Cedidos en el Juaristi Iraurgi

Savkov y Hanzlik, savia fresca baskonista en Azpeitia

Savkov y Hanzlik apuntan buenas maneras esta campaña en el Iraurgi, cuyo técnico resalta su proyección, su humildad y su ética de trabajo

24.02.2021 | 00:35
Hanzlik, un exterior checo también del 2002, defiende a Badio en la final de la Copa LEB Plata.

Apenas 73 kilómetros separan Vitoria de Azpeitia. Es la distancia que dos jóvenes promesas del TD Systems Baskonia de apenas 18 años deben recorrer prácticamente a diario con el fin de tratar de labrarse un nombre en el complejo mundo del baloncesto. No todos consiguen, a la postre, alcanzar la cúspide por razones obvias y más de uno se queda por el camino, pero desde luego por falta de ilusión no será en la maleta de Pavel Savkov y Ondrej Hanzlik.

Tanto el primero de ellos, un escolta ruso en boca de todo el mundo en los últimos días tras su debut con la selección absoluta de Rusia en las recientes ventanas FIBA, como el segundo, un alero checo, actúan ahora en calidad de cedidos en el modesto Juaristi Iraurgi de LEB Plata, donde las cosas no les van nada mal desde el arranque de temporada y están creciendo a pasos agigantados.

Dos jóvenes pertenecientes a la generación del 2002 e inmersos en su primer año sénior que, tal y como sucedió en su día con otros ilustres jóvenes del Baskonia, se ven ahora en la tesitura de tener que picar mucha piedra lejos de la capital alavesa si quieren vestir algún día la camiseta del primer equipo. Para acelerar su proceso de formación e ir fogueándose al más alto nivel, Josean Querejeta y su grupo de trabajo creyeron oportuno el pasado verano que debían volar lejos de Vitoria.

Eso sí, no emigraron demasiado lejos. De ahí su préstamo a un club amigo que hoy en el día es el merecido líder de la LEB Plata y también ostenta el honor de haber conquistado la Copa de la tercera categoría del baloncesto estatal, mucho más exigente de lo que los entendidos en la materia puedan pensar y donde no se reparten precisamente caramelos en los partidos.

Iñaki Jiménez, técnico del Iraurgi y posiblemente la persona que más horas convive con ellos, ha desgranado para DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA las virtudes de dos jóvenes con todavía mucho camino por recorrer pero sobrados de ambición, con los pies en el suelo y, ante todo, una gran ética de trabajo. "Savkov es un escolta que puede jugar de base. En momentos importantes nos ha ayudado ahí, aunque es un dos anotador. Hanzlik también es un exterior, en su caso un dos-tres que sabe echar el balón al suelo. Los dos son muy tiradores y con una buena mano", reconoce de entrada respecto a dos pujantes promesas que llevan varias temporadas dentro de la estructura de cantera del TD Systems Baskonia.

muy trabajadores Lo cierto es que las 24 horas del día se les quedan muy cortas a Savkov y Hanzlik, que por la mañana trabajan la parcela física en Vitoria bajo la supervisión de los técnicos azulgranas y por las tardes acuden puntuales a su cita con los entrenamientos del Iraurgi. Las dos perlas baskonistas han aportado su granito de arena para que el conjunto guipuzcoano haya ganado hasta ahora 14 de los 18 partidos de la LEB Plata. El talentoso ruso de dos metros de altura promedia 12,8 puntos, 2,4 rebotes y 1,9 asistencias en 25 minutos, mientras que el checo de 1,93 metros consigue 9,1 tantos y 1,6 rechaces en 21 minutos.

"Todavía se están desarrollando. Los dos son súper trabajadores y tienen muy claro que quieren jugar y vivir de esto. Les gusta mucho el baloncesto y eso es algo muy importante. Son chicos que han venido siendo prácticamente unos niños y están muy centrados. Su cabeza está bastante bien amueblada. Pavel es muy soviético, es decir cuadriculado. Se nota que vino en edad junior con una formación previa. Quizás Ondrej está más adaptado. Hablan castellano y también están aprendiendo euskera con nosotros", subraya Jiménez.

Con las lógicas reservas, Savkov atesora las virtudes de un potencial killer con el aro entre ceja y ceja. "Le gusta tener el balón, tirar a canasta y, sobre todo, anotar. Es muy buen tirador. Todavía tiene recorrido en el sentido de aprender cosas jugando con bote", desvela el preparador del Iraurgi. Hanzlik carece de unos porcentajes tan espectaculares en el tiro de dos, pero en su día ya fue elegido mejor joven de la Liga EBA con el filial del Baskonia. "Están teniendo partidos de anotar mucho de tres puntos pero también están aprendiendo a fallar y a convivir con el error porque hasta ahora han vivido cómodos. Tienen sus días buenos y sus días malos, algo normal en cualquier chico de 18 años", añade.

mejorar el físico Esta cesión en tierras guipuzcoanas se perfila como un inmejorable punto de partida para dos perlas predestinadas a seguir los pasos de Arturs Kurucs, Sander Raieste o Tadas Sedekerskis. Aunque no siempre gozan de la continuidad soñada a las órdenes de Dusko Ivanovic, sobre todo el letón y el estonio, el Baskonia necesita ir dando cancha poco a poco a sus canteranos no solo por razones deportivas sino también económicas en este difícil contexto generado por la emergencia sanitaria.

"Este año les está viniendo fenomenal. Es un nivel diferente y están teniendo muchos minutos. Por la estructura de equipo han conseguido ser muy protagonistas y el síntoma más claro es que vamos primeros en la clasificación y hemos podido ganar la Copa LEB Plata. Aparte de ello, forman parte de un grupo que está dando un buen nivel. Esto habla perfectamente de ellos y de sus compañeros", valora Jiménez, que destaca el paso al frente dado por ambos jugadores a nivel táctico y también en la vertiente defensiva mediante la asimilación de muchos conceptos que les resultaban desconocidos.

Todavía con un cuerpo bastante liviano, el aspecto físico es algo en lo que tanto Savkov como Hanzlik deberán hacer hincapié a partir de ahora si quieren abrirse paso entre los mejores. El técnico del Iraurgi es consciente de que ambos necesitan aún muchas horas de gimnasio, sobre todo el ruso. "El físico de Pavel todavía es el de un niño. Cuando le vi el primer día, tenía mis dudas acerca de que pudiera jugar bien y ahora está a un nivel tremendo en la liga. A los dos les queda echar más cuerpo, mucho más con la deriva física del baloncesto", confirma.

Y la pregunta del millón queda para el final. ¿Ve Iñaki Jiménez a Savkov y Hanzlik con la proyección suficiente como para competir algún día al más alto nivel tanto en la Liga ACB como en la Euroliga? Como siempre en estos casos, toca armarse de paciencia, a juicio del entrenador que vive su segunda campaña en el Iraurgi. "Si la gente empieza a pensar que, por haber jugado con Rusia, Pavel va a jugar mañana con el Baskonia, creo que no se le haría un favor y no se le permitiría hacer su camino. La gente debe tener paciencia, dejarles que crezcan. Podrán llegar pero con tiempo. El ejemplo son los tres canteranos de esta campaña el tiempo que les ha costado llegar. Tadas parecía que iba a llegar pronto, luego parecía que no y ahora es titular en Euroliga. Hay que tener humildad y crecer poco a poco, por eso Tadas está jugando todo lo que juega. No habrá que colocarles una gran presión sobre los hombros, aunque es positivo que se esté hablando tanto de ellos y se les haga propaganda. El proceso es largo en estos casos, aunque no dudo de que pueden llegar", concluye.

"Se están desarrollando, son muy trabajadores y tienen claro que quieren jugar y vivir de esto"

"Han tenido partidos de anotar mucho de tres, pero también saben convivir ya con el error"

"A los dos les queda echar más cuerpo; el físico de Pavel es aún el de un niño pese a estar a un nivel tremendo"

"La gente debe tener paciencia y dejarles que crezcan, pero pueden llegar al primer equipo"

IÑAKI JIMÉNEZ. Entrenador del Juaristi Iraurgi