Infraestructuras

El puente de Arganzón ya tiene licencia ambiental

La Junta de Castilla y León da luz verde al futuro puente sobre el Zadorra, que permitirá conservar la pasarela medieval que salva el cauce

01.06.2021 | 00:13
Vista del puente medieval que se intenta preservar.

La delegación territorial en Burgos de la consejería de Fomento y Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León ha aprobado el informe de impacto ambiental del proyecto de ejecución de las obras del puente sobre el río Zadorra en La Puebla de Arganzón y su conexión con la carretera A-4345 a Tuyo, promovido por ese Ayuntamiento, y en el que se determina que el proyecto no tiene efectos significativos sobre el medio ambiente.

El proyecto consiste en la realización de un nuevo puente sobre el río Zadorra en La Puebla de Arganzón y su conexión con la carretera A-4345 a Tuyo, todo ello para salvaguardar la integridad del puente medieval, que es el paso que se utiliza en la actualidad.

Según el informe, la alineación en planta del nuevo viaducto es recta, y su rasante viene fijada por la actual calle, que es prolongación de la carretera CL-127. La sección transversal del tablero alberga dos carriles, uno por sentido, de 3,50 metros de anchura cada uno, y sendas rigolas laterales de 0,40 metros de ancho, totalizando una anchura total de calzada de 7,80 metros. En paralelo se dispondrán dos bandas de acera de 1,50 metros de anchura, que tienen continuidad en toda la longitud del puente. El puente ha proyectado los estribos fuera del cauce, y está diseñado para permitir el paso de canalizaciones de servicios de una a otra orilla.

Para su conexión con la carretera A-4345 a Tuyo se estudian tres alternativas. En dos de ellas se analiza la posibilidad de conectar el estribo norte del puente con la carretera que va a Leciñana de la Oca, ensanchando esta hasta su conexión con la carretera A-4345, o bien, conectar directamente el desembarco del puente con la carretera A-4345, mediante un vial de nuevo trazado. La longitud total de cada alternativa es de 1.356 metros la alternativa 1, 1.177 metros la 2, y 1.141 metros la alternativa 3. El estudio no se decanta por ninguna en particular.

En lo que respecta al nuevo puente, se ha optado por una estructura integrada con el entorno y encajada en el cauce del río. El proyecto contempla posibles afecciones sobre las que adopta medidas preventivas y correctoras, así como un plan de restauración que abarca los terrenos afectados por la variante de carretera nueva en cuanto a taludes y adaptación de obras de drenaje, así como los terrenos alterados de la ribera del Zadorra mediante estaquillados y plantaciones, entre otras medidas.

En el informe de impacto ambiental, aunque no se han detectado inconvenientes para poderlo construir, sí que se han establecido medidas preventivas para evitar incidencias de todo tipo. Así, se fijan normas para el replanteo de las obras e instalaciones auxiliares. Se garantizará que las obras, movimientos de maquinaria y de tierras se reduzcan a los mínimos imprescindibles y se realicen en los momentos en que menores efectos negativos produzcan sobre las personas, los cultivos y la fauna doméstica y salvaje, restaurándose el paisaje a su estado anterior lo más fielmente posible y eliminando acopios sobrantes.

En cuanto a la protección del suelo se establece que la capa de tierra vegetal se retirará de forma selectiva para ser utilizada en la restauración de las áreas degradadas, estacionamientos, conducciones y vertedero de estériles. Respecto a la vegetación, se eliminará solo la estrictamente necesaria para la colocación de la infraestructura del puente, realizando su restauración posterior con especies autóctonas y del hábitat de interés comunitario. El mismo cuidado se tendrá en cuanto a la protección de la fauna, parando las obras entre abril y agosto inclusive, para evitar daños en época de cría de fauna ribereña, incluido el visón europeo.

Junto a ello habrá impedimentos para que no se produzca ningún vertido al río, se evitará ocupar zonas que pertenezcan a vías pecuarias, garantizando en todo momento (durante las obras), el tránsito ganadero y todos los residuos generados durante la fase de obras y funcionamiento de la actividad, así como durante la restauración y recuperación de zonas auxiliares serán separados y entregados a gestores autorizados.

La posibilidad de construir ese puente, de momento de redactarse el proyecto, procede de la última legislatura del PP, gracias a una partida económica propuesta por el PNV para apoyar los Presupuestos del Estado para 2018.

noticias de noticiasdealava