Joventut8382TD Systems Baskonia

Un triple de Bassas evita la heroica

El Baskonia, irreconocible en la primera parte, muere en la orilla tras remontar quince puntos de desventaja liderado por Pierria Henry

25.10.2020 | 01:29
Tadas Sedekerskis trata de conseguir una canasta ante la oposición de Simon Birgander. Foto: ACB Photo / D. Grau

Vitoria Ferrán Bassa fue ayer el encargado de aguarle la fiesta a un TD Systems Baskonia que no pudo culminar una remontada heroica y que perdió el partido con un triple sobre la bocina del base catalán. Los locales llevaron las riendas del encuentro desde el principio, apoyados en su gran labor defensiva, pero sobre todo en la sequía exterior que arrastraron los hombres de Ivanovic hasta los minutos finales del tercer cuarto. El técnico montenegrino, tras verse quince abajo en el marcador al descanso, decidió volver a exigir a sus jugadores de confianza una sobrecarga de minutos inhumana que sirvió para invertir el marcador, pero el equipo azulgrana terminó muriendo en la orilla y Vildoza en el banquillo por una sobrecarga en el gemelo.


Uno de los dos equipos demostró desde el primer minuto tener más ganas de llevarse la victoria. El TD Systems Baskonia probó de su propia medicina y se encontró de inicio un Joventut muy intenso en defensa, capaz de robar y salir rápido en transición. En la faceta ofensiva se dejó guiar en la primera mitad por Ferrán Bassas, la gran e inesperada estrella del partido. El base catalán se dedicó a tirar de tres, lo que mejor sabe hacer, y lo hizo con acierto extraordinario. Los tres primeros lanzamientos exteriores que intentó acabaron dentro del aro y terminó el primer cuarto con 14 puntos en su casillero, 12 de ellos desde la línea de tres, en lo que fue un adelanto de lo que ocurriría en la última posesión. Dragic no fue capaz de contenerlo e Ivanovic intentó frenar la sangría cambiándolo por Kurucs, sin demasiado éxito. Vildoza dejó una bandeja a aro pasado de hermosa factura y dos triples que impidieron que el Joventut se escapara excesivamente en el marcador, que llegó 26-19 al final del primer cuarto.

En el segundo Bassas no estuvo tan acertado, pero los gasteiztarras estuvieron mucho peor aún. La ventaja de siete puntos se mantuvo durante un tiempo, pero los azulgranas empezaron a abusar del lanzamiento exterior inexplicablemente. Esta vez les falló la puntería y los Henry, Giedraitis, Peters, Polonara y Dragic no lograron hacer daño desde fuera a la defensa de Carles Durán, lo cual fue una bendición para los locales. Los gasteiztarras terminaron el segundo cuarto con una paupérrima tabla de tiro y solo dos aciertos de tres en catorce intentos. Los locales, sin embargo, no tuvieron el mismo problema y entre Tomic y sus lanzadores estiraron la ventaja hasta los quince puntos al descanso.


EL DESPERTAR DE HENRY Ivanovic se marchó con evidente cara de disgusto al vestuario e intentó encontrar una fórmula que ayudara al equipo a invertir la dinámica y recuperar su esencia. Para ello, cambió el quinteto e introdujo a Diop por Jekiri, que no jugó en toda la segunda mitad, y a Henry por Dragic, cuya defensa a Bassas no convenció al montenegrino. Poco después entró en pista Youssoupha Fall, desaparecido de la rotación en los últimos partidos y uno de los factores que cambió la dinámica del encuentro con su poderío en el rebote y más acierto del que acostumbra en sus decisiones. Sin embargo, lo que realmente dio la vuelta al partido fue el triple que Henry anotó en el minuto ocho del tercer cuarto, el primero de su equipo en la segunda mitad.
El norteamericano, al igual que en otras ocasiones este año, volvió a vestirse de héroe e hizo trizas todo el trabajo del Joventut con una segunda parte inconmensurable. El electrónico marcaba 62-53 al inicio del último cuarto y un parcial de 0-10 liderado por Henry y Polonara reinició el partido con el 65-65. La remontada parecía un golpe psicológico demasiado duro para los locales, pero se mantuvieron en el partido gracias a Tomic y no se vinieron abajo cuando Fall puso el 76-81 en el marcador en los últimos minutos. Aguantar el aluvión baskonista les permitió sacar partido al cansancio acumulado por el cuadro visitante, con Vildoza K.O. por una lesión en el gemelo y Henry exhausto. El norteamericano tuvo la oportunidad de poner el 80-83 en el marcador, pero falló el segundo de sus tiros libres y eso dio una oportunidad al Joventut a 10 segundos para el final. Los verdinegros corrieron la cancha y buscaron a Bassas, desaparecido desde la primera mitad pero con los ánimos todavía por las nubes. El catalán se clavó y su disparo fue directo al corazón baskonista. Esta vez el Baskonia acusó el cansancio. Y aún es la séptima jornada.

 

las claves

Acierto desigual en el lanzamiento Al TD Systems Baskonia le falló la puntería hasta el final del tercer cuarto, cuando Pierria Henry desatrancó el acierto exterior del Baskonia y dio comienzo la remontada azulgrana. Todo lo contrarió ocurrió en el cuadro local, que contó con un iluminado Ferrán Bassas.

 

Cansancio al final Dusko Ivanovic sentó los pilares de la remontada en reducir al mínimo la rotación en la segunda mitad y forzar que Henry, Vildoza y Giedraitis estuvieran prácticamente todo el rato en pista. La estrategia funcionó, pero al final lo terminó pagando con la lesión del argentino y el desacierto por agotamiento de Henry.