TD Systems Baskonia8467Morabanc Andorra

Fall bloquea el ímpetu del Andorra

El TD Systems Baskonia se impone sin sobresaltos a un Andorra que se estrelló con el gigante pívot después de un buen primer cuarto

02.01.2021 | 23:32
Fall, muy superior en altura a sus rivales, sembró terror en ambos lados de la cancha. Foto: Josu Chavarri

Vitoria – El TD Systems Baskonia logró ayer su quinta victoria consecutiva, que le sirve para empezar con buen pie el nuevo año y seguir avanzando con paso firme en la competición doméstica. Enfrente tuvo a un Morabanc Andorra al que la bombilla solo le duró un cuarto y que se fue empequeñeciendo ante la altura de Fall, que acabó a base de mates y tapones con las opciones de victoria del rival. A partir del descanso, los gasteiztarras amasaron una ventaja cercana a los diez puntos que mantuvieron hasta el final. Los de Ibon Navarro, como un piloto de carreras que ve a lo lejos al coche del líder pero que sabe perfectamente que su coche es más lento que el de delante, siguieron pisando el acelerador hasta que se les acabó la gasolina.

El partido comenzó con un intercambio de golpes por parte de ambos equipos en el que por un momento, con el 10-5, pareció que la mayor calidad del Baskonia se imponía y comenzaba a marcharse en el marcador, pero eso no sucedería hasta la segunda parte. Las pérdidas por pases precipitados o defectuosos del conjunto local permitieron al Andorra jugar con espacios en transición y encontrar a sus tiradores abiertos, que estuvieron especialmente acertados en el arranque con cinco triples en el primer cuarto. Tras un desastroso parcial de 0-15, Dusko Ivanovic se vio obligado a introducir cambios en el quinteto y la entrada de Fall sirvió para romper el parcial y hacer que los andorranos empezaran a preocuparse más por defender al enorme pívot que por enchufar. El Baskonia logró acercarse hasta el 18-23 con el que terminó el primer cuarto.

En el arranque del segundo, Sergi García, crecido ante su exequipo después de meter dos triples consecutivos, se obcecó en jugarse las posesiones con tiros exteriores y en su duelo individual con Henry el base baskonista demostró por qué el mallorquín apenas contó con minutos durante su estancia en Vitoria el curso pasado. El norteamericano, Fall y un notablemente eficiente Sedekerskis guiaron al Baskonia en el segundo cuarto, en el que apretó las tuercas en defensa y dejó al Morabanc Andorra en solo 14 puntos, incapaz de superar el muro construido por Fall en la zona y con el único recurso del lanzamiento desde más allá de los 6,75 metros y de las canastas en transición tras pérdida local. A pesar del pésimo arranque, el Baskonia llegó al descanso con 42-37 en el marcador.

Corrección táctica Al regresar de vestuarios, Ivanovic quiso evitar que se repitiera la caraja del inicio del partido y cambió el quinteto casi por completo, introduciendo a los hombres que mejor rendimiento le habían entregado en la primera parte: Henry, Tadas, Giedraitis, Peters y Fall. La variante funcionó y el conjunto azulgrana alcanzó pronto un renta de doble dígito (47-37), que logró administrar, no sin complicaciones, durante el resto del partido. A partir de entonces, el partido se volvió más trabado, más lento, con posesiones en estático, algo que, visto lo visto, beneficiaba más al Baskonia que al Andorra, escaso de ideas en el cinco para cinco.

Los de Dusko Ivanovic entraron en el último cuarto con ocho punto s de ventaja y con cierto cansancio, que se dejó notar también en el cuadro rival. A pesar de que el TD Systems Baskonia no logró anotar en los tres primeros minutos del cuarto decisivo, el equipo de Ibon Navarro no fue capaz de aprovecharlo para poner en apuros a los locales. En los cuatro primeros minutos, el parcial fue de 2-3, pero el Baskonia logró ajustar la mirilla y romper el partido. Una canasta de Henry, un 2+1 de Fall y un triple de Giedraitis pusieron el 69-56 en el electrónico, muy difícil de remontar por el Andorra, que a partir de entonces bajó los brazos y se dejó llevar.

Al final, hubo tiempo hasta para dar minutos a Raieste y Kurucs, que formaron parte de un quinteto insólito acompañando a Henry, Tadas y Fall. El único que se quedó sin jugar fue Diop, el capitán, a quien se le vio menos contento que sus compañeros en la habitual piña posterior a la bocina final. En cualquier caso, victoria cómoda para el Baskonia, que le acerca a su objetivo de ser cabeza de serie en la próxima Copa. Además, se permitió el lujo de dar un pequeño descanso a Giedraitis y compañía en los minutos finales, algo que solo ha sucedido en contadas ocasiones esta temporada, en la que el conjunto baskonista parece suscrito a los finales agónicos.

las claves

Superioridad bajo el aro El Morabanc Andorra fue incapaz de conseguir canastas fáciles bajo el aro cuando Fall estuvo en la cancha y no le quedó más remedio que abusar del triple. El único que consiguió poner en dificultades al senegalés fue Olumuyiwa, pero sorprendentemente Ibon Navarro no le dio demasiados minutos.

Cambio de quinteto tras el descanso El arranque del partido fue desastroso para el Baskonia, que encajó un parcial de 0-15 en los primeros compases. Tras el descanso, Ivanovic quiso evitar que se repitiera la situación e introdujo de inicio a Henry, Fall y Sedekerskis, los más destacados en la primera parte.