Daniela Marquinez es una de los 50 alumnos

Acento alavés en Le Cordon Bleu

Daniela Marquinez es una de los 50 alumnos preseleccionados en el Estado que optará a ganar una beca para estudiar en la escuela de alta cocina. Álava y
Gipuzkoa tendrán representación en esta fase del certamen.

25.01.2020 | 06:22
La aspirante Daniela Marquinez, en la escuela de cocina en Mendizorrotza, en Egibide.

Los fogones son su pasión y la repostería su especialización. Daniela Marquinez es joven, tiene 22 años, pero lleva más de la mitad de su vida con las manos en la masa disfrutando de los sabores y placeres que ofrece la cocina. Ahora tendrá que demostrar su experiencia y su pasión en una vídeo receta de cinco minutos tras convertirse en la única alavesa aspirante al premio Promesas de alta cocina de Le Cordon Bleu. "Ganar este premio sería un auténtico honor para mí", confiesa nerviosa a este periódico. En total han sido 50 los alumnos preseleccionados de centros de todo el Estado que optarán a ganar una beca para estudiar en la escuela de alta cocina valorada en más de 23.000 euros. Junto a esta alavesa, Gipuzkoa también tiene representación en esta fase del certamen.

La segunda fase del premio Promesas de la alta cocina de Le Cordon Bleu Madrid sigue su curso. De hecho, la alavesa preseleccionada al premio lleva trabajando sin descanso varias semanas en la elaboración de su receta para optar a ser finalista de la octava edición. La elaboración tiene como base común para todos los aspirantes un salmón relleno con salsa de vino blanco, pasta fresca y una segunda guarnición libre con productos de temporada y de la región de cada candidato, con la que podrán jugar para marcar la diferencia. "Estoy contenta de estar en la segunda fase del premio y lo estoy practicando muchísimo; estoy con la receta casi desde que me levanto hasta que me acuesto..., aunque también estoy nerviosa o estresada, mejor dicho, porque aún no lo tengo todo definido, pero ahí voy", dice entre fogón y cazuelas.

Pese al estrés y la presión que confiesa tener por ser la única alavesa en esta competición y, sobre todo, por lo que este premio supondría para ella, Daniela prepara y diseña ese plato diariamente con mimo y cuidando el máximo detalle para dejar en él su profesionalidad. Tanto así, que sus conversaciones desde que está en esta segunda fase se centran, básicamente, en la propia elaboración del plato y en las propuestas que su entorno le ofrece: "al inscribirme en el concurso pensé que podría elegir yo el plato que quería cocinar, pero a los que nos hemos presentado nos obligan a hacer la receta que ellos nos mandan. Y lo entiendo, claro, es lo más lógico. Nos ha tocado cocinar suprema de salmón rellena de guarnición, de pasta fresca con salsa de vino blanco para que se le pueda añadir otra guarnición, y esto no lo había cocinado nunca. Es complicado, a mi en mi día a día no se me ocurriría hacer una suprema, por ejemplo. Pero me están ayudando todos en general, opinan mis amigos, mi familia, profesores, mi primo que también lo lleva en los genes... No me puedo quejar", cuenta con orgullo.

Y siguiendo lo mejor que puede todos esos consejos, esta joven cocinera invierte la mayor parte del día a preparar diferentes versiones de su plato y a perfeccionar el definitivo para dar paso en la menor brevedad posible a la creación de su vídeo receta. De hecho, según confiesa, para este mismo fin de semana es muy probable que ya esté grabado el vídeo. "Queremos empezar ya, a ver qué tal sale, al ser en cinco minutos es como complicado. Aunque lo importante es tener toda la puesta a punto, todos los ingredientes a la vista, así como tener elaboraciones hechas y no hechas para que a la hora del vídeo sea rápido", explica. De momento, el tiempo juega a su favor, ya que todos los aspirantes tienen hasta el 31 de enero para poder enviar sus vídeos. Eso sí, deberán seguir unas pautas marcadas por Le Cordon Bleu Madrid. A medida que los candidatos presenten sus vídeo recetas, estas se irán alojando en el canal de Youtube del premio, así como en una aplicación donde el público podrá conocer sus creaciones y apoyar mediante votación su receta favorita. Este voto popular será tenido en cuenta por la escuela para elegir a los 10 alumnos que disputarán la gran final.

Cuna de la cocina La idea de participar en este concurso nació cuando la candidata navarra expuso su intención de hacer sus prácticas en Francia. Sus amigos y cercanos le aconsejaron quedarse en Álava y realizarlas desde aquí. Sin embargo, ella seguía haciendo su apuesta por realizarlas allí, "porque Francia es la cuna de la cocina", así que cuando, finalmente, le borraron esta idea de la cabeza decidió hablar con los profesores que tiene en la escuela de cocina en Mendizorrotza, Egibide, y exponerles que ella quería irse a trabajar allí, "¿cómo lo puedo hacer?", les preguntó y ellos le orientaron: "mis profesores me explicaron que si me preparaba para este concurso me podían dar esta beca y aprender de la cocina francesa y me anime un montón, pensé que qué guay tener esta opción, así que había que intentarlo. Cuando supe que había pasado a la segunda fase fue un orgullo", recuerda.

Tras la deliberación del jurado de la escuela, el día 27 de febrero, Le Cordon Bleu Madrid anunciará en su página web oficial los 10 alumnos que competirán en la sede de la escuela en Madrid por convertirse en la Promesa de la alta cocina en abril 2020. En la gran final deberán presentar su plato frente al jurado que en ediciones anteriores ha sido presidido por chefs de referencia como Martín Berasategui, Quique Dacosta, Joan Roca o Andoni Luis Aduriz, presidente de la última edición.

El ganador de la final recibirá una beca valorada en más de 23.000 euros para ampliar su formación en alta cocina en la escuela con sede en la universidad Francisco de Vitoria. El segundo clasificado también tendrá la oportunidad de estudiar un certificado valorado en más de 8.500 euros. Además, también se premiará a la escuela del primer galardonado con 1.500 euros.

Al detalle

Le Cordon Bleu. La segunda fase del Premio Promesas de alta cocina de Le Cordon Bleu Madrid sigue su curso. La elaboración tiene como base común para todos los participantes un salmón relleno, con salsa de vino blanco, pasta fresca y una segunda guarnición libre con productos de temporada y de la región de cada candidato.

La frase

"Estoy contenta de estar en la segunda fase del premio y lo estoy practicando muchísimo, estoy con la receta prácticamente desde que me levanto hasta que me acuesto... aunque también estoy nerviosa, o estresada mejor dicho, aún no lo tengo todo definido pero ahí voy".