Suspendidas las visitas guiadas a las ‘joyas’ de la Llanada

La oficina de turismo anuncia esta decisión tras las últimas restricciones que limitan la movilidad al municipio

01.11.2020 | 00:48

Agurain – La oficina de turismo de la Llanada ha anunciado que se suspenden temporalmente las visitas guiadas a las joyas de la comarca a raíz de las últimas restricciones que limitan la movilidad al municipio. La Llanada ha sido desde siempre tierra de encuentro y cruce de caminos. Lo sigue siendo actualmente para todos aquellos que a lo largo del año eligen Agurain y sus alrededores como parada o visita para sus vacaciones. Ofrece al visitante interesantes rutas para conocer su patrimonio histórico y natural, así como una excelente gastronomía.

Las iglesias pintadas de la Llanada, el Casco Histórico de Salvatierra, los templos de Añua y Arbulo o las iglesias de Gazeo y Añua son los principales ejes de la promoción turística ofertada por la Cuadrilla de Salvatierra con la que se pretende hacer de la zona un destino turístico reconocido y reconocible por su calidad, innovación y sostenibilidad tanto a nivel medioambiental, económico y social, situarlo entre los principales destinos del entorno para turismo y excursionismo de calidad y selectivo y reforzar su presencia en los diferentes circuitos del turismo urbano. Así la Cuadrilla de Llanada, dirigida por el nacionalista Rubén Ruiz de Eguino, propone una visita guiada que recorre tres tesoros medievales, para conocer así la comarca y su historia. Los frescos del siglo XIV de Gazeo y Alaitza, así como la iglesia pintada de Añua, constituyen los tesoros a descubrir.

La iglesia de Nuestra Señora de la Asunción de Alaitza constituye uno de los mayores misterios que nos ha legado el medievo. En su interior, unas extrañas y sencillas figuras rojas pintadas en torno al siglo XII nos muestran todo un repertorio de escenas de la vida cotidiana de la nobleza medieval sin apenas referencias religiosas. En Gazeo, la iglesia de San Martín de Tours forma también parte de las visitas guiadas aplazadas por la oficina de turismo de la comarca. Desde su exterior, el ábside semicircular delata su origen románico. Sin embargo, las pintura que se despliegan en su interior son de época gótica. Este espectacular conjunto se descubrió en 1967, escondido detrás del retablo. Tras sucesivas etapas de restauraciones, salieron a la luz estas imágenes que nos muestran el viaje del alma hacia el más allá según las creencias del siglo XIV. Y la iglesia de Nuestra Natividad de Nuestra Señora de Añua destaca por su monumental ábside del siglo XIII a caballo entre el románico y el gótico.