La espera ha terminado para Mamadou Sylla. Tras su desafortunada lesión frente al Ibiza en Can Misses, donde sufrió un resbalón que le hizo golpearse fuertemente con uno de los banquillos del estadio balear, el atacante senegalés vuelve a estar a disposición de Luis García Plaza y, salvo sorpresa inesperada, formará parte de la expedición albiazul que el próximo lunes, a las 21.00 horas, se medirá contra el Cartagena, a quien el Deportivo Alavés tratará de superar para seguir comandando la exigente categoría de plata. 

Con el regreso de Sylla, el técnico madrileño recupera a uno de sus revulsivos más importantes, tal y como se pudo apreciar en el estreno de la competición frente al Leganés; y, por otro lado, vuelve a tener la opción de jugar con dos delanteros naturales de inicio. Algo que, en un principio, no está previsto que ocurra, pues el 4-2-3-1 ha dado muchos frutos hasta el momento –y, además, el anterior experimento del 4-4-2, en suelo ibicenco, no fue muy positivo–, pero que podría llegar a ser interesante en algunos contextos.

Hasta su lesión, el senegalés había sido titular únicamente en dicho enfrentamiento ante el Ibiza y, teniendo en cuenta sus dos actuaciones previas, Luis García le había brindado un total de 80 minutos. No demasiado tiempo, pero sí el suficiente para que, en Butarque, Sylla saliera desde el banquillo y marcara el gol decisivo gracias a su velocidad; esa que no destacó en Primera División y que, por el contrario, sí podría hacerlo en Segunda, donde los defensas pepineros, ya agotados, no pudieron seguirle el ritmo. 

Esto último es, sin ir más lejos, lo más importante de la vuelta del africano a la rotación albiazul, pues, si por algo está brillando el Alavés en estos primeros compases de la competición, es por el provecho que el preparador babazorro le está sacando a los diferentes perfiles que integran su plantilla. Una importante virtud que, cuantas más opciones haya entre las que elegir –que hasta esta semana, al menos completamente naturales, solo había dos en el ataque–, más fácil podrá explotar el madrileño.

Ahora bien, Sylla va a tener que trabajar mucho si quiere hacerse un sitio en la punta del ataque, sobre todo si su intención es ser titular. En su ausencia, Miguel De la Fuente se ha ganado –sin demasiados goles, pero con mucho trabajo– la confianza de Luis García y Taichi Hara, por su parte, también ha ofrecido destellos del papel que puede tener en la plantilla. Y eso sin olvidar, además, la alternativa de Rober González, cuya demarcación favorita es la de segundo delantero.