Araba

Una rescisión de contrato llena de trabas y recursos

En octubre de 2018 comenzó una separación de caminos que aún hoy sigue enquistada

18.11.2020 | 02:38
Barredora en la plaza de Los Fueros. Foto: Alex Larretxi

Vitoria – La gestión del servicio de limpieza viaria y recogida de residuos de Gasteiz aspira a comenzar 2021 con una nueva empresa que se ocupe de ese cometido durante los próximos cuatro años y la opción de alargarlo uno más. Con el obligado cambio de calendario espera el gabinete Urtaran tener también resuelta una licitación, que supondrá dar por finiquitado el actual contrato del que se ocupan Fomento de Construcciones y Contratas (FCC) en unión con la bilbaína GMSM Medioambiente desde hace cinco años.

La multinacional encabezada en 2015 por Esther Koplowitz, presentó al concurso público la mejor oferta de los cuatro aspirantes. Planteó hacerse con el servicio por una cantidad de 22.820.298,73 euros anuales, IVA incluido, mientras la unión de Cespa y Yárritu se situó en los 22.821.545,28 euros. La diferencia en el contrato más cuantioso de los que saca a concurso la institución municipal se redujo únicamente a 1.246,55 euros a favor de FCC y GMSM. La rebaja del 10,5086% sobre el precio inicial de licitación, fue ligeramente superior al 10,5037% de la UTE que quedó finalmente en segunda posición en el proceso.

A los pocos meses de la vigencia del contrato empezaron las primeras desavenencias en la pareja con cuestiones referidas a incumplimientos de servicio. El episodio más grave fue el despido de cinco trabajadores en febrero de 2017 y la sombra de una huelga de limpieza, que hasta cuatro veces sobrevoló entre marzo de ese año y en junio, septiembre y noviembre de 2018.

Estos episodios, junto a las reclamaciones de la contrata de falta de rentabilidad hicieron ver la necesidad de separar los caminos. En octubre de 2018 se decidió iniciar de mutuo acuerdo una salida del servicio de la contrata, cristalizado en diciembre de ese año y con la promesa de hacerlo efectivo una vez que se hubiera culminado el proceso de licitación. A lo largo de estos dos años transcurridos se han sucedido desencuentros en diferentes ámbitos y que amenazan con no ser los últimos en un proceso interminable.