"El sufrimiento de las víctimas de los atentados es irreparable"

Los acusados por atacar a 'Charlie Hebdo' se enfrentan a penas entre 10 años y cadena perpetua

03.09.2020 | 00:47
Manifestación de 2015, que reunió a cuatro millones de personas en París para protestar contra los atentados. Foto: Etienne Laurent (Efe)

PARÍS – En enero de 2015, 17 personas murieron en tres atentados contra el semanario satírico Charlie Hebdo, una policía municipal y el supermercado judío Hyper Cacher de París. Cinco años después, la Justicia inició ayer el juicio contra sus supuestos cómplices, ya que sus tres autores fueron abatidos. El proceso en el Tribunal Penal de París finalizará el 10 de noviembre y sus cifras están a la altura de la expectación despertada: 49 días de audiencias, con 94 abogados, 144 testigos, 90 medios acreditados, 27 de los cuales son extranjeros y 200 partes constituidas como acusación particular.

En el banquillo se sentaron once personas. De ellas, diez están en detención provisional y otra en libertad bajo control judicial. Los otros tres acusados se encuentran bajo orden de busca y captura desde marzo de 2018. Con mascarilla, como parte de las medidas sanitarias impuestas por la pandemia, esos once confirmaron sus datos de identidad al presidente de la sala en el marco de una jornada rodeada de fuertes medidas de seguridad, con la circulación restringida en torno a la corte y amplio dispositivo policial. Se les acusa de participación en una organización terrorista criminal y de distinto grado de complicidad, ya sea en el suministro de apoyo logístico, financiero o material, como armas o vehículos. Las penas a las que se enfrentan van desde los 10 y 20 años de cárcel hasta la cadena perpetua.

"Rechazo que se les califique de segundo nivel. Es gente que permitió a los asesinos cometer sus atentados", apuntó la abogada Samia Maktouf, representante del francés de origen maliense Lassana Bathily, que escondió a rehenes en la cámara frigorífica del súper antes de lograr huir e informar a la policía. El primer ataque, el de Charlie Hebdo, fue perpetrado por los hermanos Saïd y Chérif Kouachi el 7 de enero y mató a 12 personas. Un día después, coordinado con ellos, Amedy Coulibaly asesinó a una policía y al día siguiente retuvo a una decena de personas en el supermercado judío y asesinó a cuatro. "Hace años que las partes civiles se plantean preguntas. ¿Por qué? ¿Cómo fue posible? Las condenas son importantes, pero tienen más bien un valor simbólico. Lo importante son las respuestas y la investigación", dijo ayer a la prensa Philippe Assor, letrado de la pareja del economista de Charlie Hebdo Bernard Maris, asesinado en el atentado. El abogado de esa revista, Richard Malka, afirmó que el "espíritu de Charlie es rechazar renunciar a nuestras libertades, a la libertad de crítica, porque si lo hacemos prepararíamos un futuro muy oscuro para las futuras generaciones". "El sufrimiento de esas víctimas es irreparable y no debería haber llegado si los servicios de inteligencia hubieran hecho bien su trabajo. Los hermanos Kouachi y Coulibaly estaban vigilados hasta meses antes del drama", señaló Isabelle Coutant-Peyre, abogada de uno de los principales acusados, Ali Riza Polat.

Este proceso es el primero sobre un ataque yihadista en Francia desde el que en 2017 se juzgó el perpetrado en 2012 por Mohamed Merah. También es el duodécimo juicio que se graba en Francia en 35 años y el primero en materia de terrorismo.