Unicaja7991Baskonia

La pegada de un peso pesado

El Baskonia se rehace tras un horrible inicio y somete con claridad al Unicaja para amarrar la vitola de cabeza de serie en el sorteo copero

11.01.2021 | 00:09
El alero de Unicaja Tim Abromaitis (d) pelea un rebote con Tadas Sedekerskis, del Baskonia, durante el partido de la Liga Endesa disputado este domingo en el Palacio de los Deportes José María Martín Carpena, en Málaga.

Fue una jornada maratoniana con final feliz. La vitola de cabeza de serie para el sorteo de la Copa del Rey llegó casi de madrugada tras el imprevisto de un largo retraso en el salto inicial que no alteró los biorritmos de un Baskonia sumergido en un pletórico estado de forma. El suspense apenas duró el cuarto inicial, el tiempo que necesitaron los solistas de la orquesta azulgrana en interpretar una sinfonía total de baloncesto. Por ende, el equipo vitoriano accederá al torneo del K.O. desde una posición de preferencia y, en teoría, tendrá un primer escollo en cuartos menos exigente.

El visitante que entró con serias dudas en el partido se revolvió de forma magistral para remontar 16 puntos con una suficiencia pasmosa y sepultar las esperanzas del cándido Unicaja, tiroteado sin piedad y devastado por la monstruosa facilidad anotadora de los pupilos de Ivanovic. El Baskonia dio continuidad a sus notables actuaciones de los últimos tiempos y se llevó por delante a un rival sin gasolina, físico ni intensidad para soportar tanto directo a su mandíbula.

La tropa vitoriana acreditó la pegada propia de un peso pesado para sumar un nuevo triunfo en el frente doméstico. Lo hizo sobreponiéndose a un primer cuarto de difícil digestión en el que tendió una alfombra roja para el lucimiento malagueño. Por fortuna le sobró tiempo y halló múltiples rendijas para colarse en un partido donde Diop salió del ostracismo, Polonara confirmó definitivamente su condición de jugador franquicia y tanto Peters como Giedraitis pusieron de manifiesto que se les caen los puntos de los bolsillos.

Fuera de la vertiente deportiva, la emergencia sanitaria continúa deparando situaciones insólitas y el Baskonia dio buena fe de ello en una jornada surrealista que recortará su tiempo de descanso para afrontar otra doble jornada de Euroliga. Con dos trascendentales salidas a la vuelta de la esquina a Estambul y Tel Aviv, el enorme cansancio a cuestas supondrá un problema añadido.

La ACB informó a última hora de la mañana que el inicio del partido se retrasaba tres horas y media por el positivo de uno de los árbitros encargados de impartir justicia. La terna designada para la ocasión estaba incapacitada para ejercer su labor y en su lugar patronal buscó a contrarreloj una solución que, a la postre, se quedó a medias. El duelo fue dirigido hasta el intermedio por tan solo dos colegiados porque Martín Caballero, el tercero en discordia, no se presentó en el Martín Carpena hasta el descanso. El principal Antonio Conde había pitado por la mañana en Las Palmas el Gran Canaria-Joventut.

El dominio malagueño resultó abrumador en los albores ante un Baskonia con una escasa mordiente defensiva. El Unicaja vio el aro como una piscina desde todas las posiciones y encontró pasillos realmente asombrosos para anotar canastas con extrema facilidad. Los tiros abiertos locales no se vieron punteados y en ese desapacible escenario cualificados estilistas como Jaime Fernández, Francis Alonso o Waczynski camparon a sus anchas.

toque de cornetaEse 30-14 del minuto 9 supuso el punto de inflexión para la remontada azulgrana. Los grotescos errores de Ferrari en la dirección costasoleña permitieron al Baskonia divisar la luz al final del túnel. En un visto y no visto, arrancó un partido nuevo tras un parcial de 0-13 a favor de los vitorianos. Sedekerskis y Diop dieron una vuelta de tuerca a la intensidad atrás y resultaron básicos a la hora de reanimar a un visitante más vigoroso que llegó al intermedio con las opciones intactas y dio la estocada a la vuelta del vestuario.

Un triple de Vildoza devolvió muchos minutos después la delantera (54-57) a un Baskonia sostenido una vez más por la raza de Polonara. El italiano, bien secundado por unos Giedraitis y Peters de gatillo fácil, volvió a ser la magnífica punta de lanza del conjunto alavés con un repertorio total. Sus tiros hacia atrás a una sola pierna martirizaron al Unicaja, cuya consistencia perdió muchos enteros a medida que transcurrieron los minutos.

La mayor presencia física azulgrana se dejó sentir ante un liviano anfitrión malagueño, atormentado por sus sensibles bajas y su falta de músculo en varios emparejamientos. Para minar del todo la moral de los locales, un triple de Peters desde diez metros tras un saque de fondo de Henry clausuró un tercer cuarto convertido en un incontestable monólogo baskonista. El Unicaja ya no pudo despojarse los fantasmas que le aterrorizaban.

las claves

Rehacerse tras un pésimo comienzo La puesta en escena del Baskonia dejó mucho que desear y el Unicaja consiguió despegarse en el marcador con ese inquietante 30-14 del minuto 9. Los grotescos errores de Ferrari en la dirección andaluza permitieron a los alaveses ver la luz al final del túnel y remontar la contienda con suficiencia.

Exhibición completa La entrada de Tadas y Diop dio una vuelta de tuerca a la intensidad azulgrana. Ambos canteranos brindaron un plus de energía, mientras que en ataque emergió la calidad de Peters, Polonara y Giedraitis para abrir unas grietas enormes en un cándido Unicaja. La superioridad física de los hombres de Ivanovic hizo el resto.

el entrenador

2Ivanovic Supo leer a la perfección lo que demandaba el partido ante la falta de físico del Unicaja. Alineó quintetos con mucha envegadura que permitieron la resurrección de un Baskonia demasiado tierno en los primeros compases. Encontró en Diop y Sedekerskis a los dos bastiones defensivos de la remontada. Dio confianza por fin al senegalés siendo esta vez Fall quien pasó de puntillas por el Carpena.

la figura

Peters

Definitivamente se le caen los puntos de los bolsillos. Acribilló al Unicaja con una portentosa exhibición ofensiva. Excelentes porcentajes de acierto tras ver el aro andaluz como una piscina.

16

puntos de desventaja

El TD Systems tuvo que remontar una diferencia significativa en el Martín Carpena (30-14).

Diop y Sedekerskis levantaron al visitante con su esfuerzo en labores defensivas; Peters y Polonara brillaron con luz propia en ataque

La abrumadora superioridad física sostuvo durante todo el partido a un equipo vitoriano que dio continuidad a su excelente momento de forma