Lapuebla de Labarca decreta tres días de luto oficial por el fallecimiento de su exalcalde y un familiar

LAB condena la muerte de los dos trabajadores y recuerda que "la precariedad mata"

08.10.2020 | 18:25
Lugar del accidente en Lapuebla de Labarca

VITORIA - El Ayuntamiento de Lapuebla de Labarca ha decretado tres días de luto oficial por el fallecimiento del exalcalde de la localidad Daniel Espada Garrido y de un familiar de éste en un accidente laboral ocurrido este pasado miércoles, cuando ambos estaban trabajando en una bodega.

El anuncio del decreto dictado por el Consistorio alavés establece que las tres jornadas de luto oficial se desarrollarán los días 9, 10 y 11 de octubre. durante esas jornadas, las banderas de todos los edificios municipales ondearán a media asta. El Ayuntamiento de Lapuebla de Labarca ha mostrado sus condolencias y su solidaridad a las familias de Daniel Espada y Marcos Gallurralde, la otra persona fallecida en el accidente.

La decisión de establecer estos tres días de luto oficial ha sido adoptada este jueves, por unanimidad, por el pleno del Ayuntamiento de esta localidad.

Por otra parte, el sindicato LAB ha condenado hoy la muerte de los dos trabajadores, y ha exigido a las instituciones que apoyen el modelo vinícola de la Rioja Alavesa de pequeñas bodegas familiares. "La precariedad mata y no podemos normalizar esta lacra social", ha defendido.

En un comunicado, LAB ha enviado un "fuerte abrazo" y su apoyo a los familiares y amistades de Daniel Espada y Marcos Gallurralde. "¿Cuántas muertes de personas trabajadoras hacen falta para que las instituciones tomen de una vez cartas en el asunto? 2019 se saldó con 46 fallecidos, y este año, teniendo en cuenta el parón económico vivido en primavera y la falta de actividad en algunos sectores, hacen todavía más sangrante la cifra", ha subrayado.

Para LAB, "la precariedad está detrás de todas estas muertes" y ha pedido que no se "normalice esta lacra social". Además, ha destacado que en el caso de accidente de Lapuebla de Labarca, se trata de dos trabajadores de una bodega "pequeña, familiar, un modelo vinícola que tiene que competir con multinacionales y macro explotaciones".

Por ello, ha exigido a las instituciones que apoyen el modelo vinícola de la Rioja Alavesa "para que hechos como los de ayer no vuelvan a suceder". "Se trata de supervivencia, de choque entre dos modelos productivos: un modelo sostenible frente a un modelo demoledor que arrasa con todo", ha indicado.

Según ha advertido, la situación de las bodegas familiares supone que "en épocas de vendimia, la abrumadora cantidad de trabajo traiga consigo presiones y cansancio acumulado, lo que aumenta la probabilidad de sufrir accidentes".