El txoripintxo

Vuelve el pintxo más solidario por San Prudencio

Este San Prudencio vuelve el txoripintxo a las campas de Armentia a beneficio de los que más lo necesitan. En esta ocasión es para que Zaporeak ayude a los refugiados en Kara Tepe (Grecia)

25.04.2022 | 00:14
Zaporeak cocinando para uno de los campos de refugiados en Grecia. Foto: Juan Ignacio Arce

Vitoria – Este San Prudencio va de sabores. De ese placer de volver a degustar la fiesta por el patrón de Álava casi como antes de la pandemia, gracias a las 80 actividades previstas. De esa agradable sensación de paladear el tradicional txoripintxo solidario, ya que tras el parón por el covid volverá este jueves también a las campas de Armentia a partir de las 11.30 horas en medio de la mejor compañía y de ese buen sabor de boca que deja este tentempié y no solo por lo bien que sabe ese sabroso pan de bollo con la txistorra de su interior, sino porque adquiriéndolo por el módico precio de un euro más la voluntad se ayuda siempre a las personas que lo necesitan. En este caso, a unas que todavía lo siguen pasando muy mal: los refugiados de los campos de Grecia. Por eso todo lo que se recaude ese día irá destinado a Zaporeak (sabores), la asociación sin ánimo de lucro que ofrece comida digna a esas personas refugiadas que llegan a Europa. En concreto, todo los fondos de ese día irán para financiar las comidas que se cocinen en el campo de Kara Tepe, donde hay unos 3.000 refugiados, el 40% niños.

Pero poder hacer realidad esta iniciativa en la que colaboran, entre otras entidades DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA, con la ayuda de la Junta Administrativa de Armentia, sería imposible sin personas como Juan Ignacio Arce o Aurora San Vicente. Un matrimonio jubilado de Vitoria que se ha encargado de coordinar el txoripintxo solidario y que empezó a colaborar con Zaporeak en el año 2016 tras la recomendación que les hizo un buen amigo, "que colaboraba con Salvamento Marítimo Humanitario donde estaban en el Egeo salvando a gente con lanchas. Cuando volvió nos dijo que había mucha necesidad de gente que fuese a cocinar allá", recuerdan.

A pie de campo Así que ellos no se lo pensaron dos veces a la hora colaborar activamente con Zaporeak y fueron a Chíos donde durante un mes estuvieron cocinando para los refugiados. Una experiencia dura por todo lo que allí vieron y porque es mucho trabajo, "de 7.00 a 16.00 horas, aunque sabes a lo que vas. Allí no hay fiestas", pero buena, "con buen ambiente". Por eso, no dudaron en repetirla en Lesbos, donde estuvieron tres veces, y en Atenas, donde estuvieron dos veces, porque, como dicen, "es difícil que pueda transmitir aquello, si no lo ves", cuentan respecto a esos campos de refugiados, algunos de ellos, similares a los de concentración, como lamentan: "Este campo ya ves cómo está: cerrado y alambrado", dice Arce mientras señala una foto que hizo con su móvil. "No pueden entrar ni salir", añade San Vicente.

Por eso, como remarcan, su situación no se parece al otro tormento que también están pasando los refugiados ucranianos a raíz de la invasión rusa, "porque ellos se pueden ir al país que quieran. El problema es la diferencia de criterio en cuanto a refugiados. Ahora se ha visto claramente. No se les ha tratado igual a los ucranianos que a estos porque no se les permite nada".

De ahí también la importancia de echarles una mano. "Les falta lo más básico: la alimentación porque la que les dan...", lamentan.

Arce detalla que allí se llegan a repartir hasta 1.200 comidas diarias, "así que imagínate lo difícil que es conseguir dinero para conseguir los productos que se necesitan".

Por eso, animan a todas las personas que el jueves se acerquen a las campas de Armentia a pedir un txoripintxo solidario a favor de Zaporeak: "Que solo piensen, si han visto lo de Ucrania y se les han conmovido el corazón, que en Lesbos las condiciones son muchísimo peores porque no les dejan salir. Son seres humanos y como tal, en este momento necesitan nuestra ayuda, que no es más que para alimentarles, que es lo básico".

Al detalle

Txoripintxo solidario. La iniciativa en la que colabora DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA vuelve este San Prudencio a las campas de Armentia. Se podrá adquirir en un stand desde las 11.30 horas por un euro más la voluntad.

A beneficio de Zaporeak. Todo lo que se recaude irá destinado para Zaporeak con el fin de financiar las comidas que se cocinen en el campo de refugiados de Kara Tepe (Grecia).

La frase

Aurora San Vicente y Juan Ignacio Arce "EN lesbos las condiciones son muchísimo peores que las de los refugiados ucranianos"

Este matrimonio de Vitoria forma parte de Zaporeak.

La cifra

11.30

Horas. Comienzo del pintxo solidario el día de San Prudencio.

noticias de noticiasdealava