobre el parqué. Un excepcional balance que permitió que el juego del ataque gasteiztarra gozara de una fluidez pocas veces vista hasta el momento.

El reparto de los bases azulgranas incluyó todo tipo de paquetes. Tan pronto encontraban el hueco milimétrico para hacer llegar el balón a las manos de los pívots debajo del aro como descolocaban a la defensa del Olympiacos con un pase extra letal que permitía a los tiradores ejecutar a su oponente desde la línea de tres. La generosidad de Henry y Vildoza alcanzó con precisión matemática prácticamente a todos sus compañeros, lo que complicó sobremanera los intentos de Bartzokas por detener la hemorragia.

Y si en algún momento no eran capaces de encontrar la conexión buscada, el plan B se mostraba igual de eficaz. Porque si bien el estadounidense solo lanzó una vez, el argentino contribuyó con 19 puntos –y una notable carta de tiro– a la victoria. Un triunfo servido a domicilio por el particular Amazon baskonista.

noticias de noticiasdealava