Más de la mitad de las empresas había paralizado ya su actividad en Álava

Así lo ha detectado la Cámara de Comercio tras monitorizar la labor de 426 compañías desde el 9 de marzo

30.03.2020 | 22:25
Imagen de ayer en el polígono de Jundiz de Vitoria, donde llamaba la atención la poca actividad de la zona. Foto: A.L.

Vitoria – Debido al rápido impacto del coronavirus, la Cámara de Álava ha ido monitorizando las consecuencias, tanto organizativas como empresariales, en los autónomos y compañías alavesas desde mediados del mes de marzo. Y el resultado de las consultas efectuadas a 426 empresas, cuyas conclusiones ya se han ido trasladando a las diferentes administraciones públicas e instituciones con el objetivo de tener la mayor información posible para tomar las medidas oportunas, es que el 54% de las empresas, a fecha de este pasado viernes, ya había paralizado su actividad.

Como explica, Eduardo Mozo de Rosales, secretario general director de la Cámara de Comercio, el estudio se inició el pasado 9 de marzo y recoge una "mirada muy amplia" de toda la actividad económica alavesa, ya que incluye a la industria (28,6%), comercio y reparación con prohibición de abrir (22,5%), otros servicios (22,8%), comercio y reparación sin prohibición de abrir (8,5%), hostelería y restauración (6,8%), construcción (4%), sector primario (3,5%), logística (1,9%) y alojamiento (1,4%).

De acuerdo a este trabajo, las primeras medidas organizativas tomadas por las compañías fueron tanto la anulación de viajes (89% de las empresas) como de reuniones o asistencia a diferentes eventos (83% de las empresas) haciendo que el uso de la videoconferencia se incrementara en el 63% entre las consultadas.

El 61% ha tomado medidas de flexibilidad horaria y turnos escalonados y el 56% ha instaurado medidas de conciliación extraordinarias para sus trabajadores. Además, la misma proporción de empresas, 56%, ha instaurado o han aumentado sus horas de teletrabajo.

Además, la mitad de los negocios han estado obligados al uso de equipamiento de seguridad (buzos, mascarillas, guantes, €) que podía condicionar su actividad.

Respecto a las contrataciones temporales, el 39% de las empresas las ha reducido, mientras que el 32% no renovó aquellas que finalizaban en el periodo de tiempo consultado. Por otro lado, las bajas por contagio o cuarentena debido al coronavirus han alcanzado al 37% de las empresas. El 44% de las empresas han tenido que recurrir a un ERTE por fuerza mayor y un 32% de las analizadas ha dejado de abonar salarios por la paralización del mercado.

Capítulo aparte en esta investigación merece el de las consecuencias empresariales ya que asegura que "son más que evidentes en las empresas alavesas", dado que el 87% de las compañías consultadas afirma que hay una paralización del mercado en un sector y que el 73% de las empresas ha experimentado anulaciones de pedidos y el 82% ha reducido su producción.

Por otro lado, el 68% de las consultadas están experimentando dificultades de suministro, alcanzando el 42% las que tienen una falta de abastecimiento y el 65% están teniendo problemas logísticos.

Únicamente el 3% de las compañías afirman que han aumentado su producción en esta coyuntura. "El mundo económico está muy relacionado y cuando una situación como la actual pasa, afecta a todos los sectores y todos lo notan", recuerda Mozo de Rosales, quien destaca que pese a que las ventas se han reducido, "no lo han hecho hasta el punto de paralizar la actividad de empresa porque los datos de las ventas nacionales e internacionales no son tan dañinos". En concreto, y de acuerdo a esta investigación, un 54,3% de las empresas han reducido sus ventas en más de un 50%, mientras que un 18,1% las han disminuido entre un 20 y un 50%.

Por su parte, el 44% de las que tienen actividad internacional han reducido sus exportaciones en más de un 50%, mientras que un 13,1% las han reducido entre un 20 y un 50%.

"Gran Preocupación" Con datos como estos sobre la mesa, ayer Eusko Ganberak envió un comunicado para manifestar su "gran preocupación" por las nuevas medidas que paralizan la industria. Es por ello que las cámaras de comercio vascas reiteran que una gestión de la crisis sanitaria que se realice sin considerar la situación y características de la estructura productiva de Euskadi "tendrá unas consecuencias muy negativas sobre el empleo y la viabilidad futura del tejido empresarial" de la Comunidad Autónoma Vasca.