Arranca el año electoral del adiós a Merkel con viento en contra para la CDU

Los sondeos pronostican la derrota del partido de la canciller alemana en los dos primeros comicios regionales, marcados por la corrupción de sus socios del SPD

11.03.2021 | 00:11
La canciller alemana Angela Merkel, ayer durante la reunión mantenida ayer con los gobiernos de los lands para tratar el coronavirus.

pamplona – El año electoral alemán, marcado por el anunciado adiós de la canciller Angela Merkel, arranca con viento en contra para su bloque conservador, con dos comicios regionales en los que se les pronostica derrota y entre sospechas de corrupción. Los estados federados de Baden-Württemberg (sur) y Renania Palatinado (oeste) abrirán este domingo la ronda de seis elecciones regionales, hasta concluir en las generales del 26 de septiembre, las primeras desde 2005 sin Merkel en campaña.

Los sondeos apuntan a una cómoda reelección en el sur para Winfried Kretschmann, el único miembro de los Verdes al frente de un gobierno regional. En Renania se pronostica que la socialdemócrata Malu Dreyer repetirá su alianza con verdes y liberales. A la Unión Cristianodemócrata (CDU) de Merkel se le vaticina el peor resultado de su historia en Baden-Württemberg, un próspero estado federado donde, hasta que llegó Kretschmann, fue la fuerza dominante.

"A la CDU se le avecina un desastre, de entrada, que aumenta la presión sobre Armin Laschet", el sustituto de Merkel en la presidencia de su partido, afirmó el politólogo Frank Brettschneider, de la Universidad de Hohenheim (Baden Württemberg), en un encuentro con medios extranjeros. A Laschet, elegido en enero, se le ha venido encima el escándalo por las comisiones cobradas por uno de sus diputados de fabricantes de mascarillas contra la covid-19. Un tema tóxico, en un año electoral dominado por el coronavirus.

"Lo mejor que le puede pasar a la CDU es que sus votantes hayan optado por el voto por correo", ironiza Thorsten Faas, politólogo de la Universidad Libre de Berlín. La pandemia ha disparado el voto adelantado, ya que se estima que un 50% de los votantes recurrirá a esta fórmula, lo que significa que muchos habrían depositado su sobre antes de que saltara a la luz ese caso.

El bloque conservador, integrado por la CDU y la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, tiene que consensuar aún su candidato para las generales. Junto a Laschet, de tendencia centrista, se le atribuyen aspiraciones al puesto al bávaro Markus Söder, más derechista.

Hasta hace unas semanas Söder aventajaba en popularidad a Laschet, con varios traspiés en la gestión de la pandemia en su Land, Renania del Norte-Westfalia. Ahora ambos están de capa caída mientras que también en la CSU se reveló un cobro de comisiones por mascarillas, que Söder ha prometido atajar, al igual que hizo el propio Laschet. Lo que vaticinan las encuestas en estos momentos es que una victoria de Kretchmann, de 72 años y desde 2011 en el cargo, propulsará a los Verdes. Hoy por hoy, a los ecologistas se les ve como futuros socios del gobierno federal, independientemente de quién suceda a Merkel.

los verdes, favoritos En cualquier caso, la reedición de otra coalición entre CDU,CSU y SPD se da por descartada y los sondeos ante las generales mantienen a los conservadores en primera posición, con un 33% de votos, seguidos de los Verdes, con un 18%, dos puntos más que el SPD. A la CDU/CSU puede no quedarle otra opción que los ecologistas, cuya única experiencia a escala federal fueron dos legislaturas como socios del canciller socialdemócrata Gerhard Schröder entre 1998 y 2005.

También ahí la figura de Kretchmann desempeñará un papel determinante. El líder de Baden-Württemberg encaja en la definición de "nuevo conservadurismo" que a menudo se atribuye a los Verdes, no solo en política medioambiental y tiene poco que ver con las raíces antijerárquicas de una formación nacida como movimiento de protesta.

las claves

Scholz, ante la plataforma previa hacia la Cancillería. Una reelección de Dreyer en Renania-Palatinado, el Land del patriarca de la CDU, Helmut Kohl, puede dar al ministro de Finanzas Olaf Scholz la plataforma ansiada en su carrera por la cancillería. Cabe destacar que a Scholz le identifica el electorado como el segundo del gobierno de Merkel. No ha despegado en los sondeos pero, apunta el politólogo Faas, "no se le puede descartar como canciller", en medio de la indefinición conservadora.

La incógnita de la ultraderecha. De las regionales del domingo no se esperan resultados que den alas a la ultraderechista Alternativa para Alemania (AfD), a la que el Ministerio de Interior sitúa como formación extremista y, por tanto, susceptible de caer bajo su espionaje de manera legal aunque está pendiente de una decisión de la Justicia.

Noticias relacionadas