La oposición municipal de Vitoria rechaza el presupuesto de 2021

Elkarrekin Podemos vuelve a situar la atención en los permisos para la prospección de gas en Subijana

04.12.2020 | 15:50
Óscar Fernández en un pleno municipal.

Los partidos de la oposición en el Ayuntamiento de Vitoria, EH Bildu, PP y Elkarrekin, se han mostrado críticos ante el presupuesto presentado este viernes por el gobierno municipal de cara al próximo ejercicio 2021, por considerar que no dan respuesta a la pandemia.

EH Bildu ha lamentado que el montante total del presupuesto "se quede por debajo" del de 2020 cuando es necesario realizar "un esfuerzo extraordinario" que impulse las políticas sociales ante la crisis social desatada por el coronavirus.

Su portavoz, Miren Larrion, ha reclamado abordar "un cambio de rumbo" en las políticas municipales que opten por unos presupuestos "expansivos y no reducidos" que se centren en la salud, el fortalecimiento de las políticas sociales, la recuperación económica y la movilidad sostenible, entre otros aspectos.

El PP ha calificado "del todo insuficiente" el presupuesto de cara a afrontar la crisis económica y la recuperación del empleo en Vitoria.

La concejala popular Ainhoa Domaica ha reprochado que faltan "planes de rescate para los sectores más castigados" por la crisis como el comercio, la hostelería y el turismo, así como planes de recuperación del empleo industrial en los sectores aeronáutico y del automóvil, mientras se mantienen proyectos "innecesarios" como el Bus Eléctrico Inteligente.


Pozo de gas

Por su parte, Elkarrekin Vitoria ha desechado alcanzar "ningún tipo de acuerdo presupuestario" si no se paraliza la licencia de exploración del proyecto de gas Armentia-2.

La formación morada ha reseñado que no puede llegar a acuerdos "si el alcalde da vía libre a la extracción de gas en Subijana por la puerta de atrás" y ha expresado que la caída de ingresos provocada por la pandemia "no puede servir para mermar" la salud, la protección social y el empleo.

Elkarrekin Vitoria favoreció con su abstención los presupuestos del 2020. El gobierno municipal, formado por PNV y PSE-EE, requiere del voto favorable o de la abstención de una de las tres formaciones políticas de la oposición para aprobar las cuentas municipales del próximo ejercicio.