Una tradición medieval

03.08.2020 | 00:56
Las siluetas de estos gigantes y cabezudos van a ser otra de las ausencias en estas jornadas donde se deberían celebrar las fiestas de La Blanca, pero que el azote de la pandemia ha llevado a cancelar como señal de responsabilidad y prevención.Foto: Alain Perianes / Eloy García

Con dos años de existencia Aira konpartsa se ha erigido en una referencia en el mundo de los gigantes y cabezudos

Hoy en día nadie se imagina una fiesta sin txosnas, sin actividades para los más pequeños o para los más adultos, puestos medievales, conciertos, teatros o cualquier actividad cultural que se precie y tampoco, sin los gigantes y cabezudos que seguidos por la banda de música amenizan el día con sus bailes y espectáculos.

En Vitoria, la tradición de estos últimos no está muy arraigada en la sociedad y es ésta una de las razones por las que Eloy García y Mikel Zelaieta decidieron crear en 2018 Aira Konpartsa. "En estos momentos contamos con dos gigantes, que son Zeledonio (representa a Celedón) y Edurne (representación femenina del día de Santiago), aunque el año que viene tendremos también a Pruden (representará la retreta de San Prudencio) y Zuriñe (una representación femenina de las directoras de la tamborrada). Por otro lado, en cuanto a los cabezudos tenemos al sacamantecas, el bufón de la corte y el macero, al que se unirá un cuarto, que de momento es sorpresa", asegura el joven alavés de 19 años Eloy García. En estos momentos, la comparsa la componen 15 personas, con edades entre los 17 y 41 años. "Somos gente joven que nos gusta esta tradición de siempre, ya sea por amigos, familiares o por otros sitios", afirma. Y hace hincapié en la tradición que, al contrario que Vitoria, sí tiene Pamplona, por ejemplo. Allí en cada barrio hay gigantes y la gente cuando los ve van a por ellos. En Vitoria, en cambio, hasta la creación de Aira solo existían los del Ayuntamiento, aunque sin llegar nunca a conectar mucho con la gente, tal y como indica Eloy García. "En Navarra los niños se acercan sin miedo y no agobian a los cabezudos. Aquí en Vitoria se huye de ellos o nos pegan en la cabeza. Esto no es bueno porque la gente desconoce que el golpe exterior rebota en el interior y hace mucho daño", relata a DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA.

La idea de la creación de Aira Konpartsa en el 2018 se remonta a cuando Eloy García era pequeño. "Podría decir que lo mío es todo familiar", asegura. De pequeño tenía su propio gigante hecho por su aita y con el cual su hermano bailaba en la comparsa del Ayuntamiento de Vitoria. Así, cuando su hermano empezó a crecer se lo pasó a él hasta que de lo pequeño que era ya no entraba. En ese momento el joven alavés empezó a darle vueltas a todo y observó que los gigantes del Ayuntamiento no se movían de la ciudad y por tanto, no iban a las fiestas de otros pueblos. Así, se prometió que crearía una comparsa propia para moverse por pueblos y de esta manera, hacer disfrutar a la gente en todos lugares a los que llegarían. Lo cumplió y lo que para algunos hubiera sido un sueño infantil para él no lo fue. A finales de 2014 se prometió que cuando cumpliera los 16 o 17 años movería cielo y tierra para hacer realidad su sueño. Aun así, no pudo hacerlo solo y se juntó a Mikel Zelaieta, "un amigo, un socio y la persona sin la cual a día de hoy no estaríamos donde estamos". Así, en 2018 después de que les aceptaran el proyecto presentaron a las figuras de los dos gigantes que tiene Aira konpartsa, Zeledonio y Edurne.

Después de esto, poco a poco se fueron moviendo y comenzaron a ir a sitios como Santander, Gipuzkoa, Aragón y La Rioja, entre otros lugares. "La verdad es que echando la vista atrás hemos estado muy activos. En cuanto a los miembros, se han ido juntando amigos de danzas, otros de la comparsa del Ayuntamiento que quieren salir de Vitoria y estamos abiertos a todo aquel quiera empezar en este mundillo. En estos momentos tenemos tres miembros nuevos que en mes y medio han mejorado mucho, están a tope", recalca un orgulloso Eloy García al referirse a sus nuevos compañeros de fatigas.

En este sentido, tal y como indica, la evolución que estaban viviendo hasta la fecha era muy positiva pero por desgracia se ha visto empañada por el coronavirus en el año que el que iban a tener más salidas, un total de 12. "La temporada acaba en diciembre y una vez finaliza empiezo a planear el próximo año. Ahora me llaman de ayuntamientos para acudir a sus fiestas pero antes no era así, éramos nosotros los que llamábamos a las puertas. Así, una vez vamos confirmando fechas las apuntamos en el calendario de salidas que tenemos", indica.

emerge la pandemia El procedimiento de este año fue el mismo que años anteriores pero en marzo se vio obstaculizado por la covid-19. Lo que parecía que iba a ser para 15 días se fue extendiendo y poco a poco empezaron a llegar las cancelaciones de los eventos a los que Aira Konpartsa debería de acudir, "hasta que poco a poco asumimos que este año sería nulo". En este sentido, García añade que "la cultura no está trabajando mucho y como esto no es un deporte como el fútbol o el baloncesto tenemos que mirar más nosotros mismos por nuestra seguridad que por lo que nos dicen". De esta manera, en el tintero se ha quedado la gran gigantada que tenían organizada para el 18 de julio y donde iban a presentar a Pruden y a Zuriñe. "Iban a haber venido gigantes de Barañain, Irún o Pamplona, entre otros. Hubiera sido muy bonito pero en mayo tras hablar con Mikel decidimos que lo mejor sería aplazar todo hasta que se tranquilice la situación", afirma. Eso sí, el posponerlo un año tendría la condición de que con ello presentarían la comparsa al completo con un nuevo cabezudo en sus filas, que de momento quieren que sea una sorpresa. "Tanto los gigantes como los cabezudos los hace Jesús García, un chaval de 22 años, que es de Beasain y de momento queremos mantener la incertidumbre hasta que podamos presentar los cuatro gigantes y los cuatro cabezudos", asegura sonriente.

Por otro lado, la covid-19 también ha afectado en el aspecto económico a Aira Konpartsa. En este sentido, tal y como afirma Eloy García, a comienzos de año el Ayuntamiento es el encargado de concederles una partida económica que se destina a pagar a los músicos que van con ellos, que son Gaztedi Gaiteroak de Bilbao, o los desplazamientos, así como materiales. "Este año tenemos la misma cantidad de dinero que en enero y si no se puede no podemos hacer nada. El año lo damos como nulo y ya estamos confirmando salidas para el próximo año como la de Deba, la cercana población burgalesa de Miranda de Ebro o la localidad vagonera de Beasain, Gipuzkoa, que a la evolución en estos mese venideros de la pandemia iremos en octubre o en 2021", remarca.

importancia de la juventud No cabe duda de que el caso de Eloy García es un caso especial, ya que él se ha criado tanto con gigantes como con cabezudos y además, viajando a menudo a la capital de Navarra, donde la tradición de estos está muy arraigada. Por ello, creó junto a Mikel Zelaieta hace dos años la comparsa y con el tiempo han logrado un arraigo que no pensaban conseguir en tan poco tiempo. En estos momentos son 15 personas pero animan a la gente a unirse a ellos y quitarse los miedos por transportar a los gigantes. "Los cuerpos de nuestros gigantes están hechos de fibra de vidrio y de poliéster, mientras que las estructuras son de madera", indica García. La habilidad, por su parte, no es fácil de conseguir pero tampoco imposible. "A los nuevos les decidimos que cuando se meten dentro del gigante son uno solo, que están equilibrados y no pasará nada. Poco a poco cogen confianza y todo fluye", asegura.

No cabe duda que en tiempos de crisis sanitarias y en un mundo donde la inmediatez por todo resulta algo vital para el ser humano adquiere un gran respeto encontrarse con personas como Eloy García o Mikel Zelaieta. Jóvenes que apuestan por la cultura y la tradición, con objetivos a largo plazo y con la meta de disfrutar haciendo disfrutar. "Solo pedimos que la gente quite el miedo a los cabezudos y que se den cuenta de que al final somos personas que bailamos transportando cabezudos o gigantes", concluye.

En el caso de Aira Konpartsa realizan un total de nueve bailes y entrenan dos veces a la semana, mientras que durante el año se organizan semanalmente para entrenar y mantener la forma que requiere carga con un gigante sobre sus hombros durante un buen número de horas al día. Sin duda, Aira Konpartsa es tradición medieval instaurada en el siglo XXI y una apuesta de futuro que ya es una realidad.

En este extraño discurrir de 2020 se han visto afectados, como el resto de sectores y actividades, por la pandemia y la suspensión de actividades festivas durante estos meses estivales, cuando se concentra la actividad. Su calendario está ya orientado al año 2021.

los personajes

Zeledonio. Representa la figura del mítico aldeano de Zalduondo que trae la alegría a Gasteiz la tarde de cada 4 de agosto y la madrugada del 9 emprende su viaje de regreso.

Edurne. Es la figura de la neska creada por la comparsa en alusión al Día de Santiago de cada 25 de julio.

Pruden. Es una de las figuras que va a incorporar este colectivo para el año que viene. Se trata de un cocinero, en honor a la fiesta de San Prudencio.

Zuriñe. Otra de las novedades que va a presentar la formación el curso que viene. En este caso es la representación femenina en claro reconocimiento a las directoras de la tamborrada..

Sacamantecas. Una de las figuras legendarias de Gasteiz..

Bufón de la corte. Representa la época medieval de la ciudad.

Macero. Será la representación de la seguridad de la Diputación de Álava.

Cuarto cabezudo. En este momento se encuentra en fase de creación y será una sorpresa. a modo de homenaje a una persona ilustre de Álava.