Uno a uno: Casi nadie tira del carro

25.01.2021 | 00:19
Fall, eliminado por cinco faltas en un partido para olvidar, trata de levantarse bajo los aros en presencia del rocoso Kalinic. Foto: Área 11

Vildoza Dejó algún ramalazo de talento y alcanzó las siete asistencias, pero en líneas generales fue un base incapaz de dar sentido al juego. También le faltó mordiente cuando compartió pista con Henry y actuó como escolta.

Sedekerskis Notable contribución en el rebote y poco más. De nuevo le faltó algo más de arrojo y personalidad para jugarse balones en posiciones francas. Sin ese descaro, corre el riesgo de quedarse estancado.

Giedraitis Uno de los jugadores que más empuje está perdiendo, en parte por el extenuante desgaste físico al que se ve sometido. Pírricos guarismos ofensivos y desbordado por el poderoso físico de Kalinic.

Jekiri Insuficiente poderío físico bajo los tableros. Tras un esperanzador arranque de curso, ha involucionado en casi todos los aspectos del juego. Tobey le ganó la partida con claridad. Apenas aportó músculo.

Polonara El baskonista más valorado, aunque también estuvo por debajo de su nivel habitual. Lució en algún tramo su buena muñeca desde el 6,75 sin llegar a entrar en combustión plena. Otro que acusa los esfuerzos.

Henry Parece consumido por el titánico esfuerzo de los primeros meses de la temporada. Escasa ración de minutos y mala toma de decisiones cuando estuvo al frente del timón. Varias pérdidas le delataron.

Peters También se echó de menos su pegada en ataque desde la línea del 6,75 con una reveladora carta de tiro (0 de 5). Falló más que una escopeta de feria ante el aro taronja y atrás tampoco inyectó dureza.

Dragic El baskonista más entonado, sobre todo en una notable primera mitad donde fue un cuchillo en las transiciones. A raíz del fuerte golpe contra el suelo de Prepelic, tuvo que abandonar la cancha.

Fall Una tarde-noche desquiciante a todos los niveles. Salió casi a falta por minuto y fue eliminado al comienzo del último cuarto. No termina de coger la ansiada regularidad ni asentarse. Muy endeble atrás.

Raieste Juega muy de vez en cuando y ayer, al menos, aprovechó sus minutos para reivindicarse cuando la derrota ya era una evidencia. Sin embargo, difícilmente aparecerá en los momentos de la verdad.

Kurucs Recurso a la desesperada de última hora que tampoco inyectó dureza ni frenó el desplome azulgrana. Trató de pegarse como una lapa a Prepelic, pero el esloveno le dejó en evidencia en alguna ocasión.

Diop De nuevo relegado al ostracismo por Ivanovic hasta su aparición dentro del último cuarto y el tercer 'cinco' en la rotación interior. Cuatro solitarios minutos en los que no tuvo tiempo para casi nada.