Doble agujero en el área

El Alavés y el Espanyol retomarán la liga con dos bajas notables; Joselu en los albiazules y Diego López para los 'periquitos'

10.06.2020 | 00:50
Joselu no podrá jugar ante el Espanyol por sanción. Foto: Josu Chavarri

Vitoria – Después de más de tres meses de inesperada pausa, el Deportivo Alavés retomará la competición el próximo sábado. Lo hará visitando al Espanyol en un duelo que supondrá el reencuentro con el que fue su entrenador hasta el pasado verano y que se antoja fundamental para el futuro de ambos conjuntos –especialmente en el caso del catalán– en la máxima categoría. Tanto albiazules como periquitos se enfrentarán a esta importante cita con un doble agujero en el área. Y no precisamente porque la inactividad haya provocado estragos en el césped del terreno de juego barcelonés. A priori, estará en perfectas condiciones pero lo cierto es que en el reducido espacio en el que acostumbran a decidirse los partidos (y los títulos) los dos contendientes presentarán sendas bajas significativas.

Se trata de dos futbolistas que ocupan demarcaciones totalmente contrarias pero que, precisamente por eso, estaban destinados a protagonizar un intenso duelo que perfectamente podría desequilibrar la balanza de la contienda. Los ausentes son Joselu por parte albiazul y Diego López en el bando catalán. Delantero centro y guardameta. Dos antagonistas clásicos que en esta oportunidad estarán obligados a ver los toros desde la barrera.

Por lo que respecta al gallego, segundo máximo artillero del Glorioso con nueve goles, vio su quinta tarjeta amarilla del curso en el último encuentro de Liga que pudo disputarse antes de la irrupción del covid-19, por lo que debe cumplir un partido de sanción. Una situación muy similar a la del cancerbero periquito, que fue expulsado el pasado 8 de marzo en el choque ante Osasuna. Entonces, el central uruguayo Leandro Cabrera tuvo que ejercer de improvisado portero en los minutos que restaban para la conclusión del duelo.

Algo que no se repetirá este sábado, aunque lo cierto es que la encrucijada de tener que elegir un sustituto de Diego López no es sencilla para Abelardo. El exentrenador albiazul se enfrenta a un escenario complejo. Si el encuentro se hubiese disputado en la fecha que estaba inicialmente prevista, no habría tenido margen para la duda y Andrés Prieto se hubiese situado bajo los tres palos ante el Alavés. Se trata, a priori, del tercer guardameta del Espanyol y no ha disputado ni un segunda esta temporada en Primera División, aunque sí lo ha hecho en la Europa League y la Copa del Rey. Su bagaje histórico en la máxima categoría es únicamente de cuatro partidos, siendo uno de ellos la contundente derrota encajada ante el Alavés (0-3) cuando militaba en el Málaga.

Sin embargo, tres meses después, ya no está tan claro que sea Prieto quien trate de evitar los goles albiazules. El responsable de ello es el guipuzcoano Oier Olazabal. Fichado por el Espanyol en los últimos días del pasado mercado de invierno a cambio de cerca de millón y medio de euros, el excancerbero del Levante se incorporó al cuadro barcelonés lesionado. Una rotura de fibras del cuadrado femoral o crural que le ha mantenido en el dique seco durante varias semanas y que, de hecho, le ha impedido entrar siquiera en una convocatoria de Abelardo hasta el momento.

El parón provocado por el coronavirus le ha permitido recuperarse ya totalmente y se encuentra a plena disposición del técnico asturiano. Una situación que, al menos en principio, parece inclinar la balanza a su favor. De este modo, podría debutar como jugador del Espanyol este sábado ante el Deportivo Alavés.

Una cita en la que está por ver todavía quiénes serán sus principales amenazas. Por un lado Asier Garitano debe decidir la identidad del sustituto de Joselu, descartado totalmente por su sanción. Pero es que, además, las molestias físicas que padeció Lucas Pérez la pasada semana han añadido algunas incógnitas más. El gallego, fundamental en el juego ofensivo vitoriano, parece ya restablecido pero ante el maratón de partidos que le aguardan al equipo en este atípico epílogo no es descartable que el técnico guipuzcoano opte por dosificar su ración de minutos.

Sea como fuere, lo que está claro es que tanto Alavés como Espanyol afrontarán un duelo decisivo con sendos agujeros de consideración en la zona más sensible, el área.

Racha. Asier Garitano se enfrentará el sábado a una de sus bestias negras en los banquillos, su predecesor en el de Mendizorroza, Abelardo, al que no ha ganado en los seis partidos en los que se han enfrentado hasta la fecha. El historial entre ambos, que se verán las caras por primera vez en el RCDE Stadium, se decanta totalmente a favor del asturiano y exentrenador babazorro que, en otros equipos, se impuso en cinco ocasiones. El guipuzcoano estaba al frente del Leganés en cinco de estos duelos y lideró en uno a la Real Sociedad, mientras que Abelardo dirigió al Sporting en cuatro ocasiones y al propio Alavés en dos. Con el equipo gijonés el Pitu venció en cuatro partidos a los pepineros de Garitano, que lograron un valioso empate ante el Alavés en un quinto choque. El último y sexto encuentro entre ambos se saldó con victoria del Alavés de Abelardo ante la Real de Garitano y terminó con la destitución del de Bergara por parte del equipo donostiarra.

abelardo, bestia negra de garitano

nunca le ha ganado

Tanto el delantero como el guardameta son dos elementos fundamentales para sus respectivas escuadras