El Parlamento Europeo valida el presupuesto hasta 2027

Dotado con 1,074 billones de euros, incluye una hoja de ruta para aumentar la partida si fuera necesario

17.12.2020 | 01:08

Bruselas – El pleno del Parlamento Europeo aprobó ayer el presupuesto comunitario para el periodo 2021-2027, dotado con 1,074 billones de euros, que se desbloqueó la semana pasada después de que Hungría y Polonia recibieran garantías sobre cómo se vincularán los fondos al Estado de derecho.

Los negociadores del Consejo y del Parlamento Europeo llegaron a un acuerdo sobre estas cuentas el pasado 10 de noviembre, pero el paquete ha estado un mes vetado por el rechazo de Budapest y Varsovia a que el desembolso del dinero se vinculara al Estado de derecho, tal y como habían acordado los Veintisiete con la Eurocámara.

Finalmente, los dos países pactaron con la presidencia del Consejo una declaración con algunas garantías sobre la aplicación de este mecanismo, que en cualquier caso no modifican el contenido de la regulación: permitirá por primera vez congelar las ayudas europeas cuando un país viole el Estado de Derecho.

Los diputados aprobaron ayer el presupuesto con 548 votos a favor, 81 en contra y 66 abstenciones, en una regulación que incluye también una hoja de ruta para la introducción de nuevos recursos propios para alimentar el presupuesto de la UE.

fondo de recuperación La aprobación del marco financiero plurianual y la decisión de recursos propios allana el camino para que los países ratifiquen en sus parlamentos la legislación que permitirá a la CE emitir deuda para financiar el fondo de reconstrucción.

De esos 750.000 millones a España le corresponden en torno a 140.000 millones, aunque Bruselas calcula que este dinero no llegará a los países hasta al menos junio de 2021 porque, una vez ratificado el fondo, tendrá que emitir la deuda para financiarlo y aprobar los planes de recuperación nacionales.

Tras dos meses de largas negociaciones entre la presidencia alemana del Consejo y los negociadores del Parlamento Europeo, el acuerdo final contempla varios incrementos frente a las cifras que habían consensuado los Estados miembros en su histórica cumbre del mes de julio.