Hacienda

Álava decreta el aplazamiento del pago de 56 millones de euros en impuestos a pymes, autónomos y rentas bajas

Los beneficiarios podrán pagar sus tributos en seis cuotas sin intereses

01.12.2020 | 11:49
El diputado general de Álava, Ramiro González.

El Consejo de Gobierno de la Diputación alavesa ha aprobado esta mañana un paquete de 24 medidas fiscales dirigidas a pymes, autónomos y rentas bajas acordadas entre las tres haciendas forales y que, en el caso alavés, suponen más de 56 millones de euros en aplazamientos excepcionales de impuestos.

Tras su ratificación por las Juntas Generales de Álava, estas medidas se unirán a las aprobadas desde los primeros meses de la pandemia para apoyar a los sectores más afectados por las consecuencias económicas de esta crisis sanitaria. Se trata de medidas fiscales que afectan, principalmente, a los impuestos del IRPF y Sociedades que prorrogan hasta 2021 las principales medidas excepcionales que se han aprobado en los últimos meses, y que también crean nuevas ventajas fiscales, adaptadas a la situación actual del tejido económico alavés.

Rentas más bajas

Así, tal y como había adelantado el diputado general de Álava, Ramiro González, se eleva de 12.000 a 14.000 euros el límite que fija la obligación de realizar la declaración de la renta. Además, con el mismo objetivo de favorecer a las rentas más bajas, se establece el límite de 20.000 euros, en los supuestos de más de un pagador, cuando la suma de las cantidades percibidas del segundo y restantes pagadores no supere en su conjunto la cantidad de 2.000 euros anuales.

Apoyo a las y los autónomos

También para los ejercicios 2020 y 2021 se declaran exentas del pago de IRPF determinadas rentas correspondientes a ayudas extraordinarias otorgadas por las Administraciones públicas a los trabajadores autónomos como consecuencia de la suspensión, paralización o grave afectación de su actividad a causa del covid-19. De esta manera, la Hacienda alavesa complementa las ayudas otorgadas por otras administraciones, como el Gobierno Vasco. Asimismo, se suspende el último pago fraccionado de IRPF (correspondiente al cuarto trimestre de 2020) también para autónomos y autónomas. Esta medida tendrá un impacto económico estimado de 8 millones de euros en Álava.

Son algunas de las medidas coordinadas con el resto de diputaciones vascas, entre las que destaca también la posibilidad de tributar sólo el 75% de la cantidad recuperada de las EPSV para las personas en situación de ERTE o ERE como consecuencia de la covid19. 

El diputado general, Ramiro González, ha señalado que todas estas medidas suponen "un esfuerzo económico muy importante para la Hacienda alavesa" y que la Diputación "va a poner al servicio de la recuperación todas las herramientas de las que dispone".

Medidas específicas para Álava

La Diputación ha añadido algunas medidas tributarias específicas para el territorio. Tal es el caso de las deducciones fiscales para la instalación de puntos de recarga de vehículos eléctricos, en apoyo a la transición energética y contra el cambio climático. Una iniciativa que Álava adoptó en el plan de recuperación económica PlanÁ y que ha decidido prorrogar para obras realizadas en el año 2021.

Se prorroga también la deducción por obras de renovación de la vivienda habitual para el próximo año, para aquellas personas contribuyentes que no utilizaron esta deducción en 2020. Se trata de una deducción del 10% del coste de la renovación de la vivienda habitual (con un presupuesto mínimo de 3.000 euros), y una deducción aún mayor (del 15%) para las obras relacionadas con eficiencia energética.

Asimismo, el Decreto Normativo de Urgencia Fiscal incluye la ampliación del porcentaje de gastos para agricultores, ganaderos y elaboradores de vino. En este caso, las deducciones por gastos generales de la actividad se amplían al 40%.


Aplazamientos

La Hacienda Foral de Álava establece hasta mayo de 2021 aplazamientos excepcionales de impuestos (Retenciones de Trabajo e IVA), sin garantías ni intereses. Podrán beneficiarse de este aplazamiento excepcional las personas físicas que realizan actividades económicas, las microempresas y las pequeñas empresas.

El pago de la deuda se podrá aplazar y podrá ingresarse su fraccionamiento en seis cuotas mensuales del mismo importe desde julio hasta diciembre de 2021. Aunque no se ha podido medir el impacto de todas las medidas fiscales, al no poder prever el uso que se realizará de la mayor parte de deducciones (nuevas obras e instalaciones, exención de ayudas, etcétera), sí que se ha podido cuantificar el impacto de los aplazamientos, que se estima en cerca de 56 millones de euros.

El Consejo de Gobierno foral ha aprobado además diversos asuntos de otra índole.

Infraestructuras en Vitoria

La Diputación colaborará con el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz en la financiación de diversas inversiones que ayuden a aumentar la visibilidad del Territorio Histórico de Álava en su capital. Esa es el objetivo del convenio aprobado esta mañana por el Consejo de Gobierno, por el cual la institución foral aportará dos millones y medio de euros a las arcas de la ciudad, con el objetivo de que sea el propio Ayuntamiento el que impulse las infraestructuras municipales y la realización de inversiones con incidencia territorial.

La razón de ser de la concesión de dicha subvención se encuentra en el hecho de que el municipio de Vitoria-Gasteiz afronta servicios públicos de todo tipo cuyas personas usuarias habituales son, además de la ciudadanía del municipio, alaveses y alavesas no residentes en Vitoria-Gasteiz.

La localización en la capital de infraestructuras educativas, sanitarias o de transporte que dan servicio a todos los habitante del todo el Territorio Histórico implica la asunción, desde el presupuesto del Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz, de gastos vinculados a las referidas infraestructuras de carácter territorial, tales como aparcamientos o transportes urbanos.

Sector turístico

La Diputación va a conceder a autónomos y pequeñas y medianas empresas del sector turístico ayudas por valor de 70.000 euros para financiar inversiones que refuercen la seguridad de clientes y trabajadores frente a la pandemia del covid-19. Los beneficiarios son alojamientos (casas rurales, apartamentos turísticos€), bodegas, locales de restauración y otras empresas turísticas.

La cuantía media de la ayuda supera los 4.000 euros. El Consejo de Gobierno Foral ha aprobado hoy la resolución de esta convocatoria que busca apoyar a las pymes y autónomos que trabajan en el sector turístico, y mejorar su competitividad con ayudas a la inversión en tres áreas: seguridad y protección frente a la covid-19, mejora de la accesibilidad de personas con discapacidad y activos fijos para crear y/o diversificar actividades turísticas. Las ayudas ascienden hasta el 70% de la inversión subvencionable con un límite por empresa y profesional autónomo beneficiario de 5.000 euros.

Las inversiones subvencionadas incluyen la adquisición e instalación de sistemas de seguridad frente al covid-19 (EPIs, máquinas de ozono para higienización, mamparas, puertas automáticas, etcétera), la automatización de los accesos a aparcamiento o la habilitación de secadores de manos y grifería por sensores que hacen innecesario el contacto. El refuerzo de la digitalización con el desarrollo de sistemas para la organización de eventos online, la instalación de caldera de biomasa para compensar el gasto energético por la necesidad de lavar las prendas a alta temperatura y la puesta en marcha de una tienda online son otros de los proyectos financiados por este programa.

Finalmente, esta convocatoria apoya otras acciones dirigidas a mejorar la oferta turística: infraestructura y mobiliario de terraza, restauración de casa rural, creación de una escape room en una bodega, nueva aplicación para dispositivos móviles con información turística, equipos para mejorar la accesibilidad turística y renovación del equipamiento informático

Obras en Antoñana y el Valle de Harana

El Consejo de Gobierno ha aprobado dos actuaciones, una en Antoñana y otra en el Valle de Harana, con un apoyo foral total de alrededor de 18.000 euros. Por un lado la Junta Administrativa de Antoñana pretende reparar un muro que hace de contención de una finca rústica y que, a su vez, está a medio metro de la carretera que une los concejos de Antoñana y Bujanda.

Es factible que las fuertes lluvias que se producen últimamente hayan afectado a la parte del muro a reparar, pues el agua que cae en la parte de arriba busca esa salida de escape, reblandeciendo los componentes materiales de dicho muro y, por ello, se ha ido deteriorando cada vez más.

Por otro lado, el Ayuntamiento del Valle de Harana tiene previsto realizar la contención y el desvío de aguas que, con las últimas lluvias, han anegado las obras que se estaban realizando en el Centro Hípico Integrador de la localidad, diseñado para efectuar prestaciones de servicios de hipoterapia a personas con disminución de su capacidad física o mental. Sin esta actuación de urgencia es imposible terminar las obras principales en el centro, ya muy avanzadas, pues el agua que se acumula estropea gran parte de los acabados en pladur y pintura que se han hecho a la fecha.

noticias de noticiasdealava