Natalia Díez-CaballeroDirectora de Hirukide

"El consorcio de Aguas de Rioja Alavesa penaliza a nuestras familias"

02.03.2020 | 01:47
"El consorcio de Aguas de Rioja Alavesa penaliza a nuestras familias"

Natalia Díez-Caballero, directora de la federación

Vitoria – La directora de Hirukide, la federación vasca de asociaciones de familias numerosas, Natalia Díez-Caballero, atiende a este diario para explicar los "muchos retos" que quedan para convertir a una sociedad más inclusiva y amigable con este tipo de hogares.

En 2019 Hirukide cumplió 20 años como federación. ¿Qué retos faltan por alcanzar dos décadas después?

–Muchos. No hemos conseguido un acompañamiento en esas familias en la crianza y cuidado de esos niños, que se congeló e incluso mermó en época de crisis, porque había un compromiso en una ley del año 2008 de converger con Europa a 2020 por la ayuda universal que se da por nacimiento de hijo hasta la mayoría de edad, y nos hemos quedado en una anualidad para primeros hijos, en tres anualidades para segundos hijos y para terceros hijos y sucesivos, en siete anualidades de ayuda. Y estamos hablando de que otros países de la Unión Europea como Francia, están ayudando a estas familias hasta la mayoría de edad e incluso hay otros países que lo hacen hasta los 21 años porque los hijos, normalmente, cuanto más cuestan es cuando empiezan a salir en la adolescencia, cuando empiezan a hacer cursos superiores que no están bonificados por la administración porque hay gente que no puede acceder a la pública o en el bachillerato, por ejemplo, cuando la mitad de la población, por ejemplo, estudia en la concertada y la otra en la pública.

En su último número de la revista piden una propuesta fiscal para un tratamiento más justo a las familias con hijos en el IRPF.

–Sí. Este pasado año mantuvimos una reunión con la Diputación en la que planteamos esta medida. Sabemos que es un cambio de concepto diferente con respecto a lo que se está aplicando ahora, pero sí que vemos importante y necesario que se tenga en cuenta en una familia el gasto que genera tener un hijo al año, estimado en, por lo menos, 6.000 euros, que se derivan de alimentación, educación... Actualmente los contribuyentes con hijos gozan de ciertas ayudas, de las cuales la más relevante es la deducción por descendiente en el IRPF, pero es escasa y se aplica en cuota, una vez calculada la base imponible del contribuyente, lo que resulta una minoración de los impuestos insuficiente. En nuestra propuesta se parte del hecho de que los gastos básicos para el mantenimiento de hijos son irrenunciables, no siendo una renta a libre disposición de la familia, al igual que ocurre con los gastos de seguros sociales de los trabajadores o aportaciones a EPSV. Por tanto, deberían excluirse del IRPF como reducción en base. De esta manera, se ajustaría la tributación a la renta disponible que tiene cada familia e función de sus ingresos y gastos necesarios.

¿Y qué les pareció a la Diputación su iniciativa?

–Nos la han agradecido y se han comprometido a trasladarla al órgano coordinador tributario, para que la propuesta se armonice en toda Euskadi. Por eso, también se ha presentando en Gipuzkoa y estamos a la espera de que nos reciban en Bizkaia. Es una propuesta muy sólida, que ha sido avalada por una consultora internacional, que recoge el cálculo económico que podría suponer a las haciendas vascas, y que con la recaudación que han tenido podría ser viable, siempre y cuando haya voluntad política para ello, si realmente les preocupa esto.

Hirukide también se queja de los pasos que faltan en las ordenanzas para llegar a una "conciliación laboral y familiar real".

–En el tema de las ordenanzas municipales hacíamos referencia en Álava a que en algunos casos se han mejorado las bonificaciones y han tenido en cuenta la renta familiar estandarizada. Hay ayuntamientos que han bonificado a familias numerosas, pero no porque sí, sino porque hay determinados impuestos municipales o tasas o precios públicos, donde se ve que por tener un mayor número de hijos te están penalizando, como, en la tasa de agua. No es de recibo que el Consorcio de Aguas de Rioja Alavesa no cambie su manera de legislar, pese a que está afectando a muchos municipios, porque tarifando por tramos estás perjudicando a una familia con un mayor número de miembros. Lógicamente una familia va a consumir más agua con siete. ¿Les estás cobrando el metro cúbico de agua más caro porque son más? Este Consorcio no ha hecho caso a unas peticiones que hicimos y de momento tampoco nos hemos reunido porque no nos han dado esa posibilidad. A diferencia del Consorcio de Aguas de Bilbao o de Gipuzkoa o de Amvisa, en Vitoria, que sí que bonifican a las familias numerosas, en el metro cúbico que saben que sale más caro y les pasan al tramo inferior, cobrándoselo. En Vitoria también hemos conseguido que desde hace un par de años se tenga en cuenta el sistema de renta familiar estandarizada en el IBI y ahora lo han aplicado también al impuesto de vehículos porque tenía esos mismos criterios y está claro que comprar un monovolumen para que entren todos, siempre es más caro.

¿Y en qué aspectos se ha retrocedido en Álava?

–En Zuia hemos ido para atrás, como el cangrejo. Lo que han hecho es al contrario: algún impuesto que no estaba sujeto a renta, lo han sujeto, con unas rentas que ellos se justifican que ha subido un 3%, pero estamos hablando de un municipio en el que las rentas per cápita están muy por encima de otros municipios. Entonces, señores, ¿aplican unas bonificaciones para quién: para una familia, para dos o para ninguna? Son unas incongruencias que no se entienden. ¿Ustedes quieren ayudar a las familias? ¿Quieren conseguir una Araba vacía o que no se despoblen? Pues tendremos que hacer políticas favorables a las familias con hijos para lograr que se queden en esos pueblos. Recientemente han cerrado una haurreskola en Zuia porque no hay niños y creo que las escuelas de esos pueblos tienen una matriculación en infantil de 2-3 niños. En cambio, el año pasado la Diputación para esas zonas despobladas en el IRPF sí que ha tenido una mejora en la reducción de la vivienda.