04/enero/1925

Asamblea general del club que se espera sea caliente

03.01.2021 | 23:36
José Gabriel Guinea, con gafas, en un acto oficial

04/enero/1925

Uno de los mejores presidentes, si no el mejor, que ha tenido el Deportivo Alavés en su centenaria historia es, sin duda, José Gabriel Guinea, que además de presidir el club albiazul, fue alcalde de Vitoria y diputado y presidente de la Diputación de Álava, perteneciendo al Partido Integrista. Su elección, por aclamación, como presidente albiazul se realiza en la Asamblea celebrada en uno de los salones del Ayuntamiento de Vitoria el 17 de diciembre de 1922. José Gabriel Guinea fue el nexo de unión entre los primitivos fundadores del Sport Friend's, los que cambiaron su nombre el 23 de enero de 1921 por el de Deportivo Alavés, y los nuevos directivos que comandaba el propio Guinea, que dieron una orientación con más altas miras al desarrollo del neófito club. José Gabriel Guinea junto a Félix Alfaro, Federico del Campo y Javier Elorza, entre otros, impulsaron al Deportivo Alavés y de su mano, y sobre todo de sus bolsillos, rascándose, dotaron al club albiazul de un moderno Estadio de fútbol, un velódromo, pistas de tenis y hasta de un campo de golf que fue inaugurado en septiembre de 1925. Pese a tales méritos la figura de José Gabriel Guinea también estuvo cuestionada.

Los días previos a la celebración de la Asamblea General Ordinaria que se iba a celebrar el 4 de enero de 1925 en la Sala de Quintas de la casa consistorial de Vitoria, fueron movidos. Entre otros asuntos se iba a proceder a la renovación reglamentaria y parcial de la junta directiva. Correspondía renovar o ratificar en sus cargos a las figuras de presidente, tesorero, secretario y tres vocales, como marcaban los estatutos del club. Un grupo de socios albiazules, que censuraban la manera de gestionar la sociedad por parte de Guinea, reparten octavillas impresas con los nombres de las personas que consideran idóneas para la renovación de los cargos citados y pretenden, además, echar abajo la candidatura que presentaba la Junta Directiva saliente. La Asamblea General Ordinaria se celebra a las 12 del mediodía del citado domingo 4 de enero y toma la palabra en primer lugar José Gabriel Guinea, rogando a los asistentes su deseo de ser relevado de su cargo y de no presentarse a la reelección. Sin embargo, la inmensa mayoría de los asistentes solicitan la ratificación en su cargo de Guinea y su continuidad como presidente del Deportivo Alavés. A continuación el secretario del club, Amadeo García de Salazar, da lectura a los logros alcanzados por la Directiva saliente durante 1924: los trabajos realizados en la zona de Araca para la construcción del campo de golf, la próxima terminación de todas las obras pendientes en el campo de deportes, incluida la finalización del velódromo, prevista para mayo de 1925 y el número de socios con los que cuenta la Sociedad: 1.100, en contraposición a los 340 socios con los que se contaba en enero de 1924.

En esta Asamblea también se nombran los responsables de las diferentes comisiones con las que cuenta el club: foot-ball (primer equipo), foot-ball (segundo equipo), atletismo, alpinismo, ciclismo, tennis (sic), tiro de pichón, pelota, golf y obras. En la misma Junta se da lectura a un escrito firmado por 70 socios, que solicitan que, a partir del día de la fecha, el campo de deportes se denomine Mendizorroza, petición que merece la aprobación de los asistentes y que hace suya la Junta Directiva. José Gabriel Guinea informa de las gestiones realizadas ante la Federación Vizcaína y el seguro ascenso, administrativo, y participación del equipo en la Serie B de Vizcaya en la temporada 1925-26, debut que se produjo el 4 de octubre de 1925 en Mendizorroza.

sus frases

Opinión La Libertad (Vitoria):

"El buen criterio se impuso y la asamblea se deslizó sin que nadie pusiera objeciones ni chinitas a los buenos propósitos de nuestros directivos. Todos, sin excepción, merecen nuestro cálido aplauso por la cordura demostrada".

Opinión Excelsior (Bilbao):

"Vitoria continúa su ruda labor de construir firmes cimientos, que sostengan el edificio que lentamente va levantando la afición vitoriana. Desde el presidente hasta el último de sus socios, todos rezuman entusiasmo".

4 de enero de 1934.

Se suicida de un tiro en la cabeza el administrador del club, Elías

Viguri Arana, de 50 años de edad.

4 de enero de 1942.

Una centésima, 1,1538 contra 1,1428, separa al Alavés de la disputa de la promoción a Primera.

4 de enero de 2004.

Desde el banquillo de Butarque, el portero Juan Pablo observa el fenómeno cósmico Bolas de Fuego.

También podía haber escrito sobre...