Kaixo a un año lleno de esperanza

Maxi Lacruz (Escolapias-Paula Montal): "Ahora toca darle la vuelta a esta realidad y verla con otros ojos"

El equipo directivo de Escolapias-Paula Montal asegura a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA que profesorado, familias y alumnos han sido "unos campeones" a la hora de sobrellevar esta crisis sanitaria y sus consecuencias

05.01.2021 | 00:10
Imagen del inicio del curso 2020-2021, marcado por la pandemia y por el uso obligatorio de la mascarilla.

álava encara el año que entra con optimismo, esperando que la situación mejore con la llegada de la tan esperada vacuna y con el respeto de las medidas de seguridad dictadas por todos los organismos públicos. En ese camino, también desde los centros educativos gasteiztarras tienen la mirada puesta en el futuro, esperando dejar atrás un año complicado, marcado por una crisis sanitaria que ha obligado a profesores, familias y alumnos a dar lo mejor de sí.

"Todos han sido unos auténticos campeones", reconocen Maxi Lacruz y Ana Isabel Cordero, ambas miembros del equipo directivo de Escolapias-Paula Montal, a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA. "Nos sorprende mucho haber llegado al final del trimestre", se sincera además Lacruz, que pensaba que tal y como había comenzado el curso no iba a ser posible. "Sin embargo, creo que somos geniales todos los docentes, y que hemos echado toda la energía para que la educación presencial fuera posible", resume la directora de Escolapias.

Ella le pide al año que entra crecer en ilusión y en esperanza. "Creemos que en este momento se necesita eso a manos llenas". En toda esta andadura, además de a los profesores, menciona a familias y alumnos, que "han sido unos campeones. Las familias también han apoyado mucho, y desde aquí queremos agradecérselo también".

Los alumnos han sabido sacar adelante, al fin y al cabo, sus estudios, a pesar de las restricciones y de las medidas sanitarias, y han demostrado respetarlas "con optimismo". Desde Escolapias ponen en valor el esfuerzo realizado, y detallan que durante el confinamiento y ahora también –ya que están impartiendo clases online a aquellos alumnos que están confinados por precaución o por haber tenido un resultado positivo en las pruebas PCR– están "impresionadas" por cómo se han adaptado "con muchísima facilidad" al ritmo de trabajo que han pautado desde el centro, ya que además de las clases online han realizado las tareas que les encomendaban. En todo este tiempo, han trabajado con la plataforma Google Meet y Ana Isabel reconoce que la respuesta de los alumnos ha sido "impresionante. A nivel tecnológico trabajamos con Ipads, pero el ritmo de trabajo ha sido doble porque acudían a las clases online por la mañana y hacían los trabajos por la tarde".

A esta voz se suma la de Cordero, que añade que a este 2021 y a los trimestres que aún quedan por delante, les pediría una educación en familia. "Desde nuestro colegio nos caracterizamos por la apuesta por las familias, y pediría una educación en familia como comunidad educativa, porque la familia, los alumnos y el personal docente y no docente del centro tenemos que ser eso, una familia, una comunidad educativa pero literalmente".

Y es que, si algo ha puesto de manifiesto esta pandemia, ha sido la necesidad de permanecer unidos a pesar de la distancia física a la que ha obligado el covid-19, ha remarcado –recuerdan desde Escolapias– los intereses comunes de personal docente, alumnado, y familiares de alumnos.

Propósitos En otro orden de cosas, y de cara a este año 2021 que comienza y que, esperan, sea diferente al que queda atrás, Maxi y Ana Isabel han confesado a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA cuáles son los propósitos que se han marcado. La directora de Escolapias anuncia que "más que propósitos, yo quisiera que se hiciera realidad el dar la vuelta a esta realidad, poder verla con diferentes ojos, desde un punto de vista positivo; que veamos qué pistas podemos sacar de esta situación que nos ha tocado vivir y poder darle la vuelta para convertirla en una vivencia más esperanzadora". Por su parte, Ana Isabel añade que "tenemos que trabajar la parte emocional con los alumnos y las familias, porque creo que es un reto que todos los educadores tenemos que tener muy presente, especialmente en estos momentos que estamos viviendo". Según ella, esa parte emocional, la parte de tener la posibilidad de expresar los sentimientos, "tenemos que tenerla los educadores presente, olvidarnos a veces del currículum de las asignaturas para poder llegar al ámbito emocional y que es tan importante para que los resultados académicos puedan ser los óptimos", propone. Por lo tanto, y con estas tareas que ambas se han marcado, se preparan para encarar este nuevo año, y con él los dos trimestres que aún le restan a un curso atípico marcado por el covid-19 pero que no ha quitado la sonrisa ni las ganas de aprender a los más pequeños de la casa.

"Estamos impresionadas por la facilidad con la que se han adaptado los alumnos a esta situación"

Ana Isabel Cordero

Miembro del equipo directivo