Kulturkon no comparte el cierre de la casa de cultura de Llodio hasta el fin de las obras

Agentes culturales abogan por la ocupación parcial y transitoria de espacios

07.01.2021 | 00:49
Vecinos de Llodio participan en la elaboración del mapa cultural.

La intención institucional de dejar cerrada la casa de cultura de Llodio –salvo los espacios destinados a sala de exposiciones, euskaltegi y kzgune– mientras no culminen las obras de reforma interior, que tiene previsto abordar en el complejo del parque Lamuza la Diputación, con finalización prevista en 2023, no ha gustado a algunos agentes culturales que, desde hace más de tres años y herederos de la labor previa realizada por SOS Parkea, trabajan en el proyecto Kulturkon. Una iniciativa cuyo objeto es sentar las bases para una discusión abierta sobre el futuro cultural del municipio y, en especial, sobre el parque de Lamuza, sus edificios y su entorno.

De hecho, en la nota remitida a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA, consideran que "en ningún caso debe paralizarse la actividad cultural en el parque y su entorno" y, aunque están a la espera de reunirse con el Ayuntamiento para que aclare mejor su postura, sí consideran que "puede y debe" estudiarse la posibilidad de establecer una intervención en los edificios del complejo de Lamuza por fases, que permita el uso de diferentes zonas del edificio de manera compatible con las obras.

Asimismo, piensan que pueden construirse en el entorno edificaciones con usos provisionales que puedan tener otros usos definitivos posteriores, y que "no solo no tienen por qué suponer inversiones sin retorno, sino que deben ser un gran aliciente para el debate y la definición de los proyectos futuros", subrayan.

Desde 2015, el tejido asociativo laudioarra ha venido manifestando que, después de decenas de años esperando, ahora no se trata de hacer las cosas con prisas sino de hacerlas bien. Y "desgraciadamente, en el caso del casino y de la casa del frontón no se han hecho todo lo bien que hubiese sido deseable. La colaboración institucional con el tejido asociativo ha sido muy escasa y a regañadientes. Sobre todo, en lo relativo al personal técnico. Pero, posteriormente, ha habido relevos en los responsables técnicos de arquitectura y urbanismo, y esto debería abrir nuevas oportunidades", opinan.

En este sentido, demandan a la Diputación y al Ayuntamiento que, mientras se desarrolla el proceso participativo, es "imprescindible" definir los usos y necesidades para hacer, "esta vez sí, las cosas bien"; que no cierren el edificio de kultura etxea a cal y canto, "dejando la cultura en una situación más que precaria. Les pedimos que hagan justo lo contrario", subrayan, poniendo de ejemplo proyectos culturales que se están desarrollando en Euskadi y en espacios en transición por obras o en proceso de rehabilitación, y que cuentan con el apoyo del Gobierno Vasco y diferentes instituciones provinciales y locales, tales como "las históricas visitas guiadas Abierto por obras a la Catedral de Gasteiz o la más reciente realización de exposiciones fotográficas en las galerías de La Galea; los invernaderos de Uliako Lorebaratza en Donostia; el edificio Astra de Gernika o las fábricas de creación ZWAPP de Zorrotzaurre. Es cuestión de voluntad, si se quiere, se puede", inciden.

Al menos, ésa es la conclusión que han extraído de lo analizado en los planes estratégicos de Cultura de Álava, el observatorio de la cultura de Euskadi y la Agenda 21 europea de la cultura. "Pensamos que en Gobierno Vasco y Diputación debería haber una posición favorable a un reto de esta magnitud. Creemos que el pueblo de Laudio (el tejido social y la corporación en su conjunto) tiene la capacidad para ponerse a la altura del desafío, y colocar sobre la mesa una propuesta ambiciosa de ocupación parcial y transitoria de los espacios actuales, mientras plantea en paralelo un proceso participativo para desarrollar un proyecto cultural de futuro de alto nivel. Laudio (y no solo su cultura) necesitan y merecen un reto así", sentencian.

Y se vuelven a mostrar dispuestos a poner sobre la mesa su aportación y colaborar con personas, asociaciones e instituciones, "para dar con una fórmula adecuada para garantizar un futuro prometedor a la cultura en Laudio". También a integrarse en cualquier nueva dinámica de colaboración y adecuarse a la fórmula más propicia, "siempre que el objetivo sea impulsar un nuevo y moderno modelo cultural participativo de futuro para Laudio", apostillan.