La apnea afecta a entre el 7 y el 14% de la población

Muchos pacientes rechazan todavía hoy las terapias existentes o no siguen los tratamientos

23.09.2020 | 00:54

Vitoria – La apnea del sueño, un trastorno común en el que la respiración de la persona que duerme se ve interrumpida o se hace muy superficial, afecta en la actualidad al 14% de los hombres y al 7% de las mujeres en el Estado. Así lo asegura la Sociedad española de Otorrinolaringología y Cirugía de cabeza y cuello, que esta semana ha dado cuenta de que los últimos datos disponibles señalan una prevalencia de la apnea del sueño con un índice de apnea-hipopnea (IAH) >15/h –considerado moderado-grave– que se mueve en las citadas tasas.

Este pasado lunes 21 se ha celebrado el Día Nacional de la apnea del sueño, un trastorno respiratorio cuyo tratamiento convencional consiste en el uso de dispositivos de presión positiva continua CPAP en las vías respiratorias que se administra con mascarilla. Otra opción es el empleo de un aparato bucal para permitir el avance de la mandíbula con el fin de aliviar la obstrucción de la respiración en el paciente, según explica la misma sociedad científica.

Sin embargo, muchos pacientes rechazan todavía hoy estas terapias o no cumplen de forma continuada con el tratamiento. Esto acarrea que aproximadamente el 50% de los pacientes no tengan un tratamiento eficaz y se expongan a "un riesgo grave" de morbilidad a largo plazo.

En ellos, la cirugía del paladar blando o de la faringe combinada con la cirugía de lengua permite reducir el número de episodios de apnea e hipopnea así como la somnolencia. Así lo demuestra un estudio reciente publicado en la revista JaMa y realizado con más de 100 pacientes.

cifras esclarecedoras Se estima, según los datos aportados por la Sociedad española de sueño (SES) hace un año en una reunión celebrada en Vitoria, que el 30% de los alaveses duerme menos de seis horas al día –muy por debajo de las ocho recomendadas– o que el 80% de los pacientes con patologías del sueño no están diagnosticados, una circunstancia que ayuda a cronificar el problema.