"Sin aficionados se pierde esencia, pero surgirán oportunidades"

Manu García apuesta por la implantación de las nuevas tecnologías

22.05.2020 | 01:12

vitoria – Manu García opinó ayer sobre la posible reanudación de LaLiga con partidos a puerta cerrada que sin aficionados "se pierde la esencia", pero pueden "surgir oportunidades para enriquecer el espectáculo televisivo" utilizando herramientas tecnológicas. "Creo que se va a perder la esencia que es el aficionado, lo vamos a perder los jugadores, pero pueden surgir oportunidades para enriquecer el espectáculo televisivo. Creo que están algunas empresas preparando animaciones para mostrar, y poder escuchar a jugadores y entrenadores se puede aprovechar como experiencia, a mí como aficionado me gustaría verlo por televisión", opinó.

"Hay que darle la vuelta a esta situación, aceptar que vamos a perder al aficionado, que lo perdamos por el menor tiempo posible, e igual es un momento para aportar otra realidad del deporte que siguen", añadió. El vitoriano participó en un debate por videoconferencia sobre innovación en el fútbol organizado por la empresa CASFID con el jugador del Southampton Oriol Romeu y el del Marbella Esteban Granero, en el que opinó que la emergencia sanitaria va a provocar que se apliquen nuevas tecnologías.

"Lo próximo es ver si realmente vamos a jugar o no, y de jugar, que será sin duda sin público y es una pena, a medio plazo habrá que buscar soluciones", defendió García. Entre ellas, mencionó que cuando se permita que puedan ir algunas personas a los estadios se exploren posibilidades como hacer controles de aforos o rotaciones entre los socios de los clubes, hasta que se encuentre una vacuna y puedan acudir todos los aficionados.

El capitán albiazul aseguró que tiene las máximas ganas de volver a jugar, después de haber pasado "mucho tiempo en casa" y aunque les vaya a "faltar la gente". "Lo que más anhelo es volver a pisar un campo de fútbol lleno, con la gente disfrutando de los equipos y los jugadores disfrutando del ambiente", añadió.