Euroliga hoy a las 21.00 horas

Enfrentamiento desigual

Un Khimki bajo mínimos debido a las bajas por contagios y lesiones visita a un Baskonia obligado a sacar partido de la situación y ganar para recuperar confianza

16.10.2020 | 01:20
El último partido del Baskonia en casa en Euroliga se saldó con una exhibición de Henry para ganar al Real Madrid. Foto: Iñigo Foronda

Vitoria – El TD Systems Baskonia recibe hoy a partir de las 21.00 horas al Khimki moscovita con la obligación de lograr su segunda victoria en la Euroliga. Las lesiones y los casos de covid-19 se han cebado con el conjunto ruso, que intentará la machada con una plantilla de nueve jugadores, uno más del mínimo exigido por la Euroliga, en la que están incluidos los canteranos Sharapov y Evstigneev, que tendrán un papel secundario y han viajado para que el equipo pueda competir y evitar perder 20-0, norma que, no obstante, la Euroliga se está planteando cambiar. Solo con las bajas del Khimki se podría montar un equipo de lo más interesante. Hoy no se vestirán de corto ni Shved, ni McCollum ni Karasev, los tres lesionados, y tampoco lo harán Monroe, Brashkov, Mickey, Voronov y el exbaskonista Janis Timma, todos ellos positivos en covid-19.

El que si estará será Dairis Bertans, al que el equipo recupera después de que no pudiera participar en el duelo del pasado miércoles contra el Real Madrid, en el que solo contó con el mínimo de ocho integrantes. Ante esta situación, todo lo que no sea una victoria hoy del TD Systems Baskonia será un fracaso. El conjunto de Dusko Ivanovic, que viene de perder contra el UCAM y el San Pablo Burgos en la ACB y contra el Estrella Roja en Euroliga está necesitado de una victoria para recuperar confianza y difícilmente se encontrará con una oportunidad mejor para lograrlo. Sin embargo, no debe confiarse, ya que el Real Madrid sufrió para derrotar a los rusos 94-85 el miércoles y Rimas Kurtinaitis cuenta con jugadores de primer nivel sobre la cancha, especialmente en la pintura. Allí estarán el sueco Jonas Jerebko, que ha hecho carrera en la NBA, y el atlético Devin Booker, gran intimidador, reboteador y amenaza bajo el aro.