Araba

Los regalos de Reyes: Entre Baby Yoda, dinosaurios y los clásicos de siempre

Los Reyes magos descargan ilusión en los hogares alaveses en forma de variados regalos

07.01.2021 | 00:50
Aitziber Reyes muestra juguetes demandados por niños y niñas.

Melchor, Gaspar y Baltasar han redoblado este año sus poderes mágicos para traspasar fronteras pese a la pandemia y regresar, como todas las Navidades, cargados de ilusión y regalos a los hogares alaveses. Siempre atentos a las nuevas tendencias, pero sin olvidar los clásicos de siempre, sus majestades de Oriente no han perdido detalle de lo que los txikis –y no tan txikis– les han demandado en sus cartas a lo largo de los últimos días. Y así, han guardado espacio en sus enormes equipajes para todo tipo de juegos y juguetes. Algunos de ellos ya pudieron verse ayer por las calles de Vitoria y los pueblos del territorio en manos de sus nuevos dueños, aunque otros muchos se quedaron en casa por sus particulares características.

Es el caso, por ejemplo, de los juegos de mesa, que a lo largo de toda la campaña navideña se han vendido "una barbaridad", quizá como efecto colateral del estricto confinamiento de la pasada primavera. Una época en la que las partidas caseras se convirtieron en rutina. Así lo reconoce Aitziber Reyes desde la juguetería Toy Planet de Gasteiz, donde veteranos como el Trivial –en todas sus versiones–, el Monopoly o el Conecta 4 "todos los años salen muy, muy bien" y también lo han hecho en el atípico contexto actual.

Sin dejar los clásicos, este 2021 tampoco han faltado en las sacas de los Reyes Magos otros clásicos que no pasan de moda y gustan entre la chavalería de todas las edades como los Lego o los Playmobil, también adaptados a los tiempos que corren. Estos Reyes, por ejemplo, han pegado "muy fuerte" según Aitziber Reyes los Lego de Harry Potter, que recrean decenas de personajes, escenas, edificios y todo tipo de escenarios de la exitosa saga de J. K. Rowling.

Pero si hay que destacar algún regalo que en estos Reyes de la pandemia haya sobresalido por encima de todos los demás, desde Toy Planet no albergan dudas. Se trata, más concretamente, de dos muñecos pertenecientes a otras dos conocidísimas franquicias cinematográficas, Star Wars y Jurassic Park, que a base de facturar nuevos productos tampoco han dejado de estar de moda con el paso del tiempo. Ni siquiera entre los más pequeños de la casa.

El temido Indominus Rex, de Jurassic World, y la versión interactiva de Baby Yoda, personaje estrella de la serie The Mandalorian, han batido récords este año entre las peticiones a Melchor, Gaspar y Baltasar. Juguetes para niños de cinco y seis años, pero que también tienen bastante éxito entre los mayores. "Este año han gustado mucho los dinosaurios, pero el más vendido ha sido sin duda éste", apunta Reyes.

Una campaña difícil El prolongado cerrojazo comercial del recién concluido 2020, las restricciones horarias posteriores, el miedo al coronavirus y, derivado de todas estas circunstancias, el cambio de hábitos de compra en favor de las plataformas digitales han marcado a establecimientos como Toy Planet a lo largo de la pandemia. Sin embargo, Reyes celebra que la recién concluida temporada navideña ha ido "bien" para el establecimiento de la calle Cercas Bajas. "Pensábamos que iba a ser bastante peor, pero poco a poco la gente se ha ido animando. Sí que es cierto que está siendo todo un poco diferente y parece que hemos cambiado las tardes por las mañanas, que ahora es cuando solemos tener más gente", reconoce.

A juicio de Reyes, el miedo a salir de casa "sí ha afectado" al flujo de clientes, que "procuran evitar las horas con más aglomeraciones". Además, durante las últimas semanas y meses "muchos" han preferido llamar primero por teléfono a la tienda para comprobar si tenía en stock los juguetes que deseaban adquirir para reservarlos.

Las plataformas digitales "también han hecho daño" según la profesional, aunque Reyes cree que este mal se extiende "al momento en el que empezaron" éstas. "Una vez que comenzó Amazon se empezó a notar. Y ya este año sí que se ha notado un poquito más, porque en el confinamiento la gente se acostumbró a comprar por Internet y a que el pedido llegue a su casa", reconoce.

Los juegos de mesa se han vendido "una barbaridad" a lo largo de toda la campaña navideña, quizá por efecto del confinamiento