"El realismo no está reñido con la ambición"

Pablo Machín, el nuevo entrenador albiazul, llega con el objetivo de mantener al Alavés en Primera y que el equipo se muestre "protagonista, equilibrado y dinámico" sobre el verde

07.08.2020 | 00:39
Pablo Machín posa junto al nuevo escudo del Alavés en su presentación como nuevo entrenador. Foto: Pilar Barco

Vitoria – Pablo Machín fue presentado ayer en Mendizorroza como nuevo entrenador del Alavés para la temporada del centenario, un curso histórico que el técnico afronta "con muchas ganas" y en el que espera "cumplir con las expectativas". El soriano ha firmado por un año, algo a lo que no acostumbra: "Normalmente tengo contratos a más largo plazo, pero en este caso esa ha sido una de las exigencias del club y ambos hemos estado de acuerdo". En cualquier caso, espera que su estancia en Vitoria-Gasteiz se alargue por muchas temporadas, algo que será señal de que su aventura está resultando exitosa.

La llegada de Machín a la capital alavesa no ha sido fácil, ya que el entrenador firmó un precontrato con el Quingdao Huanghai de la liga china. "Era una aventura que me ilusionaba, tenía ganas de entrenar en el extranjero, pero una serie de circunstancias me hicieron ver que no era el mejor momento para hacerlo. Mi fichaje no se hacía efectivo hasta que viajara a China, por lo que decidí desvincularme. Tras ello, surgió la oportunidad de entrenar al Alavés y ha ido todo muy rápido", asegura el nuevo dueño del banquillo alavesista.

Según Machín, las conversaciones con el Alavés han sido muy fluidas, algo a lo que ayudó la presencia de Sergio Fernández en la dirección deportiva del club, con quien coincidió en su etapa como futbolista en el Numancia. "Me gustaría agradecer la confianza depositada en mí, tanto por parte del club como de los dirigentes. La relación con Sergio viene desde lejos, siempre he tenido buena sintonía con él", argumentó el ex del Espanyol.

En cualquier caso, esa no es la única razón que lo ha empujado a aceptar la oferta del Alavés: "La afición del Alavés es uno de los factores que más me ha atraído. Los hinchas son fieles al equipo, es una afición con valores. En algunos sitios solo se le da importancia al resultado, pero aquí se valora cómo se llega a conseguir ese resultado. Los seguidores no perdonan la dejadez ni la desidia, pero siempre están con los jugadores cuando lo dejan todo en el campo". Por ello, el soriano lamentó no poder contar con su apoyo en el tramo inicial de la temporada y aseguró estar "deseoso de que se controle la pandemia y el jugador número doce pueda disfrutar del fútbol junto a nosotros".

El sueño europeo Los dos últimos equipos a los que ha entrenado Machín, Sevilla y Espanyol, eran conjuntos con aspiraciones europeas, objetivo en el que no piensa en estos momentos: "No soy una persona muy soñadora, me gusta ser realista. Hay que ser sensatos y la experiencia nos dice que el objetivo ineludible es mantener la categoría, sobre todo teniendo en cuenta de dónde venimos". Eso sí, para el técnico el realismo no está reñido con la ambición. "El rendimiento nos dirá dónde estamos y a final de temporada será cuando veamos si podemos pelear por estar arriba o nuestro objetivo sigue siendo la permanencia", dijo Machín.

La posición del equipo a final de temporada dependerá en gran medida de la plantilla que consiga confeccionar Sergio Fernández. "Todavía no he tenido tiempo para hablar de la plantilla, pero confío en el trabajo de la dirección deportiva. Contamos con un bloque con experiencia en la categoría, que genera confianza, y muchos futbolistas con contrato", explicó Machín. El técnico tendrá que esperar a que comiencen los entrenamientos para conocer a fondo las características de los futbolistas.

Será entonces cuando Machín pueda descubrir las carencias del plantel y esperar a que la dirección deportiva se mueva bien en el mercado de fichajes para contar "con los mejores mimbres posibles" cuando empiece la competición. Seguro que Machín tiene ya algún nombre en su cabeza, entre los que no está Jorge Molina, con quien habló para ir a jugar con él a China. "Es cierto que contactamos con él, pero las circunstancias del Alavés son totalmente diferentes a las del Quingdao Huanghai", sentenció.

Estilo de juego y esquema Pablo Machín tiene claro que su intención es que el Glorioso "sea un equipo protagonista, organizado, equilibrado y dinámico" sobre el césped. La duda es si eso lo conseguirá con el sistema 3-5-2 que le ha caracterizado desde su paso por el Girona o si cambiará de estrategia en Vitoria: "Debo ser inteligente y saber cuál es el mejor sistema para que los jugadores puedan brillar. Es cierto que he utilizado ese esquema los últimos años, pero no estoy cerrado a otras opciones". Según explicó, él piensa que es el entrenador el que tiene que saber adaptarse a los jugadores con los que cuenta y sacarles el máximo rendimiento, y no al revés.

Especialmente importante será que pueda recuperar la mejor versión de Pere Pons, la que se vio en el Girona durante la etapa de Machín como entrenador del club catalán. "Lo conozco y sé que no es fácil salir de casa por primera vez. Estoy convencido de que tanto él como otros muchos van a dar un buen nivel y nosotros vamos a ayudarles a mejorar en lo colectivo, que desde mi punto de vista es lo más importante para poder rendir bien", afirmó. Desde luego, el nuevo técnico albiazul tiene mucho trabajo por delante para que el equipo recupere su mejor cara.

Sorpresa. Pablo Machín también habló en su presentación del cuerpo téncico que le acompañará a lo largo de su aventura en el Deportivo Alavés, en el que la gran sorpresa es la presencia de Javi Cabello, hombre de confianza del club los últimos años, como entrenador asistente. Cabello fue cesado en el tramo final de la temporada junto a Asier Garitano y no estuvo presente en el equipo de trabajo de Juan Ramón López Muñiz. Sin embargo, ahora ha sido recuperado y el club no tendrá que afrontar el gasto que hubiese supuesto la indemnización por su salida. Sus jugadas de estrategia y conocimiento de las entrañas del Alavés servirán de apoyo a Machín.

Nuevo preparador físico. El técnico soriano se adaptará al organigrama con el que ha estado trabajando el Alavés hasta el momento, con la única novedad del preparador físico Jordi Balcells, que acompañó a Machín en sus etapas de Girona y Sevilla y volverá a ser su mano derecha en el Deportivo Alavés. Balcells, de 42 años, se formó en las categorías inferiores del Girona y conoció a Machín en la temporada 2014-15. Morga seguirá en el club y trabajará junto a él.

Javi Cabello regresa al Alavés

Cuerpo técnico

"La afición es uno de los motivos por los que he venido, ojalá pueda volver pronto"

"Yo pienso que el entrenador tiene que adaptarse a la plantilla y sacarle el máximo"

"Tenía ilusión por ir a China, pero por ciertas circunstancias vi que no era el momento"

"Suelo firmar contratos a más largo plazo, ojalá vaya bien y siga muchos más años en Vitoria"

Pablo Machín

Nuevo entrenador del Alavés