9 de febrero de 1955

Un portero albiazul de leyenda, Javier Berasaluce, defiende la meta de la Selección B

La meta alavesista ha sido defendida, entre otros, por Juanito Díaz, el vitoriano fue el primer gran portero albiazul

09.02.2021 | 01:07
España "B"- Grecia. El albiazul Berasaluce, primero por la izq. de pie. Foto: Archivo Javier Berasaluce

Si el 5 de enero escribíamos sobre la amplia y cualificada nómina de grandes delanteros que ha tenido el Deportivo Alavés a lo largo de su historia, la relación de porteros que han defendido el arco albiazul es extraordinaria, igual, o quizás mejor, que la de los goleadores.

La meta alavesista ha sido defendida, entre otros, por Juanito Díaz, el vitoriano fue el primer gran portero albiazul; Beristain, al que sólo dos monstruos de la talla de Ricardo Zamora y Gregorio Blasco le impidieron ser internacional; Urreta, otro vitoriano; el cubano Inchausti; el eldense Ramón Alberola; Jesús Salazar, el de los jerséis cromáticos; Goikolea, que acabó en el Barça y montó una empresa con Luis Suárez el del Balón de Oro; Antonio Calderón, el abuelo de Iñigo Kalderon; Emery, el padre de Unai; López, el suplente de Carmelo en el Athletic en la final de los once aldeanos; el ondarrés Larzabal; Bernardo el del pueblo de al lado, Mutriku; el argentino Aramayo; Rodri; Pereira, campeón de la Recopa con el Valencia en 1980; Basauri; un jovencísimo Zubizarreta; Iñaki Bergara; Martín Herrera, el único Zamora alavesista; el elegante Franco Costanzo; Fernando Pacheco, el portero que está batiendo todos los récords en la portería albiazul en Primera División y, nuestro protagonista de hoy, el debatarra Javier Berasaluce. Si me diesen la posibilidad de nombrar, según mi opinión, a los tres mejores arqueros albiazules de su historia, yo llevaría al altar alavesista las figuras de Tiburcio Beristain, Fernando Pacheco y Javier Berasaluce, con tres estilos diferentes futbolísticamente, pero unidos por la sobriedad que daban, los dos primeros, y da, ahora, nuestro Santo.

Desde principios de 1952 hasta el mes de abril de 1955, la portería alavesista estuvo cubierta de manera magistral por Berasaluce y no lo estuvo más porque fue traspasado al Real Madrid, donde participó con las plantillas blancas que lograron 5 Copas de Europa (Champions League) y 2 Campeonatos de Liga. Berasaluce es fichado de urgencia, de la Real Sociedad, por el Deportivo Alavés comenzada la temporada 1951-52, su debut se produce el 8 de diciembre, debido a las lesiones de Calderón y Emery, dueños de la portería para esa campaña. Su prestancia no dejó de crecer como portero alavesista y junto al trío de defensas formado por Sanz, Erezuma y Gorospe, que recitaban de memoria los niños, formó un entramado defensivo que fue la admiración en muchos terrenos de juego lejos de Mendizorroza.

En la temporada 1953-54 el Deportivo Alavés asciende de nuevo a Primera División y el nombre de Berasaluce empieza a escribirse en las agendas de varios clubes: Real Madrid y Athletic, principalmente. Además comienza a ser observado por el seleccionador nacional Ramón Melcón y está situado en el ranking nacional como sexto mejor portero, en una encuesta realizada por el Instituto de Opinión Pública entre los socios de los 16 equipos participantes en la Primera División, por detrás de Ramallets (Barcelona), Carmelo (Athletic), Juanito Alonso (Real Madrid), Bagur y Eizaguirre (Real Sociedad). Berasaluce es llamado por Melcón para una concentración de la Selección B en Madrid, que el miércoles 9 de febrero de 1955 se enfrenta al conjunto suizo del Servette FC en el Estadio Metropolitano. El guardameta albiazul juega los primeros 45 minutos, es sustituido por Timor (Valencia) en el descanso, y España vence 4-2, no encajando ninguno de los dos goles helvéticos el de Deba. Posteriormente, 13 de marzo, sería el guardameta suplente de Carmelo (Athletic) en el encuentro España B-Grecia (7-1), correspondiente a la III Copa del Mediterráneo y cuya fotografía ilustra esta historia.

También podía haber escrito sobre...

9 de febrero de 1967.

Luis Ramón Larrea y Carmelo Basaras traspasados a Indauchu. B. Albéniz entrena a los bilbaínos.

9 de febrero de 1972.

Al no poderse diligenciar la ficha de García de Andoin, Manolo Mi-llán se convierte en entrenador.

9 de febrero de 2003.

Dmitry Piterman en el banquillo cántabro en un Racing-Alavés (2-0). Pronto estará aquí.

 

datos

sus comienzos

"Comencé a jugar de extremo y un día se lesionó el portero de nuestro curso y me ofrecí a ocupar su puesto. Tenía 12 años. En Deba, en la playa, ya había hecho mis pinitos y desde entonces es-tuve defendiendo una portería".

 

reconocimiento

El 23 de enero de 2021, Berasaluce realizó el saque de honor, antes del encuentro de Liga entre el Real Madrid y Deportivo Alavés. A su lado, tras saludarle, estuvo Fernando Pacheco, que esa noche se convertía en el futbolista albiazul con más partidos en Primera.