Recuerdo

El legado de 'La Paca'

Su hijo Andoni valora con emoción para DNA el homenaje que 'Mendi' tributó el domingo a la carismática aficionada

25.01.2022 | 00:48
Andoni Pereda Ortiz de Guzmán, ayer en Mendizorroza junto al mural que recuerda a su madre fallecida. Foto: Josu Chavarri

El domingo fue un día histórico para el Alavés por su 101 aniversario. Si bien esta cifra de años no se cumple todo los días, pocos son los afortunados que pueden celebrar dicho aniversario compitiendo en la categoría más alta del fútbol estatal y ante uno de los equipos más laureados de Europa.

Si por sí solo el partido ante el Barcelona es siempre de una magnitud histórica en Vitoria, la parroquia albiazul fue la encargada de convertir el feudo babazorro en un escenario idóneo para acordarse de aquellas personas que tienen un hueco especial en la historia del Glorioso.

Minutos antes del pitido inicial, Mendizorroza se tiñó de albiazul. Las bufandas de la afición alavesista ondearon a la par del himno, mientras que en la portería de Polideportivo se desplegó un tifo espectacular, en el que se rindió tributo a las emblemáticas figuras de José Manuel Esnal, Mané, ex entrenador y socio albiazul que presenció en vivo el duelo ante el Barcelona, y La Paca, santo y seña del alavesismo.

 

Ambos se mantienen como personajes históricos del Deportivo Alavés y el club quiso invocarles en los prolegómenos del partido que sirvió como colofón a la celebración de los 101 años de historia. Lástima que ese conmovedor caldo de cultivo antes del pitido inicial a cargo de Figueroa Vázquez no diera para sumar tres puntos vitales.

Quien realizó el saque de honor no fue otro que Andoni Pereda Ortiz de Guzmán, el hijo de La Paca. Además, salió acompañado de su nieto Iñaki, quienes simbolizaron un momento de lo más emotivo y precioso que puso la piel de gallina al personal.

Al igual que toda la afición que se congregó en el templo alavesista, ni abuelo ni nieto pudieron ocultar su emoción ante tal homenaje mientras el primero portaba un retrato de su madre que fue mostrado sin disimulo a la grada.

Un día después de que La Paca fuera agasajada, Andoni compartió algunos minutos con DIARIO DE NOTICIAS DE ÁLAVA. Este aficionado albiazul todavía no quiere despertarse de este bonito sueño tras las celebraciones del domingo.

"En los vestuarios y en el campo ni sé lo que pude decir a los jugadores. Estaba en una nube, tan nervioso de poder representar a mi madre. Y todavía sigo nervioso. Ver a mi madre en el marcador es una sensación indescriptible. El homenaje que dieron fue muy emotivo", confiesa el hijo de La Paca.

viejos conocidos en 'mendi'

Desde luego, el partido ante el Barça fue un duelo que el hijo de La Paca jamás olvidará. Y es que Andoni realiza un esfuerzo inconmensurable para hablar sobre su figura materna, ya que, al recordarla, el cúmulo de sentimientos inunda su mente.

"De entrada, intentó entrevistarme la televisión vasca pero no pude porque me emociono mucho al hablar de mi madre. Después, ya en la puerta de Mendizorroza, me encontré con Aitor Arregi y Manolo Serrano. Sentí mucha emoción. Nada más salir al campo todo me daba vueltas, no sé si eran nervios o emoción pero todo me daba vueltas. Mi nieto está muy feliz de saludar a gente como Busquets, el chavalín Pedri y ver el ambiente de los vestuarios", reconoce Andoni.

Es innegable que la herencia que deja su madre perdurará para siempre en la historia del Alavés, necesitado ahora de jugadores que sientan los colores para salir de su crítica situación. "El legado que deja mi madre es algo que nos hace muy felices a la familia. Ha marcado una historia. Recuerdo cuando desde pequeño me llevaba a Mendizorroza. Lo primero siempre era su Alavés. Toda la vida de mi madre ha sido el Alavés. Y lo que le ha dado la vida ha sido, sobre todo, la afición y la gente. En su día la saludaban por la calle y mi madre respondía con un 'Aupa Alavés'. Para ella todo era el Deportivo Alavés, el club de sus amores", rememora el hijo de uno de los principales iconos del alavesismo.

Otro de los recuerdos que conserva Andoni es el fuerte vínculo emocional que su madre mantenía con aquellos jugadores afortunados de poder lucir la zamarra albiazul. "Los futbolistas de antes eran más cercanos. Recuerdo que si alguno se lesionaba mi madre y más gente iban a visitarlos a la clínica", rememora.

Ni el paso de los años ni los innumerables cambios en las personas encargadas de regentar el Deportivo Alavés han borrado el legado de La Paca, algo que su hijo Andoni valora y agradece. "Que la recuerden después de 17 años es muy bonito, porque esta directiva no la ha conocido. Mi madre tiene la insignia de oro en el museo del Deportivo Alavés y la realidad es que yo en el homenaje estuve muy bien con todo el mundo que estuvo presente", asegura.

anécdotas para dar y regalar

A Andoni se le agolpan los recuerdos en su cabeza, por ejemplo cuando un amistoso de pretemporada trastocó los planes de unas plácidas vacaciones de verano. "La historia de mi madre la sabe todo el mundo. Como anécdotas me acuerdo de unas vacaciones en Salou. Estuvimos unos días y como el Alavés jugaba un amistoso de pretemporada volvimos otra vez a Vitoria. También estuve con ella en Dortmund y Jaén. Como otras anécdotas me acuerdo jugar contra el 'Plus Ultra' en Madrid y dormir en la calle. Antes se iba de víspera, ahora vas en el mismo día y te meten directo del autobús a la jaula", rememora con orgullo.

Por otro lado, Andoni admite que en ocasiones se ve abrumado por el interés mediático respecto a lo que suponía La Paca. Algo que, a fin de cuentas, puede ser más complejo al ser el hijo del santo y seña de lo que significa el alavesismo.

"A mí me gustaría pasar más desapercibido, pero qué se puede sentir por una madre. Estaba muy unida a las peñas y los homenajes que le han hecho jugadores como Téllez, Aitor Arregi y Vergara me los llevo para toda la vida. Tengo un recuerdo imborrable de mi madre", asegura.

Y es que a pesar de los homenajes y el mayor de los respetos por quienes conforman el Deportivo Alavés, Andoni se considera una persona normal y agradece de corazón a quienes recuerdan a su madre. "Yo no soy ninguna figura. Quiero mostrar el agradecimiento a todo el mundo. Jugadores, afición y a la prensa porque se ha portado muy bien con la figura de mi madre. Solía salir en la televisión y también llegó a comentar partidos con La Nati y La Asun en Radio Vitoria. Estoy agradecido a todo el mundo. En su día con lo de Dortmund estuve un poco cansado porque venían a mi casa desde el extranjero para hablar con mi madre. Estábamos saturados de tanta prensa, pero a día de hoy solo puedo daros muchas gracias a todos vosotros", concluye Andoni, quien jamás olvidará el reciente 23 de enero de 2022.

noticias de noticiasdealava