Segura marcha de pesos pesados

La enésima reconstrucción

Con la segura marcha de pesos pesados como Shengelia o Shields, el Baskonia se verá obligado un verano más a reinventarse

02.07.2020 | 00:37
Shengelia esquiva la presión de Mirotic para lanzar a canasta en la final liguera. Foto: ACB Photo/M. Pozo

vitoria – Tras los fastos de un título liguero que casi nadie esperaba, llega la hora de arremangarse para uno de los veranos más movidos en las oficinas del Buesa Arena. Toca reconstruir un equipo que ha sido campeón contra todo pronóstico y esa promete ser una tarea titánica para Josean Querejeta y su grupo de trabajo, conscientes de que las estrecheces económicas derivadas de la pandemia obligarán a una rebaja del presupuesto y mermarán las posibilidades de incorporar sustitutos de calidad que compensen la pérdida de algunos pesos pesados en manos de Dusko Ivanovic.

El técnico montenegrino será el encargado de pilotar un proyecto con todavía muchas incógnitas. Toko Shengelia emigra a Moscú y el Baskonia perderá al icono que ha tirado del carro dentro y fuera del vestuario en las últimas seis temporadas. Su ficha de cerca de dos millones de euros es insostenible para las arcas del Buesa Arena y el acuerdo para el traspaso con el CSKA se hará público en breve. Un hueco muy difícil de llenar por lo que significaba el capitán georgiano, convertido en el alma de un equipo y en el que tenía una ascendencia brutal.

También emigrará con destino al Armani Milan un Shavon Shields que, habiendo sido una pieza clave en la conquista de la cuarta ACB de la historia, no ha colmado del todo las expectativas más elevadas y también se alejaba de los parámetros económicos en los que puede moverse el club. Revalorizado en Valencia, otra referencia que podría hacer las maletas en el caso de que llegue una suculenta oferta no es otro que Luca Vildoza, coronado como MVP de la fase final de la ACB tras una temporada en la que unas persistentes molestias en el hombro le han llevado por la calle de la amargura. También se especula con un posible interés del CSKA por el argentino o incluso el Real Madrid si finalmente Campazzo emigra a la NBA.

Entre las piezas más secundarias, hay salidas que se dan por seguras en estos momentos. Matt Janning, que al menos se redimió de sus numerosos pecados en el último partido ante el Barcelona, y Micheal Eric, una de las grandes decepciones del curso pese a su mejoría desde la llegada de Ivanovic, tienen los dos pies fuera de Vitoria. En el caso del pívot estadounidense, su segundo año de contrato es opcional y el Baskonia deberá activar la cláusula de corte para que haga las maletas. Jayson Granger, un exterior al que apenas se ha visto durante su trienio en Vitoria por culpa de las lesiones, es otro de los candidatos a dejar la nave alavesa. Este escenario tan solo podría variar en el hipotético caso de que acepte una sustancial rebaja de sus emolumentos.

Una de las grandes incógnitas reside en el futuro de Pierria Henry, un base con mejor predisposición para el sacrificio defensivo que para el virtuosismo en ataque cuya continuidad no está nada clara. De hecho, el Baskonia dispone de una opción para rescindir este verano su vínculo de tres temporadas y su ficha no es precisamente barata.

Entre los jugadores que quedan libres, hay un caso muy sensible que mantiene en vilo a la afición azulgrana. Ilimane Diop, convertido ya en uno de los pívots más importantes de la competición, aspira a firmar el primer gran contrato en Vitoria y está por ver si el club podrá satisfacer sus pretensiones económicas. Si el senegalés decide continuar su carrera en España, Querejeta se guarda la baza del derecho de tanteo para intentar retener al que ha sido principal referente interior de esta temporada. Dos piezas sacrificadas del perímetro como Patricio Garino y Zoran Dragic también acaban contrato y difícilmente los dos seguirán en el próximo proyecto teniendo en cuenta que ambos poseen características muy similares. Además de Tadas Sedekerskis, Arturs Kurucs y Sander Raieste, los únicos que parecen tener un hueco fijo a estas alturas en el Baskonia 2020-21 son Achille Polonara y Youssoupha Fall.

los contratos

Luca Vildoza. Hasta 2024.

Pierria Henry. Hasta 2022. Existe una cláusula de corte que el Baskonia puede ejecutar este verano para separar los caminos.

Jayson Granger. Acaba.

Arturs Kurucs. Hasta 2023.

Matt Janning. Acaba.

Zoran Dragic. Acaba, aunque el club tiene una opción para ampliarlo hasta 2021.

Shavon Shields. Acaba y se marcha al Armani Milan.

Patricio Garino. Acaba.

Miguel González. Hasta 2024.

Tadas Sedekerskis. Hasta 2022.

Sander Raieste. Hasta 2021.

Tornike Shengelia. Hasta 2022, pero recalará en el CSKA por tres temporadas.

Achille Polonara. Hasta 2021. El club no ha activado su cláusula de corte y cumplirá su segundo año en Vitoria.

Ilimane Diop. Acaba.

Micheal Eric. Hasta 2021. El club puede cortarle este verano.

Youssoupha Fall. Hasta 2022.

Vildoza se ha revalorizado en la fase final y despierta el interés de grandes equipos; la renovación de Diop se ha encarecido sobremanera

Las únicas piezas casi seguras para el próximo ejercicio son los canteranos (Sedekerskis, Kurucs y Raieste), Polonara y Fall